miércoles, mayo 25, 2022
Inicio noticias de pesca Comercialización La FAO destaca los posibles beneficios y riesgos asociados a los alimentos...

La FAO destaca los posibles beneficios y riesgos asociados a los alimentos del mañana 

Medusas, algas o peces de cultivo celular: oportunidades para alimentar al mundo. Pero ahora es el momento de prepararse para posibles problemas de seguridad


Ya sean nuevos alimentos como las medusas, los insectos comestibles y la carne basada en células, o nuevas tecnologías como el blockchain, la inteligencia artificial y la nanotecnología, el futuro promete interesantes oportunidades para alimentar al mundo. Sin embargo, ahora es el momento de empezar a prepararse para cualquier posible problema de seguridad.

Un informe publicado por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) examina cómo los principales factores mundiales, como el crecimiento económico, los cambios en el comportamiento de los consumidores y las pautas de consumo, el crecimiento de la población mundial y la crisis climática, determinarán la seguridad alimentaria en el mundo del mañana. La idea de este ejercicio de reflexión a largo plazo es ayudar a los responsables políticos a anticiparse a posibles problemas futuros, en lugar de reaccionar ante ellos cuando ya se han materializado.

«Estamos en una época en la que las innovaciones tecnológicas y científicas están revolucionando el sector agroalimentario, incluido el ámbito de la seguridad alimentaria. Es importante que los países sigan el ritmo de estos avances, especialmente en un área tan crítica como la seguridad alimentaria, y que la FAO asesore sobre la aplicación de la ciencia y la innovación», aseguró Ismahane Elouafi, Jefe Científico de la FAO.

Pensando en el futuro de la seguridad alimentaria – Un informe de prospectiva que traza algunas de las cuestiones emergentes más importantes en la alimentación y la agricultura, centrándose en las implicaciones de la seguridad alimentaria que están cada vez más en la mente de los consumidores de todo el mundo. Adopta un enfoque de previsión basado en la idea de que las raíces de cómo podría desarrollarse el futuro ya están ahí hoy en forma de señales tempranas. El seguimiento de estas señales mediante la recopilación sistemática de información aumenta la probabilidad de que los responsables políticos estén mejor preparados para abordar las nuevas oportunidades y desafíos.

Principales impulsores y tendencias

El informe abarca ocho grandes categorías de impulsores y tendencias: el cambio climático, las nuevas fuentes de alimentos y los sistemas de producción, el creciente número de granjas y huertos en nuestras ciudades, el cambio en el comportamiento de los consumidores, la economía circular, la ciencia del microbioma (que estudia las bacterias, los virus y los hongos que hay en nuestros intestinos y sus alrededores), la innovación tecnológica y científica y el fraude alimentario.

Conclusiones más interesantes del informe:

Mayor exposición a los contaminantes – El impacto de los cambios en los patrones climáticos y las temperaturas ha recibido mucha atención y la FAO ha publicado recientemente un informe sobre las implicaciones del cambio climático en la seguridad alimentaria en 2020 . Pruebas recientes indican un grave impacto del cambio climático en diversos contaminantes biológicos y químicos presentes en los alimentos al alterar su virulencia, presencia y distribución. Las zonas tradicionalmente más frías se están volviendo más cálidas y favorables para la agricultura, abriendo nuevos hábitats para las plagas agrícolas y las especies de hongos tóxicos. Por ejemplo, las aflatoxinas, que tradicionalmente se consideraban un problema sobre todo en zonas de África, están ahora establecidas en el Mediterráneo.


Medusas, algas e insectos – Las variedades comestibles de medusas se han consumido durante generaciones en algunas partes de Asia. Son bajos en carbohidratos y altos en proteínas, pero tienden a estropearse fácilmente a temperatura ambiente y pueden actuar como vectores de bacterias patógenas que pueden afectar negativamente a la salud humana.

El consumo de algas se está extendiendo más allá de Asia y se espera que siga creciendo, en parte por su valor nutricional y su sostenibilidad (las algas no necesitan fertilizantes para crecer y ayudan a combatir la acidificación de los océanos). Un posible motivo de preocupación es su capacidad para acumular altos niveles de metales pesados como arsénico, plomo, cadmio y mercurio. El interés por los insectos comestibles también está creciendo en respuesta a la creciente concienciación sobre el impacto medioambiental de la producción de alimentos. Aunque pueden ser una buena fuente de proteínas, fibra entre otros.

Alternativas vegetales – Cada vez más personas se hacen veganas o vegetarianas, a menudo alegando la preocupación por el bienestar animal y el impacto de la ganadería en el medio ambiente. Esto ha llevado al desarrollo de diversas alternativas vegetales a la carne, con un aumento de las ventas mundiales de dichos productos. Con la expansión de las dietas basadas en plantas, es necesaria una mayor concienciación sobre la introducción de problemas de seguridad alimentaria, como los alérgenos de alimentos antes poco comunes.

La carne basada en células -la profecía de Winston Churchill de que un día «nos libraremos del absurdo de cultivar un pollo entero para comer su pechuga o su ala, cultivando estas partes por separado en un medio adecuado»- se está convirtiendo en una realidad, con decenas de empresas conocidas en todo el mundo que están desarrollando filetes, hamburguesas de ternera o nuggets de pollo basados en células. Algunos ejemplos de problemas potenciales son el uso de suero animal en los medios de cultivo, que puede introducir contaminación microbiológica y química.

Nuevas tecnologías – Una revolución tecnológica está transformando nuestros sistemas alimentarios, ayudándonos a producir más con menos. Algunos ejemplos son los envases inteligentes que prolongan la vida útil de los productos alimenticios, la tecnología blockchain que garantiza el seguimiento de los alimentos a través de las cadenas de suministro y las impresoras 3D que producen dulces e incluso texturas «similares a la carne» utilizando ingredientes de origen vegetal. Como ocurre con todas las tecnologías emergentes, hay oportunidades y desafíos. Para que estas tecnologías estén al alcance de todos, será crucial promover las normas y las mejores prácticas, el acceso a bases de datos de referencia fiables y curadas, la comunicación de las lecciones aprendidas y la transparencia en el intercambio de datos entre las partes interesadas.
En un mundo que cambia rápidamente, la previsión es más importante que nunca. Al compartir su información, la FAO pretende apoyar a los países y regiones que carecen de recursos adecuados para poner en marcha sus propios programas de previsión.

Coincidiendo con la presentación del informe, la FAO y la Organización Mundial de la Salud anunciaron que la edición de este año del Día Mundial de la Seguridad Alimentaria, el 7 de junio, se centrará en el tema «Alimentos más seguros, mejor salud».

Artículos relacionados

Lo más popular