viernes, julio 23, 2021
Inicio Sector Pesquero La flota de bajura levanta la veda entre Hondarribia y Santander

La flota de bajura levanta la veda entre Hondarribia y Santander

Las Federaciones de Cofradías de Gipuzkoa y Bizkaia han decidido levantar la veda entre Hondarribia y Santander que se implantó hace dos semanas. Con el levantamiento de la medida, los pescadores podrán pescar anchoa en nuestra costa. Dentro de las medidas adoptadas, sigue prohibida la captura y venta de anchoa durante los viernes. Esta medida adoptada generó que los barcos no pescasen en la costa vasca y todos han tenido que desplazarse hacia los caladeros en los que la anchoa cuenta con buena talla. Esta situación de ausencia de anchoa y verdel dejó también sin actividad a las lonjas vascas. Pese a levantarse la veda, muchos barcos se han dirigido a Asturias, en donde la anchoa está descargándose con gran tamaño. Unos pocos barcos se han quedado en nuestra costa.

La flota de bajura lleva un 70 por ciento de la cuota adoptada después de haber concentrado las capturas en la zona de Asturias, por el cierre de todo el caladero entre Hondarribia y Santander. Esta medida se adoptó a consecuencia de la aparición de anchoa de tamaño pequeños. El caso es que la flota lleva agotado un importante volumen, pese a haberse decretado una veda, para evitar la captura de la especie con tamaña pequeño.

Las capturas en Asturias han contado con diferentes precios que oscilaron desde los 1,40 euros a los 5,20 euros, según tamaños, en los últimos días.

Pese a levantarse la veda, gran parte de los barcos se han dirigido al área comprendida desde Asturias a Lugo.


De hecho, se han producido descargas de especies también en Burela y Celeiro de anchoa de 33 a 40 granos o piezas en estos puertos por parte de la flota desplazada a estos caladeros. Junto a ello los barcos de anzuelo que pescan verdel no han podido dar con la especie y no han descargado tampoco Por ello, han preferido guardar la cuota de la especie esperando que lleguen mejores momentos. Ante la ausencia de barcos y descargas, las lonjas de Ondarroa, Bermeo, Getaria y Hondarribia presentan un aspecto desolador y con mucha preocupación entre los comercializadores por la ausencia de materia prima.

Buscar la anchoa en otros caladeros


En otras ocasiones, la flota se iba hacia la costa francesa y después regresaba a los puertos para descargar la especie. Este año han preferido estar en la zona en donde se ha localizado la anchoa con seguridad, curiosamente entre Gijón y los puertos lucenses, en donde se han producido buenas capturas. .

Curiosamente, mientras que en la costa vasca y cántabra se localizó anchoa pequeña, en la de Burela llegó a concentrarse un impresionante banco de especies que obligó a trabajar a fondo a los pescadores. Cada kilo de bocarte se pagó a una media de alrededor de 2 euros. Para ese buen precio fue determinante el tamaño del bocarte, de entre 30 y 36 piezas por kilo, el que interesa a las conserveras.

Toda la flota de Galicia y del resto del Cantábrico capturó cerca de un millón de kilos de bocarte, estiman profesionales del sector, en este gran banco localizado, en la ría de Ribadeo. Decenas de cerqueros formaron colas en el puerto de Burela, esperando para descargar y vender. La concentración de barcos obligó incluso a trasladarse a otros puertos.

La cuota de la anchoa total es de 26.544 toneladas, tras el acuerdo alcanzado entre los estados español y francés, para la gestión de la pesquería. Esta cuota se pesca en dos semestres diferenciados. Un total de 160 barcos están participando en la campaña de esta especie.

Artículos relacionados

Lo más popular