lunes, noviembre 29, 2021
Inicio Investigación ICCAT deberá tomar decisiones de calado sobre atunes tropicales y el marrajo

ICCAT deberá tomar decisiones de calado sobre atunes tropicales y el marrajo

La Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (ICCAT) celebrará celebra hasta el 23 de noviembre su negociación anual, en la que naciones de todo el mundo decidirán sobre la pesca de especies cruciales para España como los atunes tropicales, el bonito, atún rojo o el marrajo.

La organización señala a la UE como la «principal amenaza» para llegar a un acuerdo sólido sobre el marrajo, porque sus barcos acaparan la mayor parte de los desembarcos en el Atlántico norte, que solo se han limitado este año. Y aunque reconoce que España y Portugal han instaurado límites de pesca de la especie desde su inclusión en la lista de la CITES, la Shark League se queja de que las medidas han cambiado «considerablemente» durante el tiempo que han estado activas.

«Nos obligan a destruir el marrajo como si fuese droga», denuncian armadores

E. ABUÍN

Por otro lado, subraya que en la reunión de la ICCAT se estudiarán otras propuestas que refuercen la prohibición del cercenamiento de las aletas de los tiburones y asignen cuotas para las tintoreras del Atlántico sur.

La presidenta de Shark Advocates InternationalSonja Fordham, afirma que esta reunión es «un punto de inflexión» para los marrajos, ya que el «agotamiento» de la población del Atlántico norte es una de las «crisis de conservación de los tiburones más acuciantes, pero dispone de solución». Y también señala que la prohibición propuesta «resulta muy necesaria para evitar daños adicionales a la población y al ecosistema asociado».

Fordham asegura que tanto Estados Unidos como la UE tienen un «sólido historial» en conservación de tiburones, y por ello afirma que su deseo es «que estas influyentes partes de la ICCAT cesen de oponerse a la prohibición total y a largo plazo relativa al marrajo y ayuden a garantizar su adopción sin más demora».

Por su parte, el director de Conservación de Shark Trust, Ali Hood, se muestra esperanzado «de que la abrumadora preocupación por los marrajos expresada a lo largo de estos años por una multitud de partes interesadas de toda la UE haya servido por fin para que la Comisión Europea se una al elevado número de países que trabajan por una protección efectiva de los marrajos, partiendo de una prohibición en el Atlántico Norte».

«La aceptación de una prohibición total le ofrece a la UE la oportunidad no solo de convertirse en parte de la solución para los marrajos, sino de arrojar luz sobre un intrincado mosaico de restricciones y dar un ejemplo muy necesario para alinear las obligaciones de los tratados de pesca y medio ambiente», ha añadido.

Mientras, la coordinadora del programa marino del Ecology Action Centre, Shannon Arnold, ha animado «a todos los países miembros de ICCAT que se han opuesto a los intereses a corto plazo y han presionado a favor de una protección del marrajo fundamentada en la ciencia a que sigan esforzándose durante esta decisiva reunión.

Decisiones importantes sobre túnidos

Los 57 socios de ICCAT -entre los que se encuentran la Unión Europea (UE), Estados Unidos, Brasil, Marruecos o Japón- celebrarán virtualmente su primera asamblea anual en el que tendrán que dilucidar la situación atún rojo del Atlántico oriental y del Mediterráneo, de interés para España -país europeo con mayor cuota- , aunque posiblemente se mantendrá sin variación.

Entre las medidas de especial transcendencia están las de los atunes tropicales y el marrajo serán los puntos fuertes de la negociación.

El atún rojo oriental, que durante muchos años ha sido la pesquería “estrella” de ICCAT es un ejemplo de recuperación y, de hecho, entre la flota española cunden las demandas de incremento de cuota, parafraseadas incluso por el Gobierno.

Los científicos recomiendan mantener el Total Admisibles de Capturas (TAC), actualmente de 36.000 toneladas (6.100 para España) mientras se avanza en un modelo de gestión que supondrá en el futuro fijar sus capturas de forma automática y técnica.

Por otro lado, han crecido las peticiones de capturas por parte de muchos países sin registro de capturas, pero la Comisión Europea (CE) -en nombre de la UE- defenderá que se mantengan los criterios de reparto porque cuando la especie estaba en estado delicado “muchas flotas hicieron sacrificios”..

En relación al patudo, la última evaluación de 2021 arroja datos positivos inéditos desde años, tras las sucesivas reducciones de TAC hasta 62.500 toneladas en 2020 (7.000 para los barcos españoles). Por ello, la flota solicita que ese TAC se eleve a 75.000 toneladas, porque “hay margen de maniobra”.



.



Artículos relacionados

Lo más popular