europa-azul.es
martes, diciembre 6, 2022
Inicio Sector Pesquero La intensificación de la pesca de krill amenaza cada vez más el...

La intensificación de la pesca de krill amenaza cada vez más el ecosistema


Especialmente presente en la industria del salmón y en el mercado de los complementos alimenticios, el krill es víctima de una pesca intensiva con consecuencias directas en el ecosistema antártico, que ya está bajo presión. Sin embargo, desempeña un papel fundamental en la cadena alimentaria y en la descarbonización de los océanos. En la última década, la mejora de las condiciones de navegación en el Antártico y la reducción de los costes de explotación no han hecho sino facilitar la sobrepesca.

¿Cuánto vale un crustáceo del tamaño de un alfiler en la escala de la Antártida? Y sin embargo, la pesca intensiva de krill puede perturbar todo un ecosistema. Es un alimento básico para los mamíferos marinos y participa en la absorción de carbono de las algas de la superficie del agua, pero está amenazado por la sobrepesca.

En un informe titulado «Krill, baby, krill: las empresas que se benefician del saqueo de la Antártida», publicado este mes, la ONG Changing Markets Foundation examina las cadenas de suministro de krill de la industria alimentaria. Denuncia la falta de sostenibilidad en la explotación del krill, un pequeño crustáceo transparente de apenas unos centímetros que vive en las aguas heladas del Océano Antártico pero que representa una de las fuentes de proteínas más importantes del planeta.

Una amenaza para el equilibrio mundial


La pesca intensiva de krill es una preocupación para la protección de la biodiversidad. Tiene un impacto directo en el equilibrio de la fauna marina para la que el krill es la principal fuente de alimento. Los barcos de pesca compiten directamente con las ballenas, los pingüinos, las focas y otros calamares, ya que las zonas de alimentación de las especies marinas y las zonas de captura se solapan.

Pero el impacto en el ecosistema es doble: el krill también desempeña un papel clave en la eliminación de carbono. Se alimenta de algas ricas en carbono en la superficie del agua y, tras la digestión, libera sus residuos carbonosos en el fondo del océano. El krill contribuye así a frenar el cambio climático al transportar «hasta 23 millones de toneladas de carbono, lo que equivale a las emisiones de 35 millones de coches», explica la ONG en su informe.

La Fundación Changing Markets no es la única que denuncia la sobreexplotación del krill. En su informe de 2022, el IPCC también advirtió del agotamiento de los lechos de krill. La industria se describe como no sostenible ni duradera: la pesca, el calentamiento global y la acidificación de los océanos causada por la contaminación humana amenazan directamente su regeneración. El IPCC aconseja incluso que los productores recurran a fuentes alternativas como el fitoplancton marino, las macroalgas o las bacterias marinas.

Un mercado en auge
La explotación del krill se destina principalmente a la comercialización de dos productos transformados que dominan el mercado. En primer lugar, la harina de krill, que se utiliza ampliamente como aditivo alimentario en la industria de la acuicultura (50% para el salmón de piscifactoría y 35% para las gambas). La harina de krill es más cara que la harina de pescado, que se utiliza como alimento básico, y sólo se emplea como suplemento nutricional, en particular para hacer el alimento más palatable y para realzar el color rosa de los salmónidos.

Por otro lado, el aceite de krill se extrae para producir suplementos de omega-3 para el consumo humano. Hasta 30 veces más caro que el aceite de pescado, se etiqueta como un producto paramédico de alta gama: se espera que el mercado de los complementos alimenticios a base de aceite de krill crezca un 13,1% entre 2020 y 2027, según la ONG. Se trata de un mercado lucrativo y en crecimiento, que la empresa noruega de pesca y biotecnología Aker BioMarine, líder del sector con el 80% de la producción mundial de aceite de krill en su haber, pretende mantener desarrollando nuevos productos a base de krill, como proteínas en polvo y alimentos para mascotas.

Venta para consumo


El krill es tan importante para la industria alimentaria porque es muy fácil de encontrar en el plato del consumidor. El salmón cultivado con krill es vendido por la mayoría de las grandes cadenas de supermercados europeas (Aldi, Carrefour, Lidl, Auchan, etc.), que compran a productores que apoyan esta pesquería (Bakkafrost, Cermaq, Grieg Seafodd, Lerøy Seafood y Norway Royal Salmon), rev

Artículos relacionados

Lo más popular