europa-azul.es
sábado, diciembre 3, 2022
Inicio Europa Daniel Guéguen "El lobby de las ONG es más eficaz que el...

Daniel Guéguen «El lobby de las ONG es más eficaz que el de las empresas



Los grupos de presión europeos en Bruselas alimentan muchas fantasías. Daniel Guéguen lo sabe bien. En 45 años, este franco francés se ha convertido en una de las figuras de la escena de la influencia de Bruselas. Dirigió el lobby agrícola europeo, luego el lobby del azúcar, antes de establecer sus propias estructuras de presión. En la entrevista que nos ha concedido, quiere «doblar el cuello» de algunos «tontos».A nivel industrial, es un gran lío. Hay lobbies por todas partes, cada uno trabajando en su rincón», explica Daniel Guéguen.

Jacques Séguéla escribió: «No le digas a mi madre que me dedico a la publicidad, cree que soy pianista en un burdel». ¿Le dijiste a tu madre que eras un lobista en Bruselas?


Sí, asumo el término. Pero se está volviendo valiente… ¡Los grupos de presión son malos! Es el defensor de los poderes del dinero, las multinacionales, el capitalismo, etc. Esa es la imagen que da el término. Pero hay que corregirlo.

¿Entiende esta mala imagen?

Entiendo de dónde viene. En primer lugar, proviene de una corrección política general, que se está desarrollando, incluso en los medios de comunicación. A medida que los temas se complican, existe la tentación de caricaturizarlos. Hay buenos y malos lobistas. Los buenos grupos de presión son los que representan la ecología, el medio ambiente, la seguridad alimentaria, la sociedad civil, las ONG, etc. Y los malos grupos de presión son los que representan el medio ambiente, la seguridad alimentaria, la sociedad civil, las ONG, etc. Y los malos son los vinculados a las asociaciones comerciales sectoriales, la industria, la agricultura, etc. Segundo punto: las redes sociales tienen un efecto acelerador de la caricatura. Creo que es muy injusto, porque todos estamos en el mismo barco, y el lobby, que también puede llamarse «representación de intereses» o «mediación», forma parte del proceso de decisión europeo. No hay proyecto de ley, directiva o reglamento que no se someta a los lobbies en el sentido más amplio del término para su examen. Todos son consultados. Y luego la Comisión Europea toma sus decisiones.

¿No es el lobista un especialista en las debilidades del sistema, en sus defectos?


El cabildeo es una profesión. Mucha gente piensa que hacemos relaciones públicas, que jugamos al golf con los eurodiputados, que hacemos gueuletons a la derecha y a la izquierda… Esto es falso. No es un trabajo de representación en absoluto. Es un trabajo de expertos. Pero primero quiero decir que es una profesión limpia, aunque creo que le falta transparencia y que debería haber una regulación obligatoria de los lobbies.

¿Qué era un grupo de presión en los felices días en que comencé mi carrera, hace 45 años?

Un buen lobista era un técnico que conocía su materia. Identificó quiénes eran sus interlocutores naturales, principalmente en la Comisión, un poco en su país y otro poco en el Parlamento, y fue a verlos para explicarles su caso. El funcionario o el representante electo ya tenía muchas ganas de reunirse con personas que tuvieran credibilidad.

Ahora, la credibilidad técnica sigue siendo absolutamente esencial, salvo que es aún más complicada que antes: se necesitan personas ultra especializadas. Se han añadido otros dos parámetros. El malogrado Tratado de Lisboa, que fue rechazado por franceses y holandeses en 2005, pero que volvió a entrar por la ventana en 2009, debía simplificar las instituciones. En realidad, es un monstruo legal, con mucha opacidad, excepciones, derogaciones y casos especiales.

En algún momento, hay que ser un abogado, un especialista en el proceso de toma de decisiones, para entender exactamente a qué juego se está jugando.

Hay un tercer elemento. Ahora bien, cuanto más complicado sea, más sencillo tiene que ser. Y cuanto más importantes son las redes sociales, más hay que aprender a comunicarse con estas nuevas herramientas. Hay que tener una narrativa y unos documentos que se puedan entender con sólo mirarlos…

Por tanto, un equipo de lobby de éxito es un técnico, un especialista en procedimientos y un especialista en comunicación.

¿Realmente está siempre limpio? ¿Te has encontrado alguna vez con prácticas sucias?

