viernes, julio 30, 2021
Inicio Sector Pesquero La presión ecologista consigue reducir las capturas de rabil en el Indico

La presión ecologista consigue reducir las capturas de rabil en el Indico



La Comisión del Atún del Océano Índico (IOTC) acordó reducir el total admisible de capturas de atún de aleta amarilla tras meses de presión por parte de organizaciones no gubernamentales y algunos grupos comerciales. El sector atunero español que faena en aguas del Índico y que nutre a la industria conservera ha recibido un nuevo golpe por la presión ecologista que incluso cuestiona las medidas aplicadas.

La veintena de buques que faenan en la zona verán reducidas sus posibilidades de pesca de atún de aleta amarilla (el rabil, Thunnus albacares) en más de 4.500 toneladas. La Unión Europea ha aceptado una reducción del máximo de capturas del 21% respecto a las 92.000 toneladas pescadas en el año de referencia, 2014, por lo que la flota de España y Francia tendrá un máximo de 73.146 toneladas el próximo año. La decisión se adoptó en el marco de la Comisión del Atún del Océano Índico (IOTC, en inglés) y, para sorpresa de la flota, no será aplicada en cinco países que representan en torno al 40% de las capturas de esta especie en su conjunto: Omán, India, Indonesia, Madagascar e Irán. Los representantes de estos estados no van a estar sujetos a esta medida al objetar contra su aplicación. Fuentes de la patronal Opagac, que siguió las reuniones de cerca, señalan la existencia de una “crisis de gobernanza importante” en la IOTC. “Esta reducción nos va a hacer daño”, lamentan.

Pero, según las organizaciones ecologistas, el esfuerzo no ha servido para acabar con la sobrepesca, ya que cinco miembros de la comisión se opusieron al plan de recuperación. Estas cinco partes contratantes de la IOTC son Omán, Irán, India, Madagascar e Indonesia.

La Blue Marine Foundation (BLUE) y la International Pole and Line Foundation (IPNLF) elogiaron a la comisión por la adopción de una resolución actualizada que establece un plan de recuperación de la población de atún de aleta amarilla del Océano Índico.

“Como resultado de estas objeciones, no se ha acordado un total admisible de capturas (TAC) para la población. Si se tienen en cuenta los niveles históricos de capturas de las partes contratantes objetantes, su exención de la nueva resolución significa que no se espera que esta medida provisional contribuya a la recuperación de la población”, señalaron las organizaciones sin ánimo de lucro en un comunicado tras la conclusión de la reunión de la CAOI.

BLUE e IPNLF criticaron a la Unión Europea por no haber asumido un papel de liderazgo en la petición de restricciones pesqueras durante la reunión, lo que, según ellos, podría haber ayudado a alcanzar un consenso sobre el plan de recuperación.

“Aunque nos sentimos alentados por la adopción de un nuevo plan para el atún de aleta amarilla y por la dedicación que mantuvo a los miembros de la IOTC alrededor de la mesa durante seis horas más después de una larga semana, no podemos ignorar las deficiencias de esta nueva resolución, ni podemos ignorar el egoísmo de las naciones pesqueras de aguas lejanas, como la UE, que tuvieron la oportunidad de asumir un papel de liderazgo en la solución de este problema que ayudaron a crear, pero eligieron en su lugar jugar duro con los estados costeros que dependen de las poblaciones de peces del Océano Índico para su propia supervivencia”, dijo el director ejecutivo de BLUE, Charles Clover.

Oposición ecologista

WWF también dijo que la adopción de la resolución era un paso en la dirección correcta, pero las cinco naciones que se oponen al plan no están vinculadas por las normas y no están obligadas a seguirlas.

“WWF se siente decepcionada por el hecho de que muchos países estén empezando a utilizar el derecho de objeción como una cuestión de conveniencia para no aceptar las normas que permitirían poner fin a la sobrepesca del atún de aleta amarilla”, dijo WWF.

WWF dijo que se une a BLUE e IPNLF para instar a la IOTC a que convoque una sesión especial en 2022 para actualizar el plan de recuperación.

El Pew Charitable Trusts coincidió en que la falta de aplicación de los límites de capturas significa que la sobrepesca continuará.

“La incapacidad de la Comisión del Atún del Océano Índico para acordar una reducción suficiente de los niveles de capturas de atún de aleta amarilla no es nueva, pero es especialmente decepcionante que la comisión haya fracasado de nuevo este año, dado que su mercado está ahora en juego. La comisión ha retrasado durante varios años la adopción de las medidas necesarias para reconstruir esta población”, declaró Glenn Holmes, responsable del proyecto de pesca internacional de The Pew Charitable Trusts. “Ahora, con cinco partes que se oponen a la nueva medida y con la pesca esencialmente autorizada a continuar en los niveles anteriores, es probable que el cambio en el agua sea insignificante: sólo una diferencia del 1% en el total de capturas en comparación con 2019”.

Superación de capturas

Holmes dijo que la IOTC tampoco centró su atención en otras cuestiones importantes que tenía ante sí, como la sobrepesca que se ha seguido produciendo para el atún listado. “Este nivel de captura, que fue determinado por una regla de control de cosecha acordada, se ha superado cada año desde su inicio en 2018, y el fracaso de los miembros de la comisión para hacer cumplir adecuadamente el límite de captura sugiere que la sobrepesca de este límite continuará sin disminuir”, dijo.

BLUE e IPNLF dijeron que la IOTC no abordó una propuesta para mejorar la gestión de los dispositivos de concentración de peces a la deriva (FAD) utilizados por las flotas industriales de cerco en la región.

Muchos estados costeros, como Kenia, Sri Lanka, Maldivas, Mozambique, Pakistán, Somalia, Sudáfrica, Indonesia y Tanzania, presionaron para que se aprobara, pero la UE, Japón y Corea del Sur se opusieron.

El director gerente de IPNLF, Martin Purves, elogió a los Estados costeros por sus esfuerzos en la IOTC.

“Aunque algunas objeciones hicieron que no se pudieran alcanzar resultados estancos dentro del plan actualizado de reconstitución de las poblaciones, y algunas naciones pesqueras de aguas lejanas hicieron todo lo posible por desbaratar los esfuerzos para mejorar la transparencia de las operaciones de los DCP a la deriva y mitigar los impactos ambientales negativos de estos dispositivos, la determinación de las delegaciones proactivas de los estados costeros quedó clara para todos”, dijo Purves.

La Fundación Internacional para la Sostenibilidad de los Alimentos Marinos (ISSF), una coalición mundial de empresas de alimentos marinos, expertos en pesca y organizaciones científicas y medioambientales que aboga por iniciativas de base científica para la conservación del atún a largo plazo,

Artículos relacionados

Lo más popular