viernes, julio 30, 2021
Inicio noticias de pesca Las pesquerías de pequeña escala contribuyen a satisfacer las necesidades de nutrición

Las pesquerías de pequeña escala contribuyen a satisfacer las necesidades de nutrición

El consumo global anual de pescado fue de 20,5 kilogramos por persona en 2020, un nivel récord que se espera que aumente en los próximos diez años, según los expertos. Las pesquerías de pequeña escala también contribuyen a satisfacer las necesidades de nutrición de la población generando en el Atlántico más de seiscientos millones de euros de valor añadido. Pero, además, proporcionan otros servicios ecosistémicos culturales con numerosas manifestaciones a lo largo de las regiones costeras Atlánticas (más de un millar de elementos culturales materiales e inmateriales, tales como, eventos, fiestas gastronómicas, rituales, el buen saber hacer de los pescadores, entre otros.). Estos servicios culturales también se traducen en beneficios a la población tales como el bienestar en términos de salud y disfrute.

Sin embargo, el desarrollo de esta actividad también incide de forma negativa en ciertos servicios ecosistémicos de regulación y contribuye a la sobreexplotación de los recursos marinos. Así mismo, la contaminación asociada a estas actividades pesqueras está degradando en cierta medida la condición de los ecosistemas marinos (degradación de los fondos, basura marina, ruido submarino, capturas accesorias…). A ello se suma el cambio climático como una fuente añadida de presión, ya que el consumo de combustible de estas flotas de pequeña escala genera importantes emisiones de CO2 en el Atlántico.

Índice de contenidos

La sostenibilidad, factor clave para la gestión pesquera

En este contexto, CABFISHMAN pretende poner en valor la importancia de la sostenibilidad en todo el sector de la pesca a pequeña escala y en los numerosos agentes que facilitan la gestión de esta pesca en los caladeros Atlánticos. El proyecto está desarrollando nuevo conocimiento e innovadoras herramientas comunes y de referencia que contribuyan al desarrollo económico sostenible de estas pesquerías como base para asegurar el mantenimiento a largo plazo de los mencionados beneficios a la sociedad en su conjunto al tiempo que se preserva la biodiversidad marina.

El proyecto pretende conseguir efectos rápidos a corto plazo, dada la urgente necesidad de clarificar cuál es el impacto de estas flotas en el medio marino, cuáles son y cuánto aportan económicamente los servicios ecosistémicos que proveen, así como cuáles son los patrones espaciales de comportamiento de la actividad.  Para ello, se está trabajando en el desarrollo de nuevas herramientas y metodologías que contribuyan a cambiar la gestión actual de las pesquerías hacia una gestión ecosistémica en la zona europea atlántica. “Bajo este enfoque, tenemos en cuenta no sólo el recurso pesquero explotado, sino también los impactos de la actividad en el medio marino, la evaluación de los servicios ecosistémicos o el impacto del cambio climático, entre otros”, explica Arantza Murillas, experta de AZTI en economía marítima y evaluación monetaria de los servicios ecosistémicos.

Nueva herramienta Geotool accesible para cualquier usuario del sector pesquero

Hasta la fecha, en el marco del proyecto se ha desarrollado una matriz de impactos físicos, ecológicos y pesqueros asociados a las principales tecnologías pesqueras empleadas por estas flotas y, se ha llevado a cabo una evaluación del valor económico derivado del servicio de provisión de alimento que generan las pesquerías en los distintos caladeros del Atlántico.

CABFishMAN también ha inventariado los elementos culturales más relevantes y elaborado una herramienta común para su evaluación en términos económicos. Se ha generado nuevo conocimiento en relación con la distribución espacial del esfuerzo de pesca en todo el Arco Atlántico, inventariándose las herramientas principales utilizadas por los distintos países para la recopilación de estos datos espaciales. Todo ello será integrado en la denominada Geotool CABFishMAN que estará muy pronto accesible en internet para que cualquier agente pueda visualizar y descargar mapas con la información bio-económica y ambiental descrita para toda el área Atlántica.

Aportaciones a corto plazo a las Estrategias Europeas

El proyecto espera contribuir a la Estrategia de Biodiversidad de la Unión Europea, a través de la evaluación económica de los servicios de los ecosistemas, tales como los servicios de provisión y culturales. Contribuir además a la estrategia de crecimiento azul y, ampliar el conocimiento sobre los impactos de las pesquerías de pequeña escala en el medio ambiente que permitirá dar respuesta a los requerimientos de la Directiva MSFD (Directiva Marco sobre la Estrategia Marina, en terminología inglesa).

“Los nuevos datos y métodos serán útiles para los gestores a la hora de enfrentarse a los retos de la Estrategia Marítima para la Zona del Océano Atlántico, tales como la aplicación de un enfoque ecosistémico de las pesquerías de pequeña escala, el conocimiento y posible reducción de la huella de carbono generada. Estas importantes contribuciones se espera que puedan tener efectos en los próximos 5 a 10 años”, concluye Arantza Murillas.

Con finalización prevista en diciembre de 2022, y liderado y coordinado por AZTI, el consorcio de CABFishMAN está integrado por los organismos nacionales: Centro Tecnológico del Mar (CETMAR), Universidad de Huelva (UHU), Instituto Español de Oceanografía (IEO), Consejería de Desarrollo Rural y Recursos Naturales (CEP), y, la Universidad de Oviedo (UNIOVI). Así como, por otros organismos internacionales: Unversidade do Algarve (UAlg), Institut Français de Recherche pour l´Exploitation de la Mer (IFREMER), University Court of the University of St Andrews (USTAN), Centre for Environment, Fisheries and Aquaculture Science (CEFAS), Joint Nature Conservation Committee (JNCC), (Instituto Portugês do Mar e da Atmosfera (IPMA) y Bord Lascaigh Mhara- Ireland´s Seasfood Development Agency (BIM).

Comparte esta noticia

Artículos relacionados

Lo más popular