Galicia

Estudios realizados por el Vizconde de Eza evidencian una bajada de la merluza

Estudios realizados por el buque oceanográfico Vizconde de Eza en el banco de Porcupine, uno de los caladeros más interesantes para la flota que faena en Gran Sol, evidencian la existencia de más cigala y menos merluza. Un total de 18 científicos de los centros del Instituto Español de Oceanografía de A Coruña y Vigo, pero también de Santander, Gijón, Cádiz, Baleares, Murcia y Madrid, son los que participaron en la campaña de evaluación de esa área de pesca al oeste de Irlanda en la que operan numerosos buques gallegos y vascos.

Es una tarea que se repite por decimoséptima vez consecutiva, las ocasiones que lleva el IEO prospectando ese caladero para examinar la situación en que se encuentran los stocks en general y en particular los de aquellas especies de interés para la flota gallega y española que allí faena. Y allí -en lo que viene a ser la zona VIIc y VIIk- dispone de cuota de merluza, rape, gallo y cigala. De bacalao y de ochavo, le gustaría, pero no tiene. El equipo descendió de la escalinata con unos resultados preliminares que apuntan a un descenso de los índices de abundancia de merluza del norte, esa que, según dijo el comisario de Pesca Karmenu Vella, se encuentra en niveles que no se recuerdan desde 1970.Para los científicos no ha sido una sorpresa. De hecho, lo percibido en esta campaña no hace más que confirmar la tendencia descendente en la especie detectada ya en el 2015. Ese año puso fin a una línea ascendente que alcanzó el máximo de la serie histórica en el 2014.

De todos modos, es un dato que no ha inquietado a los biólogos, dado que «este año hemos capturado abundantes reclutas [ejemplares adultos], lo que supone un dato esperanzador», explica Francisco Baldó, investigador del Centro Oceanográfico de Cádiz del IEO y jefe de esta expedición. Esa menor abundancia de merluza contrasta con los datos obtenidos para la cigala. En este caso, la prospección confirma los resultados positivos detectados el año pasado y los índices de abundancia se mantienen similares a los del 2010, fecha en la que se registró el máximo histórico de la especie.fTranquilidad para rape y galloGallo y rape, por su parte, se mantienen dentro de los rangos de la serie en cuanto a índice de abundancia.Los científicos del IEO, además de calcular las existencias de especies comerciales, recogieron muestras para estudiar su crecimiento, su reproducción y otros aspectos biológicos de las poblaciones. Pero no se quedaron ahí. Recopilaron datos hidrográficos para estudiar las condiciones oceanográficas y su influencia sobre la abundancia y distribución de las especies. De esta manera, el IEO trata de dar con los parámetros que determinan la distribución tanto de las especies comerciales como de las comunidades en las que habitan, permitiendo avanzar y proporcionar datos necesarios para la gestión ecosistémica de la pesca.

Leave a Reply

628   Post in our HUB Storage

¡SUSCRÍBETE!

Contáctanos

Search

SUSCRIPCIÓN A EUROPA AZUL

¿No estas suscrito a Europa Azul?

La información más profesional del sector pesquero Mándonos tu email y nos ponemos en contacto. Te regalamos nuestro último número

Suscríbete

Revistas

Revistas

Directorios

Directorios