viernes, septiembre 17, 2021
Inicio Investigación Las aves marinas dan la alarma

Las aves marinas dan la alarma

Los cambios en la productividad de la cría de aves marinas reflejan las diferencias hemisféricas en el calentamiento de los océanos y el uso humano, y reclaman la necesidad de políticas que reduzcan los impactos del cambio climático en los ecosistemas marinos del mundo.


Por: Camilla Næss, Instituto Noruego de Investigación de la Naturaleza

Las actividades humanas afectan a los ecosistemas tanto directa como indirectamente a través del cambio climático antropogénico. Sin embargo, los efectos no se distribuyen uniformemente por todo el planeta. El hemisferio norte se está calentando más rápido que el sur, y los ecosistemas marinos responden en consecuencia.

Investigadores de todos los rincones del mundo han unido sus fuerzas y han analizado los datos de seguimiento a largo plazo de 66 especies de aves marinas, que abarcan un periodo de más de 50 años. El estudio, publicado en Science el 28 de mayo de 2021, revela que la asimetría en los cambios de la temperatura del mar se refleja en el éxito reproductivo de las aves marinas. Esto hace que las aves marinas sean una métrica global y rentable para evaluar el cambio del ecosistema marino, proporcionando importantes conocimientos para el seguimiento y la gestión de los ecosistemas.

“Nuestros resultados ilustran el papel fundamental que desempeñan las aves marinas como centinelas del cambio marino global, y ponen de manifiesto la necesidad de políticas que reduzcan los impactos del cambio climático en los ecosistemas marinos del mundo”, afirma William Sydeman, autor principal y científico jefe del Instituto Farallon de California.

Las aves marinas como centinelas de los ecosistemas


Al igual que los canarios advirtieron en su día a los mineros del carbón sobre los gases tóxicos, las aves marinas son uno de los mejores indicadores de alerta temprana de los cambios en los ecosistemas marinos a nivel mundial. Varios aspectos de su rendimiento reproductivo, que pueden controlarse fácilmente en las colonias de cría, responden rápidamente a los cambios en el medio ambiente. La disminución de la productividad, es decir, del número de pollos producidos por hembra al año, indica un declive paralelo de la salud de los océanos y cambios en los ecosistemas en todos los niveles tróficos que son difíciles de observar directamente.

Estudios anteriores han demostrado que cuando el alimento disponible cae por debajo de un tercio de la cantidad máxima registrada, la productividad disminuye, o fracasa por completo, independientemente de la especie. Por encima de este nivel, el número de pollos cías no se ve afectado por los cambios en la disponibilidad de alimento.

“Estas señales podrían utilizarse fácilmente para evaluar el cambio global en los ecosistemas marinos en un marco temporal anual con una coordinación y un intercambio de datos relativamente sencillos de los programas gubernamentales de seguimiento”.

El estudio ha revelado que las aves marinas que se alimentan en la superficie en el hemisferio norte son las más afectadas por los cambios en los ecosistemas. Los modelos climáticos globales predicen un aumento de la estratificación de los océanos causada por el calentamiento de los mismos. Esto puede limitar la entrada de nutrientes en la columna de agua y, en consecuencia, la producción en todos los niveles tróficos, ya que las cadenas alimentarias marinas están inextricablemente conectadas. La disminución de la productividad de las aves marinas en el norte sugiere que la estratificación puede estar afectando ya a los ecosistemas marinos del hemisferio norte.

“Nuestro estudio indica que el pronóstico para la productividad reproductiva sostenida de muchas aves marinas en el hemisferio norte es pobre, a menos que se mejore la disponibilidad de recursos alimenticios”.

Los autores señalan un factor obvio que requiere una atención continua: la gestión de las pesquerías que se dirigen a los pequeños peces pelágicos o al gran zooplancton, que compiten con las aves marinas por los limitados recursos alimentarios. El cierre de las pesquerías en una zona determinada puede ser una estrategia eficaz para mejorar la productividad de las aves marinas en el hemisferio norte.

Aunque la situación es menos urgente en el sur, los autores sugieren el establecimiento de grandes áreas marinas protegidas como medio para mejorar las oportunidades de forrajeo de las aves marinas y mitigar el inminente impacto humano en el hemisferio sur.

Las aves marinas corren un riesgo especial por el cambio climático oceánico, especialmente en combinación con otros impactos humanos como la contaminación y la pesca. El seguimiento a largo plazo es probablemente el mejor método disponible para adquirir conocimientos sobre la complejidad de los ecosistemas marinos, y es esencial para controlar la salud de los océanos.

La serie de seguimiento más larga incluida en el estudio es la del frailecillo atlántico en el archipiélago de Røst (Noruega), que se remonta a 1964.

Artículos relacionados

Lo más popular