miércoles, diciembre 8, 2021
Inicio Investigación Ray Hilborn niega la existencia de sobrepesca en el 50% de las...

Ray Hilborn niega la existencia de sobrepesca en el 50% de las pesquerías

El científico pesquero estadounidense Ray Hilborn aprecia un enfoque tergiversador a las últimas «investigaciones» que denuncian la sobrepesca mundial, tras la presentación de la Fundación Minderoo de su informe sobre el Índice Mundial de Pesca 2021, cuyo objetivo es ofrecer una imagen global del estado de las pesquerías. «He colaborado con la Fundación Minderoo en el pasado, pero este informe es muy defectuoso y debe considerarse con escepticismo. El informe afirma que más del 50% de las poblaciones están sobreexplotadas y que ningún país obtiene una calificación de «A» o «B» por sus esfuerzos de gestión: sólo seis obtienen una «C». Los países que esencialmente han eliminado la sobrepesca y que claramente están aportando casi los máximos beneficios a sus países reciben una calificación de «C». ¿Por qué no es un sobresaliente?», señala Hilborn.

El informe no reconoce que, en gran parte del mundo, la gestión de la pesca está funcionando; la sobrepesca se ha reducido considerablemente y las poblaciones se están recuperando. «Muchos países están produciendo de forma sostenible casi los máximos beneficios de sus poblaciones de peces. El mensaje de que tenemos que llevar la gestión de la pesca, incluida la recopilación de datos, la evaluación, la regulación y la aplicación de la ley a todo el mundo es necesario, pero no es nuevo: los científicos de las agencias, los académicos y las ONG han estado trabajando para lograr esta realidad durante décadas y las conclusiones y el tono de este informe desestiman el trabajo de miles de personas».

El fallo más crítico en la metodología del informe es su definición de sobrepesca. Los autores denominan sobrepesca a cualquier población cuya abundancia esté por debajo de un nivel que se considera que produce el máximo rendimiento a largo plazo (denominado biomasa que produce el máximo rendimiento sostenible, RMS) – y estiman que aproximadamente el 50% de las poblaciones están por debajo del RMS, y por tanto «sobrepescadas». Sin embargo, si el esfuerzo pesquero se gestionara perfectamente para garantizar el máximo rendimiento a largo plazo (el objetivo típico), las poblaciones fluctuarían en torno al RMS. Como resultado de las fluctuaciones naturales que escapan al control de la gestión, las poblaciones estarían por encima de este nivel la mitad del tiempo, pero también por debajo de este nivel la otra mitad.

Así, un país que gestionara perfectamente sus poblaciones de peces para generar alimentos y empleo para su población tendría la mitad de sus poblaciones consideradas «sobreexplotadas» según esta definición. Entonces, si el informe estima que la mitad de las poblaciones de peces están «sobreexplotadas» según su definición, ¿quizás todas las pesquerías del mundo están bien gestionadas?

El informe afirma tener evaluaciones del estado de 1.465 poblaciones individuales, pero muchas de esas evaluaciones utilizan estimaciones basadas en las capturas. «Las estimaciones basadas en las capturas son un método de evaluación de poblaciones totalmente poco fiable. Una importante revista científica ni siquiera revisa los artículos enviados a su revista que las utilizan».

Lo absurdo de sus métodos y definiciones queda ilustrado por la estimación de la proporción de las poblaciones evaluadas en el país que están por encima del objetivo aceptado. A este respecto, enumeran a Bangladesh, Indonesia, India, Myanmar, Malasia, Nigeria y Tailandia como principales países pesqueros. «Esto sencillamente no pasa ninguna prueba de veracidad. Se trata en gran medida de países con sistemas de gestión de la pesca limitados y generalmente reconocidos por sufrir una sobrepesca significativa», expresa Hilborn.

También afirma que «su índice de gobernanza llega a conclusiones igualmente extrañas. Noruega, Islandia y Estados Unidos obtienen una puntuación de 8, pero también Indonesia y Filipinas. Chile obtiene una puntuación aún más alta, con un 9.

En esta dirección, el científico afirma que «el informe está lleno de contradicciones y de selecciones para crear su narrativa sobre la sobrepesca. Por ejemplo, dicen en la introducción que «ha habido focos de éxito en los que las intervenciones fuertes han mejorado la salud de las poblaciones». Sin embargo, a continuación: «globalmente el estado de las poblaciones de peces no está mejorando».

La primera afirmación está respaldada por citas que muestran que en los países que representan la mitad de las capturas de pescado del mundo (que ellos llaman meras bolsas), las poblaciones están aumentando. La segunda afirmación cita un informe de la FAO que muestra que el número de poblaciones sobreexplotadas está creciendo ligeramente. Lo que el informe pasa por alto es que la gestión pesquera está funcionando en pesquerías que abarcan la mitad de las capturas mundiales, pero que se desconoce en gran medida y es probable que sea deficiente en la otra mitad.

«Hacer afirmaciones generales sobre el estado de las pesquerías mundiales no es útil. La sobrepesca no es un problema mundial, como sostiene el informe, sino más bien un problema limitado a partes del mundo donde la gestión de la pesca es débil. Ciertamente, incluso en los lugares mejor gestionados quedan algunas poblaciones que están por debajo de los niveles objetivo, pero en muchos casos estas poblaciones no se pescan en absoluto o se pescan muy poco, y su mal estado se debe a factores ambientales como el cambio climático o la escorrentía terrestre».

..

Artículos relacionados

Lo más popular