Internacional

Un acuerdo internacional trata de proteger el Artico de la pesca industrial

Un acuerdo internacional tratará proteger el Ártico de la pesca industrial en un área de 2,8 millones de kilómetros cuadrado, siendo  firmado por Estados Unidos, Canadá, Noruega, Rusia, Dinamarca, Islandia, Japón, Corea del Sur, China y la Unión Europea, así como la confirmación de la protección en la Antártida de 1,5 millones de kilómetros cuadrado en el mar de Ross.

El acuerdo, adoptado  en Washington, establece la moratoria de la pesca comercial durante los próximos 16 años en las aguas internacionales del Alto Ártico que cubre una superficie de 2,8 millones de kilómetros cuadrados, igual al tamaño del mar Mediterráneo.

La ONG Green peace calificó de “victoria histórica” para la protección del Ártico y agradece el apoyo a la campaña Salva el Ártico de 8,5 millones de personas en todo el mundo.

“Esta área única en la cima del mundo estará a salvo de las pesquerías más destructivas, por lo que aplaudimos a los países que están detrás de este acuerdo y esperamos que durante los próximos 16 años trabajen para reafirmar su protección permanente, no solo de la pesca comercial sino también del resto de industrias extractivas”, ha manifestado la responsable de la campaña Salva el Ártico de Greenpeace, Pilar Marcos.

El acuerdo es legalmente vinculante y se extenderá de forma automática cada cinco años siempre que ningún país presente objeciones o se conozcan nuevos datos científicos. Por ello, Greenpeace considera que ahora es “vital” que todos los países involucrados ratifiquen el acuerdo y se comprometan a la protección a largo plazo de este océano. Al acuerdo se sumó la UE.

El océano Ártico central ha experimentado el incremento de la presión por parte de la industria pesquera, ya que su escudo protector de hielo marino se está derritiendo debido al cambio climático. El 40% de esta área históricamente cubierta de hielo ha experimentado veranos sin hielo en los últimos años.

Pese a celebrar el “paso de gigantes” para la protección del Ártico, Greenpeace recuerda que algunos paíse como Estados Unidos, Rusia y Noruega bloquean “importantes” avance en Naciones Unidas para proteger “todas” las aguas internacionales, por lo que pide a los países a actuar para alcanzar ese acuerdo global y ambicioso en alta mar.

Celebra también la ONG que el anuncio llega el mismo día en que entra en vigor la protección en la Antártida para el mar de Ross, donde se confirma un área marina protegida que abarca 1,5 millones de kilómetros cuadrados.

 El acuerdo de principio trata  prohibir la pesca no regulada en alta mar en el Ártico Central se alcanzó en Washington entre la Unión Europea, Canadá, China, Dinamarca (Groenlandia e Islas Faroe), Islandia, Japón, Corea, Noruega y Rusia , Reino Unido y Estados Unidos. El hielo se derrite y el calentamiento empuja a los peces hacia el norte. Se trata de esperar el asesoramiento científico antes de definir un plan de ordenación pesquera, normalmente teniendo en cuenta los intereses de los pueblos indígenas. Pero estamos lejos de una moratoria sobre la pesca comercial en el Océano Ártico, según la agencia AFP.

Este es  un primer paso hacia la creación de una Organización Regional de Ordenación Pesquera (OROP) para el Océano Ártico Central”, dice la Comisión Europea, “para asegurar que cualquier pesquería futura sea sostenible”.  Por su parte Greenpeace acoge con satisfacción la medida aunque mantiene que “las OROP no son la garantía de una explotación sostenible ya que a veces carecen de consenso político, medios de control, autoridad pero estamos de acuerdo, que ponga a salvo pesquerías”.
¿Qué hay de otras actividades extractivas? Los eurodiputados instaron en marzo a prohibir la extracción de hidrocarburos “en las congeladas aguas árticas de la Unión y del Espacio Económico Europeo”, rechazando una solicitud de perforación en alta mar en las aguas del Ártico .

 

Acuerdo del 2016

El 16 de julio del 2016, los cinco países contiguos al océano Ártico —Estados Unidos, Noruega, Canadá, Dinamarca y Rusia— firmaron un acuerdo que prohíbe la pesca comercial en aguas internacionales del centro del Ártico.

Esa región de alta mar de 2,8 millones de km cuadrados rodea el Polo Norte, se extiende más allá de las exclusivas zonas económicas de los cinco estados costeros y no es propiedad de ningún país.

La Declaración Concerniente a la Prevención de la Pesca No Regulada en Alta Mar en la Zona Central del Océano Ártico, conocida también como la Declaración de Pesca Ártica, se firmó en Oslo. Restringe la pesca comercial en el centro del Ártico hasta que haya una mayor comprensión del funcionamiento del ecosistema de la zona basada en datos científicos y se establezcan las normas internacionales de pesca adecuadas.

El acuerdo y sus medidas no son vinculantes legalmente para los cinco estados árticos que lo firmaron, según un post del blog de la Facultad de Derecho de la Universidad de Calgary, pero pone de manifiesto la intención de los países de cumplir las medidas estipuladas en la declaración.

Dado que el ecosistema del Ártico está cambiando rápidamente, los expertos dan la bienvenida al acuerdo.

Map shows the central Arctic Ocean, the area closed to fishing under the Arctic Fisheries Declaration, which was signed by the five countries bordering the Arctic Ocean on July 16. Image credit: The Pew Charitable Trusts.
Mapa que muestra el centro del océano Ártico, la zona cerrada a la pesca en la Declaración de Pesca Ártica, el cual fue firmado por cinco países contiguos al Ártico el 16 de julio. Imagen acreditada a The Pew Charitable Trusts.

“La Declaración de Pesca en el Ártico es un buen primer paso ya que establece el resultado de la política que les gustaría lograr a los cinco estados costeros: un retraso en el inicio de la pesca comercial hasta que la ciencia muestre que semejante pesca podría ser sostenible para el ecosistema ártico”, dijo a mongabay.com Scott Highleyman, director del Comité Internacional de Ciencia Ártica para el grupo de investigación estadounidense The Pew Charitable Trusts.

Hasta hace poco, la zona ártica central permanecía cubierta de hielo todo el año, con una extensión de hielo marino creciente durante los inviernos árticos y decreciente en los veranos. No obstante, dado que las temperaturas atmosféricas han aumentado en la última década debido al calentamiento global, el hielo marino ha disminuido más rápido que antes, dejando mucho más océano libre de hielo durante períodos de tiempo más prolongados.

En septiembre de 2012, la NASA informó que el hielo marino del océano Ártico se había reducido a 3,4 millones de km cuadrados, un mínimo récord al final de un verano. De 2007 hasta 2014, se registraron las ocho extensiones más pequeñas de hielo marino de la historia al final de un verano. Los científicos advierten que esta tendencia podría acarrear al Ártico veranos sin hielo en décadas venideras, dejando vía libre en sus aguas a la pesca comercial y otras actividades humanas.

 

Leave a Reply

631   Post in our HUB Storage

¡SUSCRÍBETE!

Contáctanos

Search

SUSCRIPCIÓN A EUROPA AZUL

¿No estas suscrito a Europa Azul?

La información más profesional del sector pesquero Mándonos tu email y nos ponemos en contacto. Te regalamos nuestro último número

Suscríbete

Revistas

Revistas

Directorios

Directorios