miércoles, junio 23, 2021
Inicio Europa Nuevas normas de la Comisión Europea pretenden reducir la contaminación por plásticos

Nuevas normas de la Comisión Europea pretenden reducir la contaminación por plásticos

Antes del 3 de julio, los países de la UE deberán garantizar que determinados productos de plástico de un solo uso dejen de comercializarse. Por medio de nuevas normas de la Comisión Europea tratan de reducir la contaminación por plásticos. La Comisión Europea ha comentado las directrices sobre las normas de la UE relativas a los plásticos de un solo uso y ha adoptado una decisión de aplicación sobre el control y la notificación de los artes de pesca comercializados y de los residuos de artes de pesca recogidos. Estas normas pretenden reducir la basura marina procedente de productos de plástico de un solo uso y de artes de pesca y promover la transición a una economía circular con modelos de negocio, productos y materiales innovadores y sostenibles.

Frans Timmermans, Vicepresidente Ejecutivo del Pacto Verde Europeo, ha declarado: “reducir el uso de plásticos de un solo uso contribuye a proteger la salud de las personas y del planeta. Las normas de la UE son un hito en la lucha contra la basura marina. También estimulan los modelos empresariales sostenibles y nos acercan a una economía circular en la que la reutilización precede al uso único. Este es el objetivo del Pacto Verde Europeo: proteger y restaurar nuestro entorno natural, al tiempo que se estimula a las empresas a innovar”.

El Comisario de Medio Ambiente, Océanos y Pesca, Virginijus Sinkevičius, ha declarado: “Los efectos negativos de los residuos plásticos en el medio ambiente, los océanos, la vida marina y nuestra salud son globales y drásticos. Los residuos de plástico siguen acumulándose y cada año se pierden o se tiran por la borda 11.000 toneladas de artes de pesca en la UE, lo que aumenta el problema de la pesca fantasma. Las normas para reducir la contaminación por plásticos son ambiciosas y responden a las demandas de los ciudadanos de una actuación decisiva, lo que convierte a la UE en precursora de la lucha mundial contra la basura marina. Hoy estamos más cerca de gestionar los graves impactos de los productos de plástico de un solo uso y de los artes de pesca desechados y de avanzar hacia una economía más circular. “

Según las normas de la UE de 2019 sobre el plástico de un solo uso, antes del 3 de julio de este año, los Estados miembros deben garantizar que determinados productos de plástico de un solo uso dejen de comercializarse en la UE. Se trata de una selección de productos para los que existen alternativas baratas sin plástico en el mercado: bastoncillos de algodón, cubiertos, platos, pajitas, paletas, palos de globos, así como algunos productos de poliestireno expandido (vasos y envases de alimentos y bebidas) y todos los productos de plástico oxodegradables. Para otros productos de plástico, como las artes de pesca, las bolsas de plástico de un solo uso, las botellas, los envases de bebidas y alimentos de consumo inmediato, los envases y envoltorios, los filtros de tabaco, los artículos sanitarios y las toallitas húmedas, se aplican medidas diferentes. Entre ellas se encuentran la limitación de su uso, la reducción de su consumo y la prevención de residuos mediante requisitos de etiquetado.

El objetivo de las directrices es garantizar la aplicación correcta y uniforme de las nuevas normas en toda la UE. La transposición armonizada a la legislación nacional es importante para el buen funcionamiento del mercado interior en lo que respecta a los productos cubiertos por estas normas. Las directrices explican las definiciones y los términos clave y se han elaborado mediante amplias consultas con los Estados miembros e interacciones con una amplia gama de partes interesadas.

La decisión de aplicación sobre el control y la notificación de los artes de pesca comercializados y de los residuos de artes de pesca recogidos permite a los Estados miembros cumplir su obligación de notificar, a partir de 2022, los artes de pesca que contienen plásticos comercializados y los artes de pesca recogidos en el mar. El objetivo es fomentar el desembarco de todas las artes de pesca y la mejora de su gestión mediante sistemas de responsabilidad ampliada del productor.

Además, basándose en los datos, los Estados miembros con aguas marinas deberán fijar, antes del 31 de diciembre de 2024, una tasa mínima anual de recogida de residuos de artes de pesca que contengan plásticos para su reciclado, con el fin de establecer objetivos cuantitativos vinculantes de la Unión en materia de recogida. Según la evaluación de impacto de 2018, los artes de pesca abandonados, perdidos o desechados representan el 27% de los residuos de las playas y una parte importante de los artes de pesca comercializados no se recogen para su procesamiento.

Artículos relacionados

Lo más popular