Noticia general

«Los ERTES no pueden ser la única solución, necesitamos aplicar políticas de estímulo económico»

Juan Manuel Trujillo, responsable del sector del Mar en CCOO, reconoce que los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo han salvado «cientos de miles de puestos de trabajo», pero advierte de que estos no pueden ser la única solución para paliar los efectos del COVID-19 en la actividad pesquera. Con Trujillo hemos analizado la incidencia de la pandemia en el sector y las novedades en torno al sector como la actualización de la regulación de los títulos profesionales o la nueva estrategia de sostenibilidad y biodiversidad que está preparando la Comisión Europea. Un documento, asegura, muy preocupante ya que, según nos adelanta, «el sector pesquero pasa de ser esencial a prescindible».

SANTIAGO DE COMPOSTELA/ M. BEREA

-¿Cómo está llevando el sector pesquero el COVID 19 en cuanto al tema laboral, ha habido muchos ERTES?

Al principio hubo bastantes inseguridades debido, principalmente, a dos circunstancias: la incertidumbre de entrar en un escenario nunca vivido y el miedo por la falta de medios de protección individual. La incertidumbre en cuanto a la situación dramática y con el añadido de que no se sabía cómo iba a reaccionar el mercado ante esta pandemia y ante la declaración de alerta sanitaria. Hubo bastante recelo en el sector y entre los tripulantes de las embarcaciones porque era un tema que afectaba a la salud y no se disponía de medios de protección para hacerle frente. Además, hay que tener en cuenta que en muchos segmentos de la flota las recomendaciones del Gobierno son muy difíciles de aplicar, como es el caso de la distancia social. En cuanto a los ERTES, podemos decir que han salvado cientos de miles de puestos de trabajo en estos meses de paralización de la actividad para evitar contagios y por minimizar el impacto sobre la economía. Ahora debemos adaptar esta herramienta para facilitar la incorporación escalonada de pescadores, pescadoras, mariscadoras y trabajadores y trabajadores de la acuicultura en sus empresas.


-Se reconoció que la pesca era una actividad esencial pero no se habilitaron las medidas adecuadas para garantizar la salud de los trabajadores

Sí, sobre todo en los momentos iniciales porque no se disponía del material necesario en el mundo, en Europa y, como no podía ser de otra manera, en España. Me refiero a mascarillas, test. También, como decía antes, debido a las dimensiones de los barcos, que imposibilitan adoptar las medidas de seguridad que sí se pueden garantizar en otros centros de trabajo. Ante este escenario empezamos a trabajar en dos vías: con la Administración pesquera española y con la Comisión Europa, para que se fuesen facilitando medidas destinadas a paliar estas circunstancias de las que hablaba. En el ámbito nacional se impulsaron las medidas pactadas en el dialogo social con la promulgación del Real Decreto Ley 8/2020 en su artículo 22,23, 24 y 25, donde se articularon una serie de temas orientados a la protección del empleo y para estimular la economía de las empresas por las cuales se podían atenuar las consecuencias negativas que traía consigo el COVID-19. Por ejemplo, el reconocimiento de los ERTE por fuerza mayor al no reunir los buques pesqueros las medidas de distancia de seguridad entre los trabajadores y evitar los contagios. Mientras tanto, y de forma simultánea, en Europa iniciamos un trabajo intenso de interlocución con la Comisión, el Consejo y el Parlamento manteniendo contactos con la secretaria General de Pesca para que se flexibilizasen la utilización y la aplicación del FEMP. Así, se le reconoce al sector el derecho de tener de nuevo ayudas por paradas temporales debido al COVID 19 que, además, en el sector extractivo fuesen de extensión para el marisqueo a pie que es un colectivo de mujeres que empiezan a disfrutar ahora de esas medidas que la herramienta financiera de la política pesquera común tiene previstas para ayudar al sector primario. También la acuicultura, con el problema que iba a tener con otros competidores. No hay que olvidar la incidencia que tiene en estos tres sectores el parón de la hostelería, ya que de ahí proviene más del 60% de sus clientes.


