Noticia general

La renegociación de las cuotas se plantea una prioridad para la flota comunitaria

¿Qué les puede suceder a los pescadores franceses, belgas y holandeses … si sus caladeros habituales en aguas inglesas desaparecieran pura y simplemente por efecto de un “no acuerdo” entre Londres y Bruselas? ¿Dónde irían a pescar? ¿Cuáles serían las nuevas competiciones? Estas son las preguntas que se hacen ya muchas Organizaciones de Productores.

No solo los pescadores franceses deben preocuparse por los efectos del Brexit. Los belgas también. “Nuestra flota tiene una larga tradición de pesca en aguas del Reino Unido. Tan pequeños como son (65 embarcaciones profesionales), obtiene el 50% de sus ingresos de la zona económica exclusiva y la zona de las 12 millas)”, explica la viceministra presidenta de la región flamenca, Hilde. Krevits.

La pesca de caballa en Cotentin promete ser compleja

Por ejemplo, en la zona marítima, mitad británica, que va de Cotentin a Zeebrugge, la Unión Europea autorizó, en 2020, la captura de 40.000 toneladas de caballa. De este total, a los belgas se les asignó alrededor del 20%; los franceses, el 25%; Holandés 40%; y los británicos, el 10%. El problema planteado por la reivindicación de la “soberanía” de Londres, desafiando los derechos de pesca históricos, surge, de manera más o menos aguda, en cada una de las diez zonas de pesca en cuestión, literalmente atravesadas por el límite de la zona económica exclusivo británicas

En el Canal del Este, de las 2.800 toneladas de lenguado que los pescadores europeos estaban autorizados a desembarcar en 2020, el 20% se destinó a los británicos, el resto a los belgas (un tercio) y los franceses (dos tercios). Al igual que los franceses, los belgas tienen grandes cuotas de solla, lenguado y bacalao en el Canal y el Mar Céltico.

Las poblaciones de peces estarán bajo presión

¿Qué pasará si los británicos cierran sus aguas por completo, como amenazan con hacer en caso de un «No acuerdo», o simplemente reclaman una cuota mayor para ellos? Hans Polet, investigador de ILVO, el belga Ifremer, ya anticipa el riesgo de que «la presión sobre las poblaciones de peces aumente» mecánicamente en aguas europeas. “Pescar en otras aguas no es tan fácil como enviar los barcos en otra dirección”, señala Hilde Krevits.

Hans Polet, sin embargo, prevé que las consecuencias del Brexit serán menos graves en general para las compañías navieras holandesas, de las cuales “el 95% de las cuotas” están en el Mar del Norte. Sin embargo, sus barcos podrían recurrir, en el Canal de la Mancha, a especies fuera de las cuotas, como el salmonete, el rubio o el lenguado. Esto se hará «en detrimento del hábitat y los ecosistemas» y «no significa que los barcos sigan siendo rentables por todo eso», dijo.

Los belgas no descartan acciones legales

El economista Chris Williams, autor de un estudio sobre la distribución de cuotas entre las pesquerías europeas, recuerda que renegociar las cuotas en una emergencia es un desafío. «Fueron necesarios siete años» después de las adhesiones de Gran Bretaña e Irlanda a la Comunidad Económica Europea «para ponerse de acuerdo sobre derechos históricos», recuerda.

La semana pasada, Hilde Krevits envió al negociador Michel Barnier una carta de 1666 por la que el rey Carlos II concedía a los pescadores de Brujas derechos de pesca “eternos” en aguas británicas. Es «un privilegio bilateral al que recurriremos si parece que el acceso … para la flota belga está seriamente comprometido», explica el gobierno flamenco, aunque eso signifique acudir a los tribunales.

Leave a Reply

3180   Post in our HUB Storage

¡SUSCRÍBETE!

Contáctanos

Search

SUSCRIPCIÓN A EUROPA AZUL

¿No estas suscrito a Europa Azul?

La información más profesional del sector pesquero Mándonos tu email y nos ponemos en contacto. Te regalamos nuestro último número

¿Quieres recibir noticias gratis de Europa Azul?

Revistas

Revistas

Directorios

Directorios