miércoles, enero 26, 2022
Inicio noticias de pesca Comercialización Publicada una Guía de Envases del sector minorista

Publicada una Guía de Envases del sector minorista

Texto:Teresa Montero

Dentro del proyecto ENVAPES, que estudia los envases en el sector pesquero y las alternativas más sostenibles, y tras la finalización en junio del “Estudio de los envases en la cadena pesquera: Análisis de materiales, uso, composición y gestión”, se ha presentado la “Guía Sobre Envases Puestos en el Mercado por el Sector Minorista de Productos Pesqueros: Legislación, Gestión de Envases y Nuevos Envases”. Desde Fedepesca apuntan que la guía pretende “ser un material comprensible y didáctico orientado al sector minorista, pero también muy útil para el resto de la cadena pesquera, dada la confluencia de tipos de envases en el último eslabón, basado en los datos, información y conclusiones obtenidas en el estudio previo”. Los envases son necesarios para el transporte y el mantenimiento en condiciones higiénicas del producto pesquero. Aún siendo los materiales plásticos los más empleados en la cadena comercializadora de pescado y marisco, pues son los que mejor garantizan la calidad y seguridad alimentaria, no procede culpar del problema al plástico de forma general, apuntan en la guía, sino al mal uso y gestión de los residuos. España es el segundo país de Europa que más envases de plástico recicla.


Normativa europea


Y asimismo, Europa es líder en el desarrollo de normativa que promueve la Economía Circular, que prioriza el uso de materiales renovables y de origen sostenible, facilitando su reutilización, reciclado o compostado y busca la reducción de impacto en el medio ambiente de los residuos plásticos.


Se ha establecido un paquete de economía circular en la Directiva 2018/852, que marca la educción en el consumo de envases no reciclables y de envases excesivos, con los siguientes objetivos. Para el 31 de diciembre de 2023, recogida separada de textiles y de las fracciones de residuos peligrosos en origen domésticos. Además, los biorresiduos se separan y reciclan en origen o bien se recogen de forma separada y no se mezclarán con otros residuos. Y para el último día del año 2025, reciclado de 65% en peso de todos los residuos de envases, 50% de plástico, 25% de madera, 70% de metales ferrosos, 50% de aluminio, 70% de vidrio, 75% de papel y cartón.
Y la Directiva 2019/904 plásticos de un solo uso expone que deben reducirse: Vasos para bebidas, incluidas sus tapas y tapones; y recipientes para alimentos, tales como cajas, con o sin tapa, que están dedicados a su consumo inmediato, in situ o para llevar.
Asimismo están prohibidos: loscubiertos y platos de plástico de un solo uso, pajitas, bastoncillos para los oídos fabricados en plástico, palitos de plástico para sostener los globos, agitadores de bebidas, plásticos oxodegradables, recipientes para alimentos de poliestireno expandido dedicados a consumo inmediato, in situ o para llevar, y los recipientes y vasos para bebidas de poliestireno expandido. Los Estados Miembros deberán velar porque se establezcan regímenes de Responsabilidad Ampliada del Productor (RAP) por los que los fabricantes de losenvases han de sufragar los costes de concienciación, recogida y limpieza de vertidos de basura.


Economía Circular


La Comisión elaborará una serie de requisitos para garantizar que todos los envases del mercado de la UE puedan reciclarse o reutilizarse de maneraeconómicamente viable de aquí a 2030. Se establece un Plan de Acción de Economía Circular que recoge la fabricación de productos más sostenibles, información al consumidor sobre reparabilidad y durabilidad, medidas en sectores que usan más recursos y el potencial de circularidad es alto, y producir menos residuos y de generarse, transformarlos en recursos secundarios de alta calidad.
En la normativa actual española se prohíbe la entrega de bolsas de plástico ligeras y muy ligeras no compostables (que se degradan biológicamente) al consumidor en los puntos de venta. Por otro lado, se hace obligatorio el marcado de bolsas compostables.


En mayo se ha lanzado el Proyecto de Ley de Residuos y Suelos Contaminados que previsiblemente estará aprobado en el 2022 y traspone a derecho español la normativa europea.


Obligaciones para detallistas


En cuanto a las empresas detallistas de productos pesqueros que manejan envases, deben cumplir los siguientes requisitos, aunque cada Comunidad Autónoma está realizando sus propias normas: Prohibidos los materiales que alteren o contaminen los alimentos, los envases deben ser almacenados con un correcto control de proveedores y de transporte, y hay que acogerse a uno de estos dos modelos de gestión: Sistema de Depósito, Devolución y Retorno o Sistema Colectivo de Responsabilidad Ampliada del Productor (SCRAP). En el primero, el envasador realiza la gestión de los envases, y en el segundo se paga a una entidad sin ánimo de lucro para la gestión.


La adhesión al SCRAP puede ser directa o colectiva, a través de una asociación empresarial para empresas con menos de 500 m 2 de sala de ventas y que pongan en el mercado menos de ocho toneladas de envases al año. FEDEPESCA tiene firmado un convenio con el SCRAP Ecoembes por el que sus socios no pagan una cuota única de adhesión de 300. Recordar que en los productos pesqueros el envasado es de vital importancia, pues la calidad del pescado puede verse afectada si no se aplican unas medidas de conservación adecuadas. Por ello se deben estudiar las características del material empleado permitiendo la conservación de la temperatura del producto; la baja absorción de humedad debido al contacto directo con el producto y con el hielo; que permita el drenaje de los exudados originados y una integridad física elevada.


