miércoles, julio 6, 2022
Inicio Acuicultura Los ecologistas cargan contra la piscifactoría de pulpo de Nueva Pescanova

Los ecologistas cargan contra la piscifactoría de pulpo de Nueva Pescanova

La propuesta de Nueva Pescanova para la primera piscifactoría de pulpo del mundo es criticada por grupos ecologistas. Esta firma ha presentado un plan para construir la primera granja comercial de pulpos del mundo en Puerto Las Palmas

Este proyecto parte de un trabajo de ocho años en el desarrollo de un método de cría de pulpos, y recientemente anunció el éxito de la incubación, eclosión y cría de cinco generaciones de pulpos O. vulgaris en una instalación de prueba. La empresa dijo que ahora está lista para comercializar la tecnología, proponiendo una granja de 50 millones de euros (52,7 millones de dólares) con una capacidad de producción anual de 3.000 toneladas de pulpo.

«La construcción de una planta de cría de pulpo en Las Palmas de Gran Canaria representa un paso más en el extenso y complejo reto científico de garantizar un rendimiento sostenible del pulpo común, un alimento en creciente demanda mundial por sus extraordinarias propiedades saludables y nutritivas», dijo la empresa en un comunicado de prensa.

La clave del éxito de la empresa en sus esfuerzos por criar pulpos, que son solitarios y territoriales en la naturaleza, ha sido la investigación que ha dado como resultado el diseño de un nuevo sistema que permite a los cefalópodos cohabitar en cautividad. El Sistema de Producción EcoBiológica (EBPS) de Nueva Pescanova, que la empresa también está utilizando en su producción de rodaballo, es una «solución zootécnica avanzada» que «aplica las condiciones naturales y específicas de la especie en la naturaleza al cultivo productivo».

«Estas condiciones permiten al pulpo reducir el movimiento por propulsión (asociado principalmente a una respuesta de peligro o huida de sus múltiples depredadores) y priorizar su movimiento más natural y habitual a través de los brazos, evitando así los daños por colisión y reduciendo significativamente el estrés del animal», señaló la empresa.

Nueva Pescanova afirma que espera utilizar su tecnología de cría no sólo para alimentar el gran y creciente apetito mundial por el pulpo -cada año se capturan aproximadamente 350.000 toneladas métricas (TM) de pulpo para el consumo humano-, sino para preservar y restaurar las poblaciones silvestres de la especie. El crecimiento de la cría de pulpos reducirá la presión sobre las poblaciones silvestres, y la empresa espera liberar a los pulpos jóvenes nacidos en la granja para que vuelvan a la naturaleza.

«Nuestro proyecto de acuicultura de pulpos es necesario para proteger una especie de gran valor medioambiental y humano», afirma la empresa.

Sin embargo, la piscifactoría de pulpos de Nueva Pescanova -propuesta por primera vez en noviembre de 2021- cuenta con la oposición de grupos ecologistas y antiacuícolas, que han advertido de riesgos ecológicos potencialmente dañinos si se aprueba el proyecto.

La Alianza de Animales Acuáticos (AA Alliance) lidera una coalición de más de 100 organizaciones sin ánimo de lucro y científicos que se oponen al proyecto. En una carta enviada al gobierno de las Islas Canarias a principios de mayo de 2022, proporcionó una lista de sus principales preocupaciones y solicitó al gobierno que denegara a Nueva Pescanova el permiso ambiental para la granja.

«Permitir que este proyecto funcione podría dar lugar a graves riesgos de bioseguridad y biofísicos con respecto a los efluentes que se producen en esta instalación y que se vierten en los cursos de agua circundantes», dijo la directora de la Alianza AA, Catalina López, en una carta.

La organización dijo que la solicitud de permiso carece de información suficiente sobre los posibles efectos en el ecosistema marino que rodea la granja propuesta. El uso de Artemia viva para alimentar a los pulpos de la piscifactoría en sus etapas de paralarva es un riesgo de descarga para las vías fluviales circundantes, dijo la Alianza AA.

Interacciones

«No han llevado a cabo ningún análisis o estudio pertinente que examine las interacciones biológicas industriales que probablemente se produzcan como resultado de las prácticas de producción a gran escala, y no cuentan con redes de seguridad para proteger las comunidades ecológicas locales o la salud pública», dijo López.

La Alianza AA dijo que la granja también conlleva un potencial de escapes de animales criados en la granja al ecosistema circundante, lo que llevaría a interacciones negativas con la fauna local y a la transmisión de enfermedades que podrían afectar a las poblaciones de pulpo salvaje a los pescadores locales, lo que podría «crear una crisis sustancial de salud pública en Las Palmas de Gran Canaria».

La solicitud de Nueva Pescanova afirma que «en el caso del pulpo, aún no se conocen patologías relevantes». Pero en su carta, la Alianza AA citaba estudios científicos que demostraban que los pulpos padecían hasta 20 enfermedades diferentes, entre ellas el Vibrio cholerae, que causa el cólera en los humanos. Los antibióticos y antiparasitarios utilizados para tratar cualquier enfermedad podrían contribuir a la creciente crisis mundial de resistencia a los antibióticos, afirmó el grupo.

Además, la Alianza AA sugirió que la dieta carnívora que requiere el pulpo se basa en «prácticas pesqueras insostenibles, lo que crea una mayor presión sobre los ya escasos recursos».

Artículos relacionados

Lo más popular