jueves, septiembre 29, 2022
Inicio Investigación Señales de recuperación de la Gran Barrera de Coral de Australia

Señales de recuperación de la Gran Barrera de Coral de Australia


Dos tercios de la Gran Barrera de Coral de Australia han mostrado la mayor cobertura de coral en 36 años. Sin embargo, el arrecife sigue siendo vulnerable a un blanqueo masivo cada vez más frecuente.

Según el informe anual del Instituto Australiano de Ciencias Marinas (AIMS), se ha registrado una recuperación en las secciones del centro-norte del arrecife, incluido en el Patrimonio Mundial de la UNESCO. El resultado contrasta con la región del sur, donde se ha producido una pérdida de cobertura coralina debido a los brotes de estrellas de mar.

«Lo que estamos viendo es que la Gran Barrera de Coral sigue siendo un sistema resistente. Todavía conserva esa capacidad de recuperación», dijo Mike Emslie, que dirige el programa de seguimiento del AIMS . También afirman que » lo preocupante es que la frecuencia de los eventos de blanqueamiento masivo de corales está aumentando», dijo Emslie.

El informe llega en el momento en que la UNESCO está estudiando la posibilidad de incluir la Gran Barrera de Coral en la lista de ecosistemas «en peligro». Su estatus tendrá que esperar a la reunión del Comité del Patrimonio Mundial que debía celebrarse en Rusia en junio, pero que fue pospuesta.

En una medida clave de la salud de los arrecifes, la AIMS define como alta una cobertura de coral duro superior al 30%.

En la región septentrional, la cobertura media de coral duro aumentó hasta el 36% en 2022 desde un mínimo del 13% en 2017. En la región central, la cobertura de coral duro aumentó al 33% desde un mínimo del 12% en 2019.

Se trata de los niveles más altos registrados en ambas regiones desde que el instituto comenzó a vigilar los arrecifes de coral en 1985.

Sin embargo, en la región meridional, que suele tener una mayor cobertura de coral duro que las otras dos regiones, la cobertura se redujo al 34% en 2022 desde el 38% del año anterior.

La recuperación se produce después de la cuarta decoloración masiva en siete años y la primera durante La Niña, que generalmente trae temperaturas más frías. Aunque es grande, según el instituto, el blanqueo en 2020 y 2022 no fue tan perjudicial como en 2016 y 2017.
En el lado negativo, el crecimiento de la cobertura fue impulsado por los corales Acropora, que según el AIMS son particularmente vulnerables a los daños causados por las olas, el estrés térmico y las estrellas de mar.

Artículos relacionados

Lo más popular