europa-azul.es
martes, abril 23, 2024
Inicio Acuicultura Las restricciones autoimpuestas limitan el crecimiento de la acuicultura noruega

Las restricciones autoimpuestas limitan el crecimiento de la acuicultura noruega

Las restricciones autoimpuestas limitan el crecimiento de la acuicultura noruega, según el director general de Skretting. «Nuestras restricciones, en gran medida autoimpuestas, no nos han ayudado a aumentar la flexibilidad de las materias primas y a mantener los costes bajos».

La Directora General de Skretting, Therese Log Bergjord, hizo un llamamiento a Noruega para que utilice más ingredientes alternativos en los piensos

Los precios de los piensos para salmón noruego se han disparado en la última década, y si el problema tiene alguna posibilidad de remitir, es necesario eliminar las restricciones autoimpuestas en torno a la sustitución de ingredientes marinos, según la directora general de Skretting, Therese Log Bergjord.

En su intervención en el Foro de Productos del Mar del Atlántico Norte (NASF) 2024, celebrado en Bergen (Noruega), Bergjord instó a toda la cadena de suministro a colaborar para «romper la curva» y tomar medidas tanto para controlar el aumento descontrolado de los precios como para reducir la dependencia de la industria de la harina de pescado tradicional.

Los costes de los piensos en Noruega han aumentado un 80% en la última década, lo que en parte es atribuible a factores monetarios, según Bergjord, como el debilitamiento de la corona noruega. Lo que hace que sea una píldora difícil de tragar -especialmente para Bergjord, ya que la cría de salmón representa alrededor del 35% de su negocio- es el hecho de que existen limitaciones impuestas a los ingredientes alternativos, como las dudas relacionadas con la justificación de su uso en las cadenas de suministro.

«Nuestras restricciones, en gran medida autoimpuestas, no nos han ayudado a aumentar la flexibilidad de las materias primas y a mantener los costes bajos. En Noruega se sigue utilizando harina de pescado», afirma. «Nosotros, como industria, tenemos una gran oportunidad. El salmón es un producto de alto valor. Hay dinero en la cadena de valor, y yo diría que es nuestro deber gestionar la creciente presión sobre la naturaleza. Debemos aceptar y aplicar la mejor tecnología y ciencia disponibles y no arrastrar los pies hacia el futuro. Tomemos decisiones con conocimiento de causa y contemos bien nuestra historia».

Artículos relacionados

Lo más popular