Galicia

Nueva Pescanova pretende cuatriplicar su cuenta de resultados

Nueva Pescanova pretende cuatriplicar su cuenta de resultados durante los próximos tres años. La compañía pesquera, con sede en Chapela (Pontevedra). deja atrás la crisis vivida en los últimos años y prepara nuevas inversiones, con siete nuevos barcos fabricados en Galicia.

La nueva compañía cuenta con una plantilla de 12.000 personas y su sede actual se encuentra en Chapela (Pontevedra). El crecimiento en los próximos años estará guiado por el Plan Estratégico para el periodo 2016-2020 que, entre otros propósitos, pretende incrementar las ventas de la compañía un 50% en este tiempo, hasta los 1.500 millones de euros. En 2016, la facturación fue de 1.060 millones de euros.

«Queremos cuadruplicar el resultado operacional (ebitda) en 2020, y alcanzar los 139 millones», vaticina González. Recuerda que «en 2015, primer ejercicio de Nueva Pescanova, se partía de un ebitda de 35 millones».

El plan contempla también una inversión de 125 millones de euros en distintos activos estratégicos e impulsar nuevos proyectos. Contar con más recursos económicos para hacer frente a las inversiones ha llevado a Nueva Pescanova a aprobar este año una ampliación de capital de 135,4 millones de euros.

De esta manera, su capital social asciende a los 147 millones de euros. La operación ha sido posible por la compensación de créditos de los acreedores de la compañía.

Banco Sabadell es, en la actualidad, el principal accionista del grupo, con un 23,8% en su poder. CaixaBank, HSBC, BBVA y Bankia, entre otras entidades, son los otros socios accionistas. La antigua Pescanova, como se conoce a la sociedad originaria, conserva apenas un 1,7% de las acciones.

El pasado mes de septiembre, Jaime Guardiola, consejero delegado de Sabadell, transmitía un mensaje de positivismo en un encuentro con empresarios gallegos en Vigo: «Nueva Pescanova dará muchas alegrías a la economía de España».

El directivo recordaba las decisiones que Sabadell, junto al resto de entidades acreedoras, tuvo que tomar para reflotar la compañía. Reconocieron los errores pasados e hicieron un diagnóstico de la situación. Partiendo de ese punto, «había que apostar por un nuevo proyecto empresarial sobre la base existente».

Una base que era buena porque guardaba dos valores fundamentales que la compañía ha potenciado a lo largo de su historia: una marca reconocida por los españoles y un modelo de negocio integral, que abarca desde la pesca hasta la transformación, congelación y empaquetado de merluza, gambas y langostinos, los tres productos principales de la compañía.

«Hemos aprovechado estos atributos que funcionaban en el modelo de la anterior compañía para iniciar la nueva etapa. Ahora intentamos mejorar las cosas y proyectar una imagen de calidad», subraya Ignacio González, que se incorporó en 2016 como consejero delegado de Nueva Pescanova.

En esta mejora, devolver la confianza al consumidor es, para el directivo, un empeño clave. «Partimos con ventaja, ya que contamos con una marca que el cliente conoce, que le transmite confianza», subraya. Nueva Pescanova procesa un total de 70 especies de pescados y mariscos en las 18 plantas de transformaciónrepartidas en distintos países.

Reflotada de la quiebra

En muchas historias empresariales existen luces y sombras. En el caso de Pescanova los sucesos acontecidos en su trayectoria reciente han provocado que las segundas pesen más que las primeras y hayan hecho peligrar la supervivencia de esta compañía gallega, considerada como uno de los grupos de referencia del sector pesquero a nivel internacional.

Manuel Fernández de Sousa heredó Pescanova en 1977, compañía fundada 17 años antes por su padre en Vigo. Desde entonces, el empresario se esforzó por expandir el negocio abriendo filiales en todo el mundo.

El alto nivel de endeudamiento que la empresa tenía con distintas entidades bancarias afloró en 2013, a lo que se sumó el descubrimiento de manipulación de cuentas por parte de los directivos. Pescanova se vio obligada a presentar concurso de acreedores. En los años siguientes, se sucedieron diversos movimientos en el accionariado del grupo. Pasó a ser controlada por la banca, lo que llevó a dar un giro de 180 grados a la estructura de la compañía, que quedó rebautizada como Nueva Pescanova.

What to read next

3508   Post in our HUB Storage

¡SUSCRÍBETE!

Contáctanos

Search

SUSCRIPCIÓN A EUROPA AZUL

¿No estas suscrito a Europa Azul?

La información más profesional del sector pesquero Mándonos tu email y nos ponemos en contacto. Te regalamos nuestro último número

¿Quieres recibir noticias gratis de Europa Azul?

Revistas

Revistas

Directorios

Directorios