Envases adquiridos por minoristas


Los productos que adquieren los minoristas deben venir en un envase, que los detallistas no ponen en el mercado ni seleccionan, pero del que son responsables una vez finalizada su función.
Los productos comercializados en los comercios especializados son muy variados por ello es amplia la variedad de envases sobre todo en cuanto a tamaños y capacidades, mientras que existe cierta uniformidad en cuanto a los materiales de fabricación, destacando el poliestireno expandido.
En el sector se desechan 34 millones de residuos de envases sólo para productos pesqueros frescos que serán consumidos en hogares. Al comercio especializado le corresponden 10,5 millones de cajas aproximadamente. (FEDEPESCA, 2012).
Suponiendo un peso promedio de 80g – 450g/unidad, la cantidad de residuos de envases alcanzó la cifra de 2.7 – 15.3 millones de kg. Los supermercados e hipermercados suelen disponer de sistemas para su propia gestión de residuos de envases. Sin embargo, el comercio especializado de pequeña dimensión los arroja principalmente en basuras de mercado, otros los trasladan al mercado mayorista o centro de abastecimiento, mientras que un pequeño porcentaje lo entregan a puntos habilitados.


Utilizados en el comercio


Los envases dados al consumidor final en pescadería han de conservar lo mejor posible el producto, mejorar la presentación, evitar la pérdida de líquidos, y facilitar el almacenamiento en el frigorífico o congelador. Son principalmente: Papel laminado, barquetas de poliestireno extruido (XPS), bolsas de plástico de polietileno (PE), bolsas de 70% o 100% material reciclado, envases tipo túper/fiambrera de polietileno tereftalato (PET) y papel film.
El papel laminado, junto con las bolsas, es lo más utilizado en las pescaderías. Muy útiles para la envoltura y conservación de los productos. El XPS, que antes era mayoritario, empieza a convivir con otros materiales. Y los envases tipo túper o fiambrera de PET suponen un porcentaje muy bajo en el comercio tradicional del que FEDEPESCA aporta los datos.


Bolsas fabricadas con bioplásticos


Ante el elevado impacto en el ambiente del plástico, surgen nuevos materiales de envasado. La tendencia es fabricar envases de compuestos orgánicos obtenidos de recursos renovables, siendo biodegradables y compostables.
Una alternativa a las bolsas de plástico convencionales son las bolsasbiodegradables, que puede descomponerse en la naturaleza rápidamente. Están fabricadas con bioplásticos como el PHA (polihidroxialcanotaos) o PLA (ácido poliláctio). El ácido poliláctico PLH o PLA es un polímero biobasado que se produce a escala industrial, se comercializa y se obtiene de almidón que puede ser extraído de diferentes plantas.
Es sensible al calor, por lo que en principio sólo es adecuado para productos fríos, transparente, 100% ecológico y con propiedades similares al plástico. Sería útil para productos que precisen ser visualizados para mejorar su venta. Los polihidroxialcanoatos (PHA) se generan en el interior de células de algunasplantas y microorganismos. Uno de los más estudiados es el poli(3-hidroxibutirato), biodegradable, con cualidades similares al propileno, por lo que tiene buenas propiedades contra la humedad y aroma. También son estables a la luz ultravioleta y resistentes a temperaturas de hasta 180ºC y puede obtenerse tanto transparente como opaco.


Materiales celulósicos


La madera es un material renovable, higiénico, antimicrobiano por naturaleza, pero de un solo uso. No requiere de procesos químicos, es sostenible y fomenta laeconomía circular. Respecto a los derivados de la madera (materiales celulósicos),tenemos el cartón y la fibra moldeada.
El cartón al estar compuesto de celulosa es biodegradable. Un ejemplo serían las barquetas de pino, bandeja alargada fabricada en madera de pino, es resistente y mejora la presentación del producto. Actualmente su uso está enfocado en la degustación.
De los materiales celulósicos reciclados también se pueden obtener envases a partir de la denominada fibra moldeada. Se suele usar en establecimientos que sirven omidas para llevar o comidas rápidas, tiene una gran capacidad de protección, preservando su contenido contra magulladuras y golpes y además empapa el exceso de humedad evitando que traspase al exterior.
El uso de este envase en el sector minorista es limitado. Se emplea como segundo embalaje o como capa impermeable de poliestireno para evitar que se humedezca la fibra, aunque se le puede dar uso como envase para congelar debido a que aguante temperaturas de hasta -40ºC, no sería recomendable para la descongelación.
Otro material procedente de la celulosa y ya empleado en algunos establecimientos es el papel vegetal. Perfecto para hornear es la mejor alternativa a las bandejas de aluminio o de plástico. Permite el cocinado directo de los alimentos y sirve para la presentación y venta de productos elaborados.

Artículos relacionados

Lo más popular