martes, abril 20, 2021
Inicio Sector Pesquero La pesca artesanal africana, a la cabeza de la lucha contra las...

La pesca artesanal africana, a la cabeza de la lucha contra las empresas pesqueras industriales opacas



Durante décadas, los países costeros africanos han acogido en sus aguas a buques pesqueros industriales de propiedad extranjera, a menudo con el objetivo declarado de ampliar su capacidad pesquera. Sin embargo, como muchos países restringen el acceso a sus recursos a los operadores nacionales, esto obliga a los propietarios de estos buques extranjeros a formar empresas conjuntas con nacionales de estos países. Según Capecffa “en la mayoría de los casos, estas empresas conjuntas son ficticias, en el sentido de que el socio nacional africano de la empresa conjunta es un representante utilizado para registrar el buque extranjero a nivel local, dándole así acceso a las aguas pesqueras del país. Con pocas excepciones, las actividades de estas empresas conjuntas son opacas y ocultan prácticas corruptas que permiten a los buques de las empresas conjuntas pescar a su antojo sin respetar las medidas de gestión de la pesca y de conservación de los ecosistemas, amenazando la supervivencia de las comunidades pesqueras artesanales locales”.

En los últimos diez años, la CAOPA ha puesto de manifiesto las repercusiones de estas empresas pesqueras de propiedad extranjera en las comunidades costeras, y ha pedido la creación de un marco transparente y sostenible para sus actividades.

A finales de 2020, el CAOPA celebró un seminario web consecutivo, seguido de una reunión presencial en Senegal, sobre el tema: “Empresas conjuntas en la pesca: hacia un marco más sostenible y transparente”. En conjunto, estos actos reunieron a más de ochenta participantes, entre los que se encontraban representantes de organizaciones de pesca artesanal de Costa de Marfil, Gambia, Guinea-Bissau, Senegal y organizaciones de la sociedad civil.

A partir de casos concretos de Senegal, Costa de Marfil y Madagascar, y con el apoyo de abogados y expertos, los participantes se preguntaron cómo hacer transparentes las actividades de estas empresas pesqueras mixtas. ¿Cómo organizar y controlar sus actividades para que no tengan un impacto negativo en la vida de las comunidades costeras? ¿Cómo podemos garantizar que contribuyan a las finanzas públicas de los países de acogida mediante una fiscalidad más justa?

Un ejemplo de lo peor: Costa de Marfil
El caso de Costa de Marfil ilustra los excesos del sistema de empresas mixtas. De los 80 barcos de pesca industrial con base en el puerto de Abiyán, 55 están gestionados por empresas pesqueras mixtas de derecho marfileño, con gestores de nacionalidad china. La contribución del socio marfileño en términos de capital social es irrisoria, generalmente uno o dos millones de francos CFA, mientras que una de estas empresas gestiona a veces más de diez barcos. Como ha señalado recientemente la publicación Spotlight, el hecho de que estas empresas posean pocos activos “puede dificultar o imposibilitar que las autoridades identifiquen al verdadero propietario del buque, o que impongan sanciones económicas que no sean la incautación del propio buque, lo que puede no tener un impacto financiero significativo para el propietario y, en cambio, puede tener un coste importante para el país en forma de tasas portuarias, reventa o desmantelamiento”.

Los buques gestionados por estas empresas conjuntas suelen enarbolar la bandera del país anfitrión, como en esta foto tomada en el puerto de Bissau: buques con nombres que suenan a chino enarbolando la bandera de Santo Tomé.

Un ejemplo de lo peor: Costa de Marfil


El caso de Costa de Marfil ilustra los excesos del sistema de sociedades mixtas. De los 80 barcos de pesca industrial con base en el puerto de Abiyán, 55 están gestionados por empresas pesqueras mixtas de derecho marfileño, con gestores de nacionalidad china. La contribución del socio marfileño en términos de capital social es irrisoria, generalmente uno o dos millones de francos CFA, mientras que una de estas empresas gestiona a veces más de diez barcos. Como ha señalado recientemente la publicación Spotlight, el hecho de que estas empresas posean pocos activos “puede dificultar o imposibilitar que las autoridades identifiquen al verdadero propietario del buque, o que impongan sanciones económicas que no sean la incautación del propio buque, lo que puede no tener un impacto financiero significativo para el propietario y, en cambio, puede tener un coste importante para el país en forma de tasas portuarias, reventa o desmantelamiento”.

