lunes, mayo 10, 2021
Inicio Internacional Los 13 atuneros de Seychelles están en manos de capital español

Los 13 atuneros de Seychelles están en manos de capital español

Una investigación muestra que, sobre el papel, Seychelles tiene una flota de cerco de atún en el Océano Índico que rivaliza con la de España, la mayor nación pesquera de la UE, pero toda la flota de 13 buques que enarbolan la bandera de Seychelles está en realidad en manos europeas. Están usando Seychelles como una bandera de conveniencia (FOC).

Las acusaciones del director de la Autoridad Pesquera de Seychelles Nirmal Shah, y director ejecutivo de la organización sin ánimo de lucro Nature Seychelles son duras. “La actitud de la UE es hipócrita y neocolonial”, declaró a la revista Mongabay “Tienes a algunos de los países más ricos del mundo pescando en exceso y están culpando a los países más pobres”.

Shah se explaya contra la flota española “El uso de un FOC es una práctica generalizada pero controvertida. Permite a los propietarios de buques ahorrar en impuestos, eludir las regulaciones laborales y evitar una supervisión más estricta y controles ambientales cada vez más estrictos que sus propios países pueden requerir. Todos los buques con bandera de Seychelles, respaldados por España, parecen tener propietarios nominales con sede en jurisdicciones como Belice que figuran regularmente en la lista de paraísos fiscales de la UE”, según el responsable de la Autoridad Portuaria.

Los armadores de la UE también pagan unos 80-85 euros (97-102 dólares) por tonelada de atún. Se puede comprar atún de aleta amarilla en conserva por unos 17 dólares el kilo en Amazon. Una tonelada de atún – 1.000 kilos – costaría 17.000 dólares a ese precio.

Los buques controlados por la UE transportan la mayor parte del atún del Océano Índico, suministrando un mercado valorado en miles de millones de dólares. Laa “propuesta menos ambiciosa” de la UE para restaurar el atún de aleta amarilla, ha dado lugar a acusaciones de un saqueo “neocolonial” de recursos del que dependen muchas naciones en desarrollo”, según este estudio.

Una permanencia que dura décadas

A medida que la rentabilidad de la pesca del atún en el Océano Atlántico disminuía, naciones europeas como España y Francia buscaron nuevos caladeros. La creación de ZEE obligó a estos países a firmar acuerdos con estados costeros más pobres para alimentar el creciente apetito del continente por los productos del mar. (La UE es la segunda, después de China, en consumo de marisco).

“Tenemos este increíble huerto de manzanos, y ahora mismo no tenemos escaleras para subir a ellos y recoger las manzanas”, es como lo describe Jeremy Raguain, que trabaja para la Fundación de las Islas Seychelles. “La U.E. y otros países, que tienen tecnología y barcos muy avanzados, dicen: ‘mira, tenemos las escaleras para coger estas manzanas que de otra manera no podrías conseguir'”.

En el océano Índico occidental, la Comunidad Económica Europea (CEE), precursora de la UE, llegó a acuerdos con Madagascar y pequeñas naciones insulares como Seychelles, Mauricio y Comoras, que no tenían la financiación ni la capacidad técnica para explotar sus propios recursos marinos a escala comercial, en parte debido a décadas de colonización.

España firmó un pacto con las Seychelles en 1983 que permitía a sus barcos pescar especies migratorias como el atún en aguas seychellenses, y los primeros cerqueros españoles empezaron a faenar allí en 1984. Pero con su entrada en la CEE en 1986, las actividades pesqueras de España, al igual que las de Francia, quedaron sujetas a los acuerdos entre la CEE y las Seychelles.

5,3 millones de euros para Seychelles

Sin embargo, hay beneficios directos para Estados como Seychelles. Las tasas de acceso a la pesca son una importante fuente de ingresos para el país. Según el último acuerdo con la UE, ascienden a 5,3 millones de euros (6,3 millones de dólares) anuales.

“Sí, ingresan algo de dinero, sí nos dan derechos de licencia. Pero mira lo que nos dan en comparación con los beneficios que obtiene esta gente”, dijo Shah. “Nos dan baratijas a cambio de nuestro tesoro”.

El atún de aleta amarilla reporta 1.000 millones de dólares cada año a los clientes, según un análisis de la organización ecologista The Pew Charitable Trusts, un grupo de investigación política con sede en Estados Unidos. Casi el 80% de este atún es capturado por buques controlados por Europa.

“El plan de recuperación de la población de atún de aleta amarilla puesto en marcha por la CAOI en 2016 no ha logrado, hasta ahora, reducir las capturas con respecto a la línea de base, y mucho menos en el 25% necesario para salvar la población del colapso”, concluye un informe de la Blue Marine Foundation de 2020 escrito por Jess Rattle.

