jueves, septiembre 29, 2022
Inicio Sector Pesquero 200 científicos piden la prohibición de métodos de pesca que destruyan las...

200 científicos piden la prohibición de métodos de pesca que destruyan las áreas protegidas

Un total de 200 científicos piden que se prohíban los métodos de pesca destructivos en las AMP. La «Declaración de apoyo», firmada por más de 200 científicos, recuerda a las instituciones de la UE que las actuales zonas marinas protegidas no están protegidas en absoluto y, por tanto, no aportan ningún beneficio para la conservación

La contundente «Declaración de apoyo» de los científicos recuerda a las instituciones de la UE que las actuales áreas marinas protegidas (AMP) no están protegidas en absoluto y, por tanto, no aportan ningún beneficio para la conservación. Según los científicos, «la Comisión Europea debía publicar su «Plan de Acción para los Océanos» a partir de la primavera de 2021, pero las intensas presiones del lobby de la pesca industrial han conseguido hasta ahora retrasar la publicación de esta hoja de ruta tan estratégica. El Plan de Acción para los Océanos debe proponer medidas de cambio de sistema que protejan por fin los ecosistemas marinos y los recursos pesqueros de las actividades humanas impactantes, frenen la pérdida de biodiversidad, la destrucción de hábitats y el cambio climático», señala el manifiesto

Con motivo de la reunión que los Estados miembros de la UE que celebrarán la semana que viene en Bruselas para acordar su posición común en materia de protección de la naturaleza con vistas a la 15ª reunión del Convenio sobre la Diversidad Biológica – COP15 (Montreal, 5-17 de diciembre de 2022), los científicos subrayan que «la UE gobierna la mayor zona marítima del mundo y, por tanto, está en una posición única para liderar la prohibición de la pesca de arrastre de fondo en sus zonas marinas protegidas».

Según los científicos, «hasta la fecha, los métodos de pesca altamente destructivos, como los arrastreros, las dragas o las redes de cerco demersales, siguen estando autorizados a operar dentro de las llamadas «zonas marinas protegidas» de la UE, agotando así la biodiversidad marina y liberando dióxido de carbono de los sedimentos oceánicos».

Ya en 2020, la Comisión Europea advirtió que menos del 1% de las aguas europeas estaban estricta y eficazmente protegidas. Asimismo, el Tribunal de Cuentas de la UE señaló que «las zonas marinas protegidas de la UE ofrecen una protección limitada en la práctica». Un estudio también reveló que «en el 86% de las aguas «protegidas» europeas, la