Los buques gestionados por estas empresas son de origen chino y son “marfilizados” (reabanderan el buque) o fletados (mantienen la bandera china). La marfilización de un buque otorga ventajas al armador, entre ellas: exención de impuestos sobre el combustible, reducción de las tasas portuarias, menor coste de la licencia de pesca, prioridad a efectos administrativos. Nunca se respetan las condiciones de la nacionalidad marfileña, definidas por el Código Marítimo de Costa de Marfil (art. 69 a 72), tales como: al menos un tercio del buque debe ser propiedad de personas físicas o jurídicas de nacionalidad marfileña; el buque debe estar tripulado por un 100% de nacionales marfileños en lo que respecta a los oficiales y al menos un 75% de nacionales marfileños en lo que respecta a los demás miembros de la tripulación. Las autoridades conceden exenciones sistemáticas.

En la gran mayoría de los casos, estas empresas pesqueras tampoco respetan la normativa pesquera vigente. Por ejemplo, la empresa HAINA, constituida en 2019, en Abiyán, con un capital social de 1.000.000 FCFA (1.500 euros) gestiona seis arrastreros de origen chino: el HAILUFENG 7, 8, 9, 10, 11, 12. En junio de 2020, el HAILUFENG 11 fue detenido por pesca ilegal, tras desconectar su sistema de seguimiento AIS, en Nigeria.

Un segundo ejemplo, la empresa RONG CHANG está establecida en Abiyán (con un capital social de 2.000.000 CFA, es decir, 3.000 euros) pero también en la República del Congo. Hace unos años, se prohibió a varios barcos de RONG CHANG pescar en el Congo por hacerlo ilegalmente en la zona de 6 millas, que es una zona de cría. En 2020, la prensa local informó de que RONG CHANG estaba construyendo una enorme unidad de producción de harina de pescado, oculta a la vista, para China.

Impactos en las comunidades costeras


Los pescadores, los sindicatos y las mujeres transformadoras que se reunieron en Senegal a finales de 2020 por invitación del CAOPA enumeraron los impactos destructivos de las actividades de estos barcos de empresas mixtas. Una de sus principales quejas es que los buques que operan con empresas mixtas realizan prácticas ilegales que amenazan la pesca artesanal: los buques desconectan sus sistemas de seguimiento (AIS y VMS), no respetan las zonas protegidas (incluidas las zonas de cría) ni las vías de pesca reservadas a la pesca artesanal, llegando a veces a agredir físicamente a los pescadores que protestan por su presencia. Practican una pesca destructiva y no selectiva, incluida la pesca ilegal de especies protegidas.

Las condiciones laborales en las que trabajan los marinos a bordo son indignas: sin instalaciones sanitarias, durmiendo y comiendo en el sucio suelo, y siendo maltratados por los jefes de la tripulación china.

Para las comunidades locales, estas empresas no aportan ningún valor añadido, sino todo lo contrario: el pescado capturado por estas empresas mixtas se exporta al mercado chino, ya sea congelado o en forma de harina, mientras que las mujeres transformadoras carecen de pescado para procesar para el mercado y las poblaciones locales. Esto supone una amenaza para el futuro de las actividades de estas mujeres, pero también para la seguridad alimentaria de la población.

Esto ha suscitado la preocupación de las asociaciones de consumidores presentes en las reuniones del CAOPA, que constatan la escasez y el aumento del precio del pescado fresco o transformado en los mercados locales.

La experiencia positiva de las empresas mixtas para la pesca del camarón de altura en Senegal
Si los buques de la empresa mixta respetan una serie de condiciones, en términos de transparencia, respeto a la ley y no competencia con la pesca artesanal local, sus actividades pueden contribuir al desarrollo económico del país anfitrión.

fuente de información.

https://www.capecffa.org/blog-publications/la-pche-artisanale-africaine-la-pointe-du-combat-contre-les-socits-de-pche-industrielle-prdatrices-et-opaques

Artículos relacionados

Lo más popular