miércoles, mayo 25, 2022
Inicio Sector Pesquero Los arrastreros chinos a los que se les conceden derechos de pesca...

Los arrastreros chinos a los que se les conceden derechos de pesca en Madagascar tienen un historial de pesca ilegal y documentos falsos

Las autoridades malgaches han autorizado la pesca de arrastre a una flota de buques chinos que anteriormente fue sorprendida pescando ilegalmente en África Occidental. Según la normativa malgache, ningún barco con antecedentes de pesca ilegal puede pescar en aguas del país a menos que se demuestre un cambio de propiedad. Sin embargo, los documentos de los barcos, que fueron obtenidos por el equipo de la EJF, parecen estar falsificados, lo que plantea importantes cuestiones sobre la propiedad de los arrastreros. Instamos al gobierno a salvaguardar los medios de vida locales y la seguridad alimentaria rescindiendo los derechos de pesca antes de que comience la temporada de arrastre en marzo.

Está previsto que la temporada de pesca industrial del camarón en Madagascar comience el 1 de marzo, con exportaciones dirigidas a los mercados de Europa, Norteamérica y China. Se entiende que la flota en cuestión, compuesta por ocho buques, entró en Madagascar con derechos de pesca expedidos a Mada Fishery, una empresa vinculada a la propiedad china que se registró en Madagascar apenas el año pasado.

En 2020, las autoridades de Gambia detuvieron a tres miembros de la flota -el Gorde 105, el Gorde 106 y el Gorde 107- por pescar ilegalmente en aguas reservadas a la pesca artesanal. Dos de los tres también estaban «embolsando» sus redes, en violación de la normativa pesquera de Gambia.

El viaje de los barcos a Madagascar, facilitado en parte por la armada china, se vio salpicado por una parada en las Seychelles en mayo de 2021, cuando fondearon sin permiso y fueron llevados para su inspección. En aquel momento, los capitanes presentaron documentos para afirmar que tenían negocios legítimos en la región; sin embargo, ahora hemos descubierto que los documentos eran falsos, lo que plantea dudas sobre la verdadera identidad de los buques.

Descubrimos que los números de identificación de cada uno de los cuatro barcos Gorde (105-108) en los certificados de registro de buques chinos no eran válidos. De hecho, los números corresponden a una flota de barcos distinta. Los documentos de los barcos Gorde, que declaran haber sido emitidos por el gobierno chino en 2019, enumeran una empresa llamada Shandong Roncheng Dafa Fisheries Co Ltd como propietaria. Sin embargo, en los registros chinos no figura dicha empresa, según hemos comprobado.

Asimismo, el Identificador de Crédito Social Unificado -un número único asignado a cada corporación en China- no se corresponde con ninguna empresa existente. Asimismo, los códigos de los buques, un número identificador de 16 dígitos utilizado por el gobierno chino para los buques pesqueros, parecen ser incorrectos. Además, los documentos afirman que los barcos de Gorde tienen licencia del gobierno chino para pescar en sus aguas territoriales, no en el extranjero, y un conjunto de documentos de los barcos emitidos por China, conocidos como Certificados Internacionales de Arqueo, no están firmados por las autoridades pertinentes.

Cuando fueron interceptados en las Seychelles, los barcos de Gorde también mostraban el mismo indicativo de llamada en sus cascos y en sus documentos, lo que ofusca aún más su identidad.

El código de pesca de Madagascar establece que el ministerio de pesca «debe rechazar» la concesión de una licencia a cualquier buque extranjero que «haya participado en el pasado en operaciones de pesca ilegal, no regulada o no declarada».

El gobierno de Madagascar debe adherirse a su bien diseñado código de pesca e investigar y suspender los derechos de pesca de todos los buques de Mada Fishery vinculados a la pesca ilegal. Es vital que el Ministerio de Pesca actúe ahora, antes de que comience la temporada de pesca de arrastre, para proteger los medios de vida y la seguridad alimentaria de las comunidades costeras locales, que se han visto muy afectadas por los recientes ciclones. Todo parece indicar que esta empresa está utilizando la lamentable falta de transparencia de la pesca mundial para ocultar su historial de infracciones ilegales. Es crucial que los operadores de buques rindan cuentas de sus prácticas pesqueras. Pero esa responsabilidad no será posible mientras se permita pescar en aguas de Madagascar a empresas de las que se sabe tan poco, como Mada Fishery. Se necesitan urgentemente en todo el mundo medidas de transparencia -como hacer públicos los historiales ilegales y publicar detalles claros sobre la propiedad- junto con una aplicación estricta de las leyes de pesca.

Los misterios que rodean a la pesquería de Mada se han sumado a la opacidad de un sector de la pesca de arrastre ya sometido a escrutinio por su impacto social y medioambiental. Varias empresas de pesca de arrastre probablemente pescaron el año pasado en aguas reservadas a los pescadores artesanales de Madagascar, según muestran los datos de AIS, y no sólo ocasionalmente, sino de forma sistemática. Esta actividad industrial amenaza los medios de subsistencia y la seguridad alimentaria de los pescadores artesanales y las comunidades costeras

Artículos relacionados

Lo más popular