El fracaso del plan de recuperación ha llevado a la CAOI a celebrar una serie de reuniones especiales para llegar a un consenso sobre las medidas para frenar la sobrepesca. En una reunión celebrada este mes de marzo, la UE propuso que las reducciones de las capturas de los cerqueros aumentaran marginalmente del 15% al 18%. Las Maldivas, otro pequeño país insular, está presionando para conseguir más: un recorte del 35% para los cerqueros de los países desarrollados y del 28% para los de los países en desarrollo.

“La propuesta de la Unión Europea es menos ambiciosa”, dijo Holmes. “Hay menos cambios en la propuesta de la UE que en la de las Maldivas. La propuesta de las Maldivas reducirá casi con toda seguridad las capturas totales a un nivel que reduzca o evite la sobrepesca”.

Julio Morón Ayala, director gerente de OPAGAC, que representa a la industria pesquera atunera española, incluyendo a Albacora, dijo a Mongabay en una respuesta por correo electrónico que su organización quiere que las flotas de los países miembros de la CAOI que actualmente están exentas de las reducciones también estén sujetas a los recortes de captura.

“Desde 2016, la regulación de la CAOI ha establecido un recorte mayor en el arte de cerco (15%) en comparación con otros (10-5%) y eximiendo a la mayoría de los países costeros”, dijo Ayala. “Por lo tanto, la UE ha aplicado y está aplicando un recorte importante a las capturas de rabil, pero el resultado final es que otras artes habían aumentado sus capturas compensando la reducción conseguida”.

Los países que actualmente están exentos de los recortes son casi todos los países en desarrollo del océano Índico, incluidos Yemen y Madagascar. La mayoría no opera con flotas industriales, sino con pesquerías a pequeña escala en sus propias ZEE que abastecen en gran medida a las poblaciones locales. Ninguna de las partes de las capturas de atún de aleta amarilla de estos países se acerca a la de la UE. Pero la cuota combinada de esta docena de países ha crecido en los últimos años.

Propiedad de la flota

Los registros de la UE y otros acuerdos de pesca revelan que Pesquería Vasco Montañesa SA (Pevasa), miembro fundador del grupo español Pevaeche, es propietaria de Playa de Anzoras. Albacora SA es propietaria de otros cuatro buques con pabellón de las Seychelles, S. Echebastar es propietaria de tres, Inpesca de dos y Atunsa de uno. Todas estas empresas tienen su sede en el País Vasco español, un bastión tradicional de la industria pesquera en Europa.

La empresa francesa SAPMER SA, controla los dos barcos restantes de la flota de Seychelles. También es propietaria de tres barcos que componen toda la flota de cerco de Mauricio, otra pequeña isla-nación del océano Índico occidental.

El grupo Albacora, que cuenta con cuatro buques en la flota de Seychelles y unos ingresos anuales que superan los 100 millones de dólares, es uno de los principales actores de la pesca del atún. Posee buques, fábricas de conservas y empresas de comercialización de atún. Desde sus inicios como empresa familiar a principios de los años 70 en España, ahora opera en los océanos Atlántico y Pacífico, además del Índico, donde tiene buques con bandera de la UE y de las Seychelles.

El uso de un pabellón de conveniencia es una práctica extendida pero controvertida. Permite a los propietarios de los buques ahorrarse los impuestos, eludir la normativa laboral y evitar una supervisión más dura y unos controles medioambientales cada vez más estrictos que pueden exigir sus propios países.

Por primera vez, el acuerdo entre la UE y las Seychelles, firmado el año pasado, reserva unos 175.000 euros (209.000 dólares) al año para que los propietarios de buques de cerco de la UE los destinen a un fondo medioambiental. También pretende suprimir el uso de los perjudiciales dispositivos de concentración de peces, o FAD, ayudas a la pesca que han contribuido a la sobreexplotación de las poblaciones de rabiles. Pero las disposiciones del acuerdo no se extienden al Playa de Anzoras ni a los otros 12 buques con pabellón de las Seychelles, aunque sus propietarios efectivos, los que en última instancia se benefician de los buques, sean europeos.

Mientras que en los registros de la UE figura la empresa española Pevasa como propietaria del Playa de Anzoras, los registros de la CAOI identifican al propietario del buque como Sea Breeze Ventures Limited, con sede en la nación caribeña de Belice. Esta empresa, según el directorio de empresas D&B, tiene un empleado. Aunque la conexión entre Pevasa y Sea Breeze sigue sin estar clara, tiene las características de un acuerdo común en la industria pesquera en el que una empresa establecida más grande, el propietario beneficiario, establece una o más empresas en un paraíso fiscal como propietarios nominales de su flota o una parte de ella con fines comerciales.

Todos los buques de Seychelles respaldados por España parecen tener propietarios nominales con sede en jurisdicciones como Belice, que figuran regularmente en la lista de paraísos fiscales de la UE.

Artículos relacionados

Lo más popular