-¿Las ayudas habilitadas por Bruselas y por el Gobierno español son suficientes?

Si se suscriben solamente al tiempo que dure el estado de alarma, son claramente insuficientes porque buena parte de la actividad del sector está ligada al Canal Horeca, es decir, a la restauración, a la hostelería y a los grandes comedores. Y en la medida en que esos clientes no demandan productos porque los aviones no traen turistas, porque los hoteles ahora mismo están cerrados o con restricciones en futuras aperturas y los restaurantes tienen limitación de ocupación, estas primeras ayudas no serán suficientes; tendrán que ir acompañadas de una segunda fase, una vez que finalice el estado de alarma. Asimismo, deben de llevar aparejadas una previsión temporal, como la acordada por el Parlamento Europeo y por la Comisión, que permiten que estas ayudas procedentes del FEMP puedan durar hasta diciembre de 2020. Nosotros, como organización sindical que formamos parte del sector extractivo y tenemos representación en la acuicultura y colaboramos con las mariscadoras, que son trabajadoras por cuenta propia, cuando se levante el estado de alerta pediremos a la Administración Pesquera española que se convoque rápidamente al Consejo Consultivo de Pesca de España y a la Comisión de Asuntos Sociales. El objetivo será la colaboración y la corresponsabilidad entre todos y todas. Los ERTES no pueden ser la única solución. Necesitamos aplicar políticas de estímulo económico, y para ello es necesario implementar las medidas del FEMP pactándolas en la comisión de diálogo social. Esto ayudará al sector a volver a lo que era antes de 2020: un sector con dificultades, sí, pero que salía adelante manteniendo el empleo y la continuidad de la actividad.


-¿Qué va a pasar con las cuotas que se queden sin consumir este año, se podrán pescar en 2021?


Sí, siempre que debido a estas paradas temporales no se llegasen a agotar los cupos establecidos en los TAC’s y cuotas del Atlántico Norte y Sur. Debemos tener en cuenta que hay un tratamiento y una problemática muy diferenciadas entre el Atlántico y el Mediterráneo. En éste último tenemos un Plan de Gestión, que entró en vigor el 1 de enero de 2020 y que conlleva una reducción de esfuerzo. Se está trabajando con la Administración para que este Plan de Gestión sea participativo con el sector, se han tenido varias reuniones para que estas medidas sean consensuadas con los armadores y que permitan, mediante una flexibilización, que se puedan conseguir los objetivos de dicho plan. Me refiero, sobre todo, al artículo 11 y del 39 de eseReglamento. Como decía antes, es muy importante un acuerdo sobre las medidas que se adopten en el Mediterráneo, ya que además sufrimos otros problemas además de los que ha generado el COVID-19. Hay que unir otros hándicaps para la sostenibilidad social, económica y medioambiental quetiene la zona como la falta de demanda de productos pesqueros por la falta de turistas, además de la reducción del esfuerzo aprobada en el plan de gestión. Por lo tanto, pedimos que hasta diciembre de 2020 se aplique elFEMP para paliar este impacto socio-económico


-Justo antes de la pandemia el sector se ponía las pilas para adaptarse a la salida del Reino Unido de la UE. ¿Cómo está ese tema?

Ahora mismo la prioridad es el COVID, mantener el empleo y la continuidad de las empresas. Estaba previsto que las negociaciones quedasen para junio de 2020 y creo que la incidencia del coronavirus en la Unión Europa ytambién en el Reino Unido hacen que se mantenga el estatus actual, por lo menos hasta final de año, para que dé tiempo a tr acordando y cerrando unacuerdo de salida y otro posterior .


-En el consejo de ministros del pasado día 10 de marzo se actualizó la regulación de los títulos profesionales del sector pesquero, que era una demanda del sector. ¿Hay letra pequeña?


