Eólica Marina y Energías Marinas

Los astilleros tienen una oportunidad en la industria eólica off-shore

Los astilleros tienen una oportunidad en la industrias eólica off-shore a tenor de un informe americano. Según este informe La Ley Jones, considerada durante mucho tiempo como un reto para la industria eólica marina de EE.UU., podría ser una oportunidad para el sector, han dicho los expertos. «Me gusta ver la Ley Jones como un incentivo para los astilleros, no como un impedimento», dijo Joan Bondareff, presidente de la Virginia Offshore Wind Development Authority, asesor de Blank Rome LLP y uno de los varios especialistas que participaron en la conferencia US Offshore Wind 2018.Frederik Colban-Andersen, director de la división de energías renovables marinas del proveedor de servicios integrados de transporte marítimo Clarksons Platou, dijo que tratar con la Ley Jones podría obligar a la industria eólica marina de EE.UU. a idear estrategias innovadoras de instalación.

«Hay una oportunidad de negocio para que los EE.UU y realmente depende de la industria estadounidense convencer a la industria europea de que podemos hacer las cosas de una manera diferente».Sin embargo, todavía no está claro cómo tratará la industria eólica marina de EE.UU. la Ley Jones.

La Ley, una ley federal que data de 1920, requiere que las mercancías enviadas entre puertos de los Estados Unidos sean transportadas en barcos construidos en los Estados Unidos, en su mayoría propiedad de entidades de los Estados Unidos y operados por ciudadanos o residentes permanentes de los Estados Unidos.

Esto significa que los buques creados para la industria eólica marina en Europa no podrían operar en parques eólicos de EE.UU. a menos que lo hagan desde bases europeas, o recibir componentes y tripulación suministrados por buques alimentadores que cumplan con la Ley Jones. Sin embargo, también es probable que la creación de nuevos buques de instalación en alta mar sólo para el mercado estadounidense sea costosa, ya que probablemente se limitaría al mercado nacional y no sería competitiva para su aplicación a escala mundial. «Los inversores extranjeros están buscando empresas estadounidenses para crear empresas conjuntas que cumplan con la Ley Jones para trabajos de instalación», añadió Joan Bondareff.

Según Colban-Andersen, «puede ser entre un 50 y un 100% más caro dependiendo del barco al que se dirija. Es muy importante que la industria entienda el nivel de precios de los astilleros estadounidenses».

La Ley Jones no es el único problema al que se enfrentan las operaciones de energía eólica marina en Estados Unidos. «Los puertos son un reto tan grande como los barcos», dijo Greg Matzat, Vicepresidente de Desarrollo de Vineyard Wind.

Impacto de la Ley

A medida que se van aclarando los primeros proyectos de parques eólicos marinos en Estados Unidos, el impacto de la ley Jones en el negocio es cuestionable. ¿Reto u oportunidad?.

Desde los más optimistas, para quienes esta ley «no es un obstáculo», hasta los que invitan a los industriales a estar bien informados «sobre los precios de los astilleros americanos», todo el mundo está de acuerdo en que será necesario adaptarse.

El camino de la «innovación logística» está avanzado. También se menciona la posibilidad de crear empresas conjuntas con empresas estadounidenses.

Sin embargo, la solución milagrosa para cumplir con la obligación de la ley Jones de transportar mercancías embarcadas entre puertos estadounidenses en barcos construidos en Estados Unidos no es obvia.

Sobre todo porque los puertos americanos no parecen necesariamente adecuados para la energía eólica marina. «La mayoría de los puertos son cruzados por un puente. Las naves Jack-up no podrán usarlos. No necesitamos un barco compatible con la ley Jones, sino una solución global a la ley Jones», explica uno de los interlocutores.

largo plazo, la gran pregunta para la industria es quién invertirá en buques que cumplan con la Ley Jones para tareas especializadas como la instalación de monopilotes. En este momento, dijo Dingman, «Creo que están buscando naves de reequipamiento. No puedo ver el gasto en nuevos activos.»

Además, dijo Matzat: «No van a construir un barco para un estado, así que[el apoyo] no será fácil a nivel estatal».

Sin embargo, dijo: «Quienquiera que vaya primero tendrá una gran ventaja.»

Harald Arndt, director de investigación y desarrollo y director de proyectos para offshore del astillero alemán Neptun Ship Design, añadió: «Creemos que realmente necesitamos pensar en un nuevo buque que cumpla con la Ley Jones con mayor eficiencia que los de Europa, que sea adecuado para grandes tamaños de turbinas eólicas, torres y palas y que sea capaz de navegar con restricciones de altura en los puentes».

«Al ver la cantidad de equipos que hay que construir, es una oportunidad real para toda la industria en los Estados Unidos y en los estados costeros. La decisión de un puerto principal offshore será necesaria, porque la solución logística onshore y offshore debe combinarse con el diseño de la flota de buques de transporte que cumple con la Ley Jones».

Y Geissbuehler dijo que una de las bendiciones de la Ley Jones es que no aumentaría la incertidumbre de la energía eólica marina en Estados Unidos. «Al menos sabemos a qué nos enfrentamos», dijo.

Leave a Reply

2507   Post in our HUB Storage

¡SUSCRÍBETE!

Contáctanos

Search

SUSCRIPCIÓN A EUROPA AZUL

¿No estas suscrito a Europa Azul?

La información más profesional del sector pesquero Mándonos tu email y nos ponemos en contacto. Te regalamos nuestro último número

Suscríbete

Revistas

Revistas

Directorios

Directorios