Sí, pero no tanto. La opinión pública exige transparencia y normas, y con razón. Porque nuestro negocio también toca temas sensibles: seguridad, blanqueo de dinero, salud pública, etc. Y estoy a favor de la transparencia y las normas. Y estoy a favor de la regulación obligatoria de esta profesión.

Realmente está siempre limpio? ¿Te has encontrado alguna vez con prácticas sucias?

Sí, pero no tanto. La opinión pública exige transparencia y normas, y con razón. Porque nuestro negocio también toca temas sensibles: seguridad, blanqueo de dinero, salud pública, etc. Y estoy a favor de la transparencia y las normas. Y estoy a favor de la regulación obligatoria de esta profesión.

¿Lo que han puesto en marcha las instituciones europeas es demasiado débil?


Sí, demasiado débil. Antes existía el famoso registro de transparencia, en el que los grupos de presión debían registrarse, pero era opcional. Ahora se ha convertido en algo obligatorio. Pero no hay control ni sanciones, es sólo un juego.

A menudo oímos que los grupos de presión preparan enmiendas legislativas para ciertos diputados… ¿La democracia europea no funciona bien?

¡Es el Oso de la Guarda! El trabajo del lobista es conseguir que la legislación sea favorable a los intereses que defiende. Al legislador le corresponde legislar, a los poderes públicos les corresponde hacer su trabajo. La redacción de una enmienda no forma parte del trabajo diario, pero puede ocurrir. El Parlamento es una institución abierta. Y lo que puede ser cierto para las representaciones de intereses económicos, profesionales o sectoriales es igualmente cierto para las ONG y la sociedad civil.


En general, se cree que los grupos de presión industriales tienen mucho dinero, a diferencia de las ONG. Hay que acabar con este tipo de tonterías. La verdad es que la sociedad civil está mucho mejor organizada que las profesiones. Tiene un sistema de funcionamiento absolutamente admirable, con un grupo de coordinación central, luego una organización por ramas: está el famoso G10, que representa a las ONG medioambientales (WWF, Greenpeace, Amigos de la Tierra, etc.), luego está la rama social, la rama «desarrollo», la rama «derechos humanos», la rama «educación», la rama «cultura», etc. Y, dentro de cada rama, está la rama «sociedad civil». Y dentro de cada grupo, están especializados. Vemos al WWF por la pesca, a Greenpeace por los transgénicos, a la Red de Acción Climática por las emisiones de CO2… A nivel industrial, es un gran lío. Hay lobbies por todas partes, cada uno trabajando en su rincón: hay que avanzar de verdad…

También hemos oído que, en los casos importantes, la industria va a ver a los comisarios o a los directores generales mucho más a menudo que las ONG. Estoy metiendo la pata a propósito, pero ¿para qué sirven hoy los comisarios y los directores generales? ¿Son los hombres clave para la legislación en Bruselas? ¡Claro que no! El importante aquí en Bruselas es el que tiene la pluma, el funcionario de la oficina. Si puedo elegir entre almorzar con el Comisario o comer un sándwich con el funcionario, elijo el sándwich con el funcionario.

Por último, se dice que las ONG no tienen medios. No estoy de acuerdo. El WWF, por ejemplo, tiene un equipo de 50 personas, 10 de las cuales tienen un doctorado en ciencias o bioquímica. Son personas muy serias, que hacen muy bien su trabajo.

El método de las ONG es en realidad más sofisticado. Es más eficaz, más racional, más orientado a las tendencias actuales que el método -o la falta de método- de muchas industrias, que están totalmente ancladas en el pasado.

Aparte de la acción de los grupos de presión, ¿qué opinión le merece la Unión Europea?

Es absolutamente necesario reformar el sistema europeo. Es dramático. La Unión es un gran proyecto, y yo sigo siendo un europeo convencido: necesitamos más Europa, no menos Europa. Pero Europa debe tener una visión política. Ha sufrido tres desarrollos devastadores. La primera fue la ampliación acelerada. A los 12 años, era manejable. A los 15 años, ya era casi inmanejable. ¡Ahora son 28! Es el mínimo común denominador. Eso fue un gran error.


El segundo error fue hacer el euro sin sentar las bases federales de la Unión. Una moneda única debe basarse en un sistema de inspiración federal, con un mercado único, una ciudadanía común, una fiscalidad y unos sistemas sociales armonizados, etc. Este no es el caso, ya que el euro no es una moneda federal. Este no es el caso, y el euro sigue siendo, en mi opinión, insostenible.

Artículos relacionados

Lo más popular