europa-azul.es
domingo, noviembre 27, 2022
Inicio Marina Mercante La piratería marítima se redujo un 20% en 2021

La piratería marítima se redujo un 20% en 2021



Piratas, bucaneros, corsarios… Los tiempos se han vuelto difíciles para conseguir un nuevo botín. Así, la piratería (actos cometidos en aguas internacionales) y el bandolerismo (aguas territoriales) en el mar disminuyeron significativamente en 2021 a nivel global, mientras que se habían mantenido estables desde 2016. Con sede en Brest, el Centro MICA (Maritime Information Cooperation & Awareness Center) ha identificado 317 actos de piratería y bandidaje en 2021, frente a los 375 de 2020, año en el que el tráfico marítimo se había ralentizado considerablemente debido a la pandemia. Esto representa una disminución del 15% en comparación con 2020. Este descenso es especialmente acusado en el Golfo de Guinea, donde se registraron 52 incidentes, incluidos 19 ataques, en 2021, frente a los 115 de 2020. «Esta amenaza, que requiere un enfoque global de la seguridad marítima, parece estar contenida y ya no va en aumento», subraya el Jefe del Estado Mayor de la Armada, almirante Pierre Vandier, en la evaluación del Centro MICA 2021.

«Esta drástica disminución se analiza como el resultado de la concienciación de los actores internacionales y regionales, que ahora están tomando medidas concretas contra la inseguridad marítima en la zona y se están dotando de un marco legal adecuado», explicó la Armada francesa en un comunicado de prensa.

En 2021, los cinco principales accesos marítimos afectados por el fenómeno de la piratería y el bandolerismo fueron el Caribe (51 incidentes registrados) y el estrecho de Singapur (51). Muy por delante de Perú (23), Filipinas (14) y Yemen (10). Pero más allá de los actos de piratería y bandolerismo, el Centro MICA señaló el año pasado la aparición de nuevos fenómenos, como la narcopiratería en América Latina, donde los cárteles están adoptando un comportamiento similar al de los piratas para introducir drogas en los barcos, y el contrabando y la falsificación en Asia/Oceanía.

Los piratas del Golfo de Guinea, a examen


En el Golfo de Guinea, el fenómeno de la piratería, pero también del bandolerismo en las zonas de fondeo de espera, ha disminuido considerablemente, en particular en las aguas territoriales de Nigeria (8 frente a 43 sucesos en 2020), ha señalado el Centro MICA. Como resultado, el número de secuestros en 2021 se ha reducido drásticamente en un 60% en comparación con 2020 (10 frente a 25). El Centro MICA se mantiene cauto y cree que esta tendencia debe confirmarse con el tiempo. «Aunque los incidentes de finales de 2021 demuestran que los grupos piratas siguen activos, es prudente esperar hasta la primavera para concluir si esta tendencia se mantendrá», considera. Esto es tanto más cierto cuanto que se ha observado un recrudecimiento de los ataques en las aguas de Santo Tomé y Príncipe, sobre todo a finales de año.

«El Golfo de Guinea sigue siendo el punto caliente de la piratería en el mundo, con informes de violencia y secuestro de tripulaciones para pedir rescate», afirma el Centro de Fusión de Información – Región del Océano Índico (IFC IOR) en el informe del Centro MICA.

¿Por qué la caída? «Una combinación de factores humanos, ambientales, políticos y de seguridad puede explicar esta tendencia, aunque no es posible determinar el impacto preciso de cada uno», dijo el Centro MICA. Las malas condiciones meteorológicas del verano y principios del otoño pueden explicar en parte el descenso de los incidentes en alta mar. «Sin embargo, este drástico descenso puede considerarse el resultado de la concienciación de los agentes internacionales y regionales, que están aunando esfuerzos para tomar medidas concretas», considera el centro.

