europa-azul.es
miércoles, mayo 22, 2024
Inicio Investigación Ifremer verifica que las poblaciones de peces explotadas de forma sostenible se...

Ifremer verifica que las poblaciones de peces explotadas de forma sostenible se estancan

En Francia, la proporción de desembarques procedentes de poblaciones de peces explotadas de forma sostenible se estanca y se sitúa en el 51% en 2021, frente al 48% en 2020 tras la revisión de las cifras del año pasado. Por primera vez, Ifremer ha ampliado su diagnóstico a los cinco departamentos de ultramar. y revela realidades muy contrastadas de un departamento a otro.

Tras mejorar significativamente desde principios de la década de 2000, el estado de las poblaciones pescadas en Francia se ha estancado en los últimos cinco años: la proporción de pescado desembarcado procedente de poblaciones no sobreexplotadas ha rondado el 50 %; por otro lado, el número de poblaciones no sobreexplotadas sigue aumentando, pasando de 56 en 2017 a 72 en 2021. Esta aparente paradoja puede explicarse este año, por una parte, por el deterioro del estado de la población de caballa del Atlántico nororiental, especie que aporta el 7% del volumen total pescado, y, por otra, por el hecho de que los pescadores han extraído menos de poblaciones en buen estado, como la merluza.

Este estancamiento hace pensar que será difícil alcanzar en un futuro próximo el objetivo del 100% de las poblaciones pescadas al nivel del rendimiento máximo sostenible (RMS) fijado por la Política Pesquera Común. Lo mismo cabe decir de la Directiva Marco sobre la Estrategia Marina (MSFD), que exige el restablecimiento del buen estado ecológico de todas las poblaciones de peces. «Conseguir una pesca sostenible implica alcanzar y luego mantener una tasa de explotación que permita maximizar las capturas de forma sostenible sin afectar a la renovación de la biomasa de las poblaciones de peces. Esta tasa de explotación es el «objetivo» fijado por las políticas europeas. Para garantizar que no se supere, y teniendo en cuenta las variaciones medioambientales de un año a otro y la incertidumbre inherente a las estimaciones científicas, una opción podría ser «apuntar» por debajo de ella, es decir, reducir aún más la presión pesquera para ayudar a las poblaciones a recuperarse hasta alcanzar un buen estado. Esto ayudaría a estabilizar las capturas y reforzar la resistencia de las poblaciones frente al cambio global», afirma Alain Biseau, biólogo pesquero de Ifremer y miembro del comité asesor del CIEM (Comité Internacional para la Exploración del Mar). En cada nueva evaluación, los científicos integran los datos del año más reciente y revisan las estimaciones de años anteriores para acercarse lo más posible a la realidad. Estas revisiones forman parte del proceso científico establecido. Pueden dar lugar a una revisión del estado de una población de peces estimada el año anterior, sobre todo cuando los indicadores (biomasa y presión pesquera) se aproximan a los umbrales de referencia del rendimiento máximo sostenible. Así, algunas poblaciones pueden pasar de un estado a otro de un año para otro.

En la evaluación de 2021, la proporción de poblaciones explotadas de forma sostenible en 2020 se estimó en un 56%. Esta cifra de 2021 se revisó a la baja en la evaluación de 2022, pasando del 56% al 48%, debido principalmente a la revisión de la situación de la caballa del Atlántico nororiental. Esta población, que aportó alrededor del 7% de los desembarques totales en 2020, ha pasado de «buen estado» a «sobreexplotada». Por primera vez, el Ifremer ha elaborado una evaluación anual del estado de las poblaciones de peces en los cinco departamentos de ultramar: Mayotte, Reunión, Guayana, Martinica y Guadalupe. El resultado es que este diagnóstico inicial revela situaciones muy diferentes de un departamento a otro. «En general, carecemos de conocimientos sobre una gran parte de las poblaciones de peces, que representan el 43% de los desembarques en estas regiones, para elaborar un dictamen sobre su estado ecológico, a excepción de las grandes especies pelágicas (atún, pez espada, aguja, etc.), que son objeto de un estrecho seguimiento por parte de diversas comisiones internacionales. En el caso de la mayoría de las especies costeras, hay que reforzar su seguimiento para permitir una gestión sostenible», explica Alain Biseau. Lejos de ser suficiente, esta primera evaluación marca el compromiso del Ifremer con este tema, que ahora se ha convertido en una prioridad para el Instituto. Se realizó a petición del Estado en el marco de la financiación europea prevista para renovar la flota pesquera de estos departamentos. Más información sobre la evaluación de 2022 en los territorios franceses de ultramar Un estatus especial: estos cinco territorios franceses de ultramar tienen el estatus de regiones ultraperiféricas europeas (RUP). Se les aplica la Política Pesquera Común y están sujetos a las mismas normas y reglamentos.

Artículos relacionados

Lo más popular