No hay letra pequeña, había una gran preocupación y celo por todas las partes para que no disminuyese la seguridad en las embarcaciones de todaslas flotas, aunque esta medida afecta mayormente a barcos de bajura y altura que faenan en el caladero nacional. Estamos hablando de medidas que la Organización Marítima Internacional tenía contempladas dentro de sus reglamentaciones, el STCW-F, y las Enmiendas de Manila de 2010. Este código de formación, titulación y guardia en puentes para la gente del mar y pescadores, contemplan una serie de medidas, conocimientos y experiencia en función de las características de los buques y dejan un margen de interpretación para su transposición a los Estados miembros. No se podrían haber aprobado estas titulaciones si no hubiesen tenido el visto bueno previo a su publicación en el Boletín Oficial del Estado, de la Organización Marítima Internacional. Se ajusta a las necesidades que tiene el sector porque hay existe falta de relevo generacional y con esta modificación del Real Decreto también hemos fomentado el desarrollo profesional de los que ya son trabajadores. Es muy difícil compaginar la actividad con los estudios y eso se posibilita a partir de ahora.


¿Una vez que haya pasado la pandemia, a qué retos se deberá enfrentar el sector pesquero español?


El mayor reto que debemos superar es alcanzar el equilibrio de las tres bases de la actividad pesquera: medioambiental, económico y social, sin predominancia de uno de ellos sobre el resto. Hasta ahora se estaba produciendo la priorización del medioambiente sobre el factor humano. Estamos muy preocupados en este sentido porque hace unos días conocimos que la Comisión Europea está elaborando una estrategia de sostenibilidad y biodiversidad. Nos hemos encontrado con pinceladas en el documento donde pasamos de ser un servicio esencial a un sector prescindible. Se nos nombra poco y lo poco que se nos nombra es con criterios negativos. Creemos que hay que reconocer el papel del sector encuanto al compromiso medioambiental que tiene, por lo menos el de la Unión Europea, y especialmente el de España, que ha cambiado muchísimo y que persigue desde la Administración, el propios sector y los sindicatos un compromiso de lucha contra la pesca ilegal, a través de una mejora de los sistemas de gestión y control. Demandamos ser parte activa de la solución y que trabajemos en un sistema de coordinación, corresponsabilidad y gestión compartida porque somos los primeros interesados. El otro problema grave al que se enfrenta el sector es la falta de relevo generacional y aquí hay que actuar en varios sentidos. En primera estancia, y como medida de choque, se enmarca la modificación del Reglamento de Titulaciones de la que hablábamos antes y ahora hay que ir acercando los barcos de pesca a la formación y explicar que el sector tiene viabilidad, que está mejorando socialmente, que se están firmando convenios y que se ha avanzado mucho con el C-188 de la OIT. Un convenio que tras su entrada en vigor los interlocutores sociales europeos lo hemos transpuesto a directiva comunitaria y en breve también saldrá la transposición a la legislación española, lo que va a garantizar unas mejores condiciones de las actuales para los trabajadores en la pesca. Hay que hacer que la actividad sea atractiva para los jóvenes y posibilitar que la gente pueda estudiar, simultanearlo con el trabajo y que, además, pueda tener una retribución económica.


SUMARIOS
«Los ERTES han salvado cientos de miles de puestos de trabajo»


«Las ayudas para el sector pesquero deben de ir más allá del estado de alarma»


«Hay que tener en cuenta las problemáticas diferenciadas del Atlántico y el
Mediterráneo»


«Estamos muy preocupados por la nueva estrategia de sostenibilidad de la UE»

Entrevista publicada en el número 176 de Europa Azul.

3532   Post in our HUB Storage

¡SUSCRÍBETE!

Contáctanos

Search

SUSCRIPCIÓN A EUROPA AZUL

¿No estas suscrito a Europa Azul?

La información más profesional del sector pesquero Mándonos tu email y nos ponemos en contacto. Te regalamos nuestro último número

¿Quieres recibir noticias gratis de Europa Azul?

Revistas

Revistas

Directorios

Directorios