lunes, junio 14, 2021
Inicio Eólica Marina y Energías Marinas Proyectos marinos afrontan con incertidumbre si Estados Unidos sigue con su política...

Proyectos marinos afrontan con incertidumbre si Estados Unidos sigue con su política conservacionista


La administración del presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, anunció el 27 de enero que el presidente planea firmar una orden ejecutiva que se compromete con un objetivo de «30 por 30» previsto por primera vez en la Ley de soluciones climáticas basadas en los océanos que se presentó a la Cámara de Representantes de los Estados Unidos en 2020 .

El plan «30 por 30» apunta a comprometer el 30 por ciento de las tierras y océanos a la conservación para el 2030, que en la versión de la Cámara del proyecto de ley implica una prohibición completa del «uso comercial extractivo» en áreas conservadas del océano. La orden ejecutiva planificada, según un comunicado de la Casa Blanca, tiene como objetivo «abordar la crisis climática en el país y en el extranjero».

“La orden se compromete con el objetivo de conservar al menos el 30 por ciento de nuestras tierras y océanos para el 2030 y lanza un proceso para la participación de las partes interesadas de los propietarios agrícolas y forestales, pescadores, tribus, estados, territorios, funcionarios locales y otros para identificar estrategias que resultará en una amplia participación ”, afirmó la Casa Blanca.

Este plan generó una carta de más de 800 miembros de la industria pesquera, organizada por la Asociación de Procesadores en el Mar, el Instituto Nacional de Pesca, Saving Seafood y Seafood Harvesters of America. que se oponen a una prohibición total de toda actividad pesquera en el 30 por ciento de los océanos de propiedad de EE. UU.

“Como participantes en la economía pesquera de nuestra nación, escribimos para expresar nuestra profunda preocupación con respecto al Título II de su Ley de Soluciones Climáticas Basadas en el Océano, recientemente introducida. Si se promulga, este título socavaría el sistema de gestión pesquera de clase mundial de nuestra nación, perjudicando a los pescadores y las comunidades costeras que sostienen ”, dice la carta.

“En contraste con muchos contextos internacionales, donde las AMP se establecen para remediar un sistema de gestión pesquera profundamente roto y un medio ambiente marino degradado, las pesquerías de EE. UU. Son abrumadoramente sostenibles y se gestionan con éxito hasta el rendimiento máximo sostenible”, afirma la carta de la industria.

También cuestiona la afirmación de que el establecimiento de AMP beneficiaría a la industria pesquera al aumentar los rendimientos.

“La teoría de la bioeconomía pesquera de larga data, que sustenta la gestión y la ciencia de la pesca contemporánea, sostiene que el rendimiento máximo sostenible se logra mediante la explotación de las poblaciones de peces”, dice la carta. «La afirmación implícita del Título II, que el cierre del 30 por ciento de la ZEE de los EE. UU. Resultará en mayores rendimientos a largo plazo de las pesquerías de los EE. UU., Es una promesa falsa, sin una base científica».

Iberdrola reactiva el parque eólico Vineyard

Iberdrola ha reactivado el proceso para desarrollar su parque eólico ‘offshore’ (marino) ‘Vineyard Wind 1’, tras completar su revisión técnica y proceder a anular la solicitud para retirar el Plan de Construcción y Operaciones (COP) del proyecto, con lo que puede reanudar el proceso de obtención de permisos, informó Avangrid, la filial estadounidense del grupo.javascript:false

“Estamos deseando completar la fase de autorización y finalizar la ingeniería, la contratación y la financiación del primer parque eólico marino a escala de servicios públicos de Estados Unidos”, añadió al respecto.

Los proyectos eólicos marinos han sido un punto delicado para la industria pesquera durante los últimos años, y los miembros de la industria se reunieron con el exsecretario del Interior del Departamento del Interior de EE. UU., David Bernhardt, en julio para discutir las objeciones a los diseños propuestos de la energía eólica marina. Hasta el momento, no está claro qué efecto tendrá la orden ejecutiva de la administración Biden en algunos de los controvertidos proyectos eólicos marinos.

El pasado mes de diciembre, Vineyard Wind anunció la selección para el proyecto de la turbina eólica líder del sector, el modelo ‘Haliade-X’, de GE Renewable Energy; la más potente en la actualidad.

Con esta elección del aerogenerador de GE, Vineyard Wind decidió retirar temporalmente su Plan de Construcción y Operaciones del BOEM con el objetivo de llevar a cabo una revisión técnica final asociada a la inclusión de ‘Haliade-X’ en el diseño del proyecto, trabajo que ahora ha concluido.

Vineyard Wind espera cerrar la financiación en la segunda mitad de este año y comenzar a producir energía limpia para Massachusetts en 2023.

El proyecto, de 800 megavatios (MW), está previsto que se convierta en el primer parque eólico marino a gran escala de Estados Unidos. Generará electricidad a un coste competitivo para más de 400.000 hogares y empresas de la Commonwealth de Massachusetts, creará 3.600 horas de trabajo equivalentes a tiempo completo (ETC) y se espera que reduzca las emisiones de carbono en más de 1,6 millones de toneladas al año.

Congelan los permisos de petróleo y gas


El Presidente de Estados Unidos, Joe Biden, firmó el 27 de enero una orden ejecutiva por la que se paraliza la concesión de nuevos permisos de petróleo y gas en tierras y aguas federales de Estados Unidos.

Esta pausa no implica la anulación de los permisos ya concedidos y las operaciones ya en curso. Al mismo tiempo, la orden ejecutiva prevé una revisión exhaustiva del programa federal de petróleo y gas.

Esta decisión pretende, entre otras cosas, “restablecer el equilibrio en las tierras y aguas públicas de Estados Unidos en beneficio de las generaciones presentes y futuras”. La orden ejecutiva también pide a los organismos estatales que pongan fin a las subvenciones federales a los combustibles fósiles “de acuerdo con la legislación aplicable”.

La alianza energética occidental, que incluye 200 empresas petroleras, inició acciones legales inmediatamente después de la firma de la orden ejecutiva para oponerse a la congelación de los permisos. Las ONG medioambientales, por su parte, acogieron con satisfacción la medida, y algunas pidieron una prohibición permanente para ir más allá.

Por ello, Joe Biden, a diferencia de su predecesor Donald Trump, pone freno al petróleo, pero se ha fijado como objetivo duplicar la producción de energía a partir de turbinas eólicas en el mar para 2030.

El cambio de administración ya se está dejando sentir en este ámbito. A principios de semana, Vineyard Wind anunció que volvía a presentar su solicitud de autorización para su proyecto homónimo, que fue retirada en diciembre.

Artículos relacionados

Lo más popular