jueves, mayo 6, 2021
Inicio Europa El sector marítimo español tiene un valor añadido bruto de 32.700 millones,...

El sector marítimo español tiene un valor añadido bruto de 32.700 millones, segundo de la UE

España es la segunda economía azul de la UE, tras el Reino Unido. El último informe de la Comisión Europea («The Blue Economy 2020»), que se ha publicado en 2020 con datos de 2018, indica que el sector marítimo español tiene un Valor Añadido Bruto (VAB) superior a los 32.700 millones de euros (el 15% de lo que estas actividades generan en toda la UE) y emplea a casi 945.000 personas (el 19% de todo el empleo de la economía azul en Europa). Unos resultados más que atractivos. Teniendo en cuenta que la economía azul en Reino Unido generó 47.778 millones de euros y en Alemania, el tercer país en este sector, 29.784 millones. En toda la UE, estas actividades tuvieron un volumen de negocio de 750.000 millones de euros y emplearon a cinco millones de personas.

Ante este escenario, «tenemos que apreciar el papel privilegiado de España en este ámbito y aprovechar su efecto arrastre y dinamizador sobre multitud de actividades económicas. Y también sobre las pymes. Es un activo estratégico para nuestro país con un fuerte impacto económico, gracias a su efecto multiplicador sobre la producción y el empleo», afirma Alejandro Aznar, presidente del Clúster Marítimo Español (CME). Se trata, continúa, de «una próspera industria, muy heterogénea y reconocida en todo el mundo, con la mirada puesta en las nuevas tecnologías, la digitalización, la eficiencia y sostenibilidad energética».

Nuestros casi 8.000 kilómetros de litoral dan para mucho. De esas costas y sus mares viven multinacionales, grandes empresas, pymes, micropymes, startup, trabajadores autónomos, universidades, institutos de investigación, centros tecnológicos y científicos, administraciones… Y también una ingente industria que abarca desde la construcción y reparación de grandes barcos, o de un pantalón para la náutica deportiva y de recreo, o la electrificación de un puerto para dar servicio a buques automatizados y más sostenibles, hasta actividades recreativas como el buceo, pasando por iniciativas innovadoras como la incorporación de nuevos ingredientes marinos en nuestra dieta o en cosmética, o reciclar materiales y desechos marinos dándoles una segunda oportunidad en ropa y calzado. «Podemos liderar el mundo de la economía azul», pronostica Ignasi Ferrer, CEO y fundador de Seastainable Venture, que asesora a científicos y empresarios en proyectos de economía del mar.

Será sostenible, sí o sí

La economía azul es toda actividad relacionada con los recursos costeros y del mar, pero tiene que ser sostenible. «Es la economía verde aplicada en el mar. La ciencia y la tecnología ya nos permiten explotar y gestionar de forma sostenible la riqueza de los mares y restaurar los espacios que hemos degradado. Así recuperamos biodiversidad, que genera riqueza y mejora la calidad de vida de la comunidad», explica Ferrer. Así también lo quiere Europa a través de la estrategia «Crecimiento Azul» que apoya al crecimiento sostenible de los sectores marino y marítimo. El 19% del empleo de la economía azul en la Unión Europa fue generado en las actividades maritímas españolas

Artículos relacionados

Lo más popular