En mayo de 2021, la asociación naviera BIMCO emitió una Declaración sobre la represión de la piratería en el Golfo de Guinea. Los firmantes piden que se apoyen las acciones de los Estados costeros del Golfo de Guinea y que se realicen esfuerzos legislativos y de capacitación. En este contexto, los capitanes de los barcos de la zona están siguiendo medidas para frustrar o frenar cada vez más los ataques. La movilización y coordinación de los buques militares contribuye a disuadir los ataques de los piratas, cada vez más endurecidos. Por último, el aumento de poder de las marinas locales mejor equipadas y coordinadas también permite una mayor eficacia operativa gracias a
la realización de patrullas conjuntas. Por último, la seguridad de los puertos y fondeaderos por parte de empresas de seguridad privadas está limitando la piratería.

Reducción de la piratería en el Mar Rojo…

Todo el arco caribeño sigue siendo una zona en la que los robos de embarcaciones de recreo son habituales. La mayoría de ellos se producen en la estación seca, en plena temporada turística, sin causar violencia a las tripulaciones, observa el Centro MICA. Las islas más afectadas son las Antillas Holandesas (24 incidentes), Granada (13) y las Antillas Francesas (14). Sin embargo, el Mar Caribe es una zona donde «la amenaza de la piratería y el bandolerismo es muy real.

Dinamarca libera a presuntos piratas en una lancha en el Golfo de Guinea

Un portacontenedores danés fue supuestamente atacado por presuntos piratas en el Golfo de Guinea Sin embargo, los tres presuntos piratas que estuvieron detenidos durante seis semanas en un buque de guerra danés frente a la costa de África Occidental han sido liberados en el mar en una pequeña lancha.Los tres fueron capturados en noviembre tras un fatal intercambio de disparos en el Golfo de Guinea.

Las Fuerzas Armadas danesas dijeron que no habían encontrado ningún país de la región que acogiera a los presuntos piratas.

Así que se tomó la decisión de liberar a los hombres cerca de aguas nigerianas, con suficiente comida y combustible para llegar a tierra.

Según las autoridades danesas, el 24 de noviembre se produjo un tiroteo después de que los presuntos piratas atacaran un barco de contenedores.

Cuatro de los hombres fueron abatidos por el ejército danés -que se encuentra en la zona en el marco de una operación de protección de la navegación en medio de un mayor riesgo de seguridad por parte de los piratas-, mientras que una quinta persona cayó por la borda.

Otros cuatro fueron detenidos en el barco de la marina danesa. Se les acusó de haber atacado primero a los soldados daneses, algo que ellos niegan.

Sin embargo, sólo uno de los sospechosos -que fue trasladado a Ghana, donde le amputaron la pierna- ha sido trasladado a Dinamarca para enfrentarse a un cargo de intento de homicidio.

El Ministerio de Justicia danés dijo que no consideraba posible liberarlo de forma segura en el mar. Los cargos contra los otros tres fueron retirados, según confirmaron sus abogados a la agencia de noticias AFP.

Pero Birgitte Skjodt, la abogada del sospechoso detenido, criticó la decisión de seguir presentando cargos contra él, declarando a los medios locales: «No puede ser correcto tratar a las cuatro personas de forma tan desigual».

El ministro de Justicia, Nick Haekkerup, defendió la decisión de Dinamarca, afirmando que disuadiría a otros piratas de realizar ataques. Añadió que si hubieran enviado a los hombres a Dinamarca, se correría el «riesgo de que no fueran deportados posteriormente».

Es la primera vez que Dinamarca extradita a su territorio a un sospechoso de piratería. No tiene ningún acuerdo de extradición con los países de la costa del Golfo de Guinea.

El Golfo de Guinea -con sus petroleros que transportan petróleo y gas- es conocido como un punto caliente de la piratería desde hace algunos años.

La inestabilidad política, la falta de aplicación de la ley y la pobreza en tierra son otros factores que han contribuido al aumento de la piratería en la zona.

Pero los esfuerzos de las autoridades nacionales y de los buques de la armada extranjera por intensificar la seguridad en la región han aumentado

Artículos relacionados

Lo más popular