viernes, septiembre 17, 2021
Inicio noticias de pesca El agotamiento de las cuotas de pesca en Europa se agudiza para...

El agotamiento de las cuotas de pesca en Europa se agudiza para los armadores

Con el verdel agotado hace meses y la anchoa a partir del 1 de junio, los armadores tienen muy pocos días del año y sobre todo especies para sacar rentabilidad al año. Y al otro lado de la frontera, lenguado y caballa en la Aquitania francesa hacen levantar estupor al sector. En Italia las quejas se centran en la pesca accidental de atún rojo.

“Con el cierre de la pesca incidental del atún rojo, se ha vuelto a plantear el problema de la gestión de las cuotas. Necesitamos un cambio de ritmo”, dijo el diputado italiano de la Lega Nord Lorenzo Viviani, líder del grupo en la Comisión de Agricultura y Pesca.

Muchos pescadores que hoy capturan atún accidentalmente no podrán ponerlo en el mercado”, continuó. Un despilfarro biológico de recursos, un despilfarro económico para las empresas y los operadores que ya han sido puestos a prueba por la crisis de la pandemia. Un grave perjuicio para todo el sector que, además, podría favorecer las prácticas ilegales.

“Necesitamos un nuevo reparto de cuotas a nivel nacional para lo que podemos definir como oro azul, presente en grandes cantidades en nuestro mar”, concluyó Viviani.


Las cuotas de lenguado y caballa de los pescadores que no son miembros de una organización de productores (OP) en Nueva Aquitania se cerraron muy pronto este año. El problema del lenguado en el Golfo de Vizcaya se ve sin duda amplificado por la reducción del TAC (total admisible de capturas) del 7% decidida en el último consejo de ministros de pesca europeos de diciembre de 2020. En cuanto a la caballa, que es una de las poblaciones compartidas con el Reino Unido, la asignación es para una cuota provisional hasta finales de julio, fijada en un nivel bastante bajo. Es probable que al cierre de la subcuota de la organización no pesquera de Nueva Aquitania le sigan otras.

El anuncio publicado en el Diario Oficial el 15 de mayo, en el que se reconoce esta decisión, ha hecho reaccionar a Alain Argelas, antiguo armador de Lège-Cap Ferret y presidente de honor del sindicato de armadores y marineros de la Gironda francesa. En un correo electrónico enviado a la Dirección de Pesca y al Comité Departamental de Pesca Marítima de la Gironda, considera que esta prohibición, que “pone en dificultades a un gran número de pequeños armadores”, es el resultado de una mala gestión de estas subcuotas por parte de la administración.

Y de un mal reparto del recurso entre los buques. Es absurdo haber dejado que algunos barcos exploten el lenguado este invierno con longitudes de red desproporcionadas, cuando se vendía a 8-10 euros, sin haber puesto el freno e impuesto medidas de gestión”, afirma el antiguo armador. En la venta directa en la lonja durante el verano, el lenguado puede venderse a más de 20 euros y la caballa a casi 9 euros. ” Cita el precio de 23 euros, alcanzado el lunes 17 de mayo en la subasta de Arcachon.

¿Restricciones demasiado tarde?

Para Alain Argelas, cuyos hijos navegan en varios barcos, la administración debería aplicar a los no miembros de las OP lo que pide a las OP que hagan por sus miembros. Recuerda que cuando se produjo una situación similar con la merluza (con, en aquel momento, grandes fileteadores de propiedad española cuya adhesión no fue aceptada por ninguna OP), “los comités de pesca acordaron una restricción diaria una vez alcanzado el 60% de la cuota”.

La regla general es que una cuota se cierra cuando se alcanza el 80% de su consumo”, responde Éric Banel, director de pesca, que considera que hay por tanto un seguimiento. A continuación, en función de las poblaciones, del nivel de la cuota, de su sensibilidad y de las capacidades de control, se puede adaptar el umbral de cierre. “

Artículos relacionados

Lo más popular