martes, mayo 24, 2022
Inicio noticias de pesca Comercialización La guerra de Ucrania trata de acabar con el principio 'de la...

La guerra de Ucrania trata de acabar con el principio ‘de la granja a la mesa’

La Guerra de Ucrania está repercutiendo negativamente como argumento para negar los objetivos climáticos de la UE. En principio ha vuelto a poner en primer plano la cuestión de la soberanía alimentaria y el papel de la UE como proveedor de alimentos. Para conseguirlo, el principal sindicato agrícola, la FNSEA, está haciendo campaña para acabar con la estrategia europea «de la granja a la mesa», que prevé una reducción del 50% de los pesticidas para 2030. Esta demanda ha sido tenida en cuenta por la Comisión, que ha anunciado que está revisando este ambicioso plan. Greenpeace denuncia que se trata de un «lobby» destinado a «deshacer los raros avances medioambientales». La acuicultura española ha hecho importantes esfuerzos para fomentar el conocimiento de la sociedad de los productos acuícolas.


«Ya no podemos depender de otros para alimentarnos, cuidarnos, informarnos, financiarnos». A pocos días de la cumbre organizada por Emmanuel Macron en Versalles sobre la soberanía europea, el presidente de la República hace reiterados llamamientos a un «nuevo modelo económico basado en la independencia y el progreso». La pesca es uno de sus objetivos. En medio de la guerra de Ucrania, la cuestión está más de actualidad que nunca. El país es un gran productor de cereales en Europa. Ucrania representa el 50% de las exportaciones mundiales de aceite de girasol y, junto con Rusia, un tercio de las exportaciones de trigo.

Al comienzo de la crisis, Sébastien Abbis, investigador de Iris y director del Club Demeter, explicó que el trigo es «un arma geopolítica» y que una Ucrania en manos de Rusia «pone en peligro la seguridad alimentaria de muchos países» como Egipto, Indonesia y Argelia. Europa tiene «la responsabilidad de alimentar a su población», subrayó el Ministro de Agricultura, Julien Denormandie. En medio del Salón de la Agricultura, los agricultores del principal sindicato agrícola, la FNSEA, defienden la idea de un «escudo alimentario» para evitar ser «dependientes de Rusia». «Ser capaz de alimentar a su población es el verdadero punto fuerte hoy en día. La soberanía alimentaria es frágil y corremos el riesgo de verla pronto», insistió la presidenta de la FNSEA, Christiane Lambert.

«Producir más en nuestro territorio


El objetivo prioritario del sindicato en sus demandas para lograr su objetivo es la estrategia europea «de la granja a la mesa», que la FNSEA ha denunciado constantemente desde su presentación hace dos años. Denuncia su «lógica de decrecimiento» cuando, por el contrario, es necesario «producir más en nuestro territorio». Este plan «De la granja a la mesa», que forma parte del «Green Deal», pretende reducir a la mitad el uso de pesticidas en la UE para 2030, reducir el uso de fertilizantes en un 20% y dedicar una cuarta parte de las tierras cultivadas a la agricultura ecológica.

En Twitter, la responsable de la campaña de agricultura y alimentación de Greenpeace Francia, Laure Ducos, salió a la palestra para denunciar el «lobby» del sindicato. «La FNSEA se aprovecha de estas dificultades (la perturbación de los mercados agrícolas mundiales, nota del editor) para intentar, en nombre de la soberanía alimentaria de la UE, deshacer raros avances medioambientales. En cualquier caso, la FNSEA ha recibido el apoyo del Ministro de Agricultura, Julien Denormandie, que declaró en una rueda de prensa que la Comisión reevaluaría el programa «De la granja a la mesa» para ver si es necesario ajustarlo a la luz de la visión política de la soberanía agroalimentaria europea.


Citado por Euractiv, el Comisario de Agricultura, Janusz Wojciechowski, dijo: «No queremos barrer estas estrategias, no queremos ponerlas en cuestión. Pero hay otros elementos que deben reexaminarse a la luz de la situación actual. La FNSEA también pidió que se dejara de retirar el 4% de las tierras como se indica en la futura Política Agrícola Común, aunque este periodo de descanso permite regenerar las tierras y crear zonas de refugio para la biodiversidad en medio de una extinción masiva de invertebrados.

. Una situación denunciada por Yannick Jadot. De visita en el Salón de la Agricultura, el candidato ecologista se mostró «preocupado por escuchar aquí una musiquita que nos hace retroceder 30 años, siempre hay que producir más» para responder a la guerra de Ucrania, que está perturbando los mercados agrícolas, tronó. Un «pretexto», e incluso «la instrumentalización de una situación dramática».

Artículos relacionados

Lo más popular