europa-azul.es
martes, abril 16, 2024
Inicio noticias de pesca El Brexit sigue minando segmentos de la industria pesquera británica cuatro años...

El Brexit sigue minando segmentos de la industria pesquera británica cuatro años después

Los partidarios de la salida del Reino Unido de la UE hace cuatro años prometieron el comienzo de una era dorada para la industria pesquera y marisquera. Los que operan en el sector esperaban que la salida ofreciera más control sobre los volúmenes capturados y las personas que capturan en aguas del Reino Unido, presentando posteriormente más oportunidades de crecimiento, en particular en las comunidades costeras.

Para aquellos que intentan sortear los desafíos únicos que el Brexit ha planteado en la cadena de suministro de productos del mar del Reino Unido, ese optimismo se ha desvanecido para muchos en el sector de los productos del mar del país. Muchos siguen lamentando la burocracia que complica la exportación de muchos tipos de marisco a los principales mercados de ultramar. Si los productos consiguen llegar a Europa, a menudo incurren en importantes costes adicionales. El Brexit también ha limitado el número de trabajadores extranjeros disponibles para ser contratados por los procesadores del Reino Unido, dejándoles luchando por encontrar un número suficiente de empleados para operar de manera rentable.

Según estimaciones recientes del sector del salmón escocés, los costes burocráticos adicionales debidos al Brexit ascienden a unos 12 millones de libras esterlinas (15,3 millones de dólares, 14,1 millones de euros) más de lo que el sector habría experimentado de otro modo, y el organismo comercial Salmon Scotland señala la «dolorosamente lenta» progresión en la introducción de nuevas medidas para facilitar el flujo comercial y abrir nuevos mercados. Todo ello a pesar de que la demanda internacional del producto sigue siendo «increíblemente alta» y de que el sector mueve 766 millones de libras (977 millones de dólares).

«La demanda internacional de salmón escocés, considerado con razón el mejor del mundo, es increíblemente alta; con menos burocracia, podríamos aumentar aún más las exportaciones. Esto, a su vez, generaría millones de libras para las economías escocesa y del Reino Unido», declaró el Director General de Salmon Scotland, Tavish Scott.

Uno de los métodos con los que el sector está tratando de impulsar la eficiencia es la implantación de un sistema digital para los certificados sanitarios de exportación, todo ello en un intento de eliminar los 3 millones de libras (3,8 millones de dólares, 3,5 millones de euros) extra que el papeleo post-Brexit ha costado a las empresas salmoneras, según estimó anteriormente Salmon Scotland. Esto aún no se ha hecho realidad a pesar del éxito de la prueba piloto que tuvo lugar hace más de dos años.

Por otra parte, la frustración predominante en el sector marisquero del Reino Unido se refiere principalmente a la exportación de moluscos bivalvos, ya que la UE tras el Brexit solo permite la entrada de mejillones, ostras, berberechos, almejas y vieiras procedentes de lo que considera la clasificación de aguas más limpias (Clase A), o si los productos han sido sometidos a purificación/depuración antes de la exportación.

La mayoría de las aguas del Reino Unido no entran en esa categoría, y los mariscos procedentes de aguas de clase B que no estén depuradas no pueden exportarse a la UE. Se trata de restricciones que no se aplicaban al Reino Unido cuando era Estado miembro de la UE, pero sí ahora que es un tercer país. El país también carece de infraestructuras de depuración.

La mayoría de las aguas del Reino Unido no entran en esa categoría, y los mariscos procedentes de aguas de clase B que no estén depuradas no pueden exportarse a la UE. Se trata de restricciones que no se aplicaban al Reino Unido cuando era Estado miembro de la UE, pero sí ahora que es un tercer país. El país también carece de infraestructuras de depuración.

Según David Jarrad, Director Ejecutivo de la Asociación de Marisqueros de Gran Bretaña (SAGB), el cierre del acceso a los mercados de la UE ha sido catastrófico para las empresas marisqueras británicas, ya que históricamente han representado alrededor del 80% de las exportaciones totales. Jarrad explicó a SeafoodSource que el sector del mejillón de Gales ha sido arrasado. Pasó de exportar casi 14.000 toneladas métricas (TM) en 2009 a sólo 5 TM en 2022.

«Brexit es el regalo que sigue dando – o, más bien, quitando», dijo Jarrad. «El control de que no se nos permita vender a Europa marisco de clase B sin depurar ha acabado con el sector».

Artículos relacionados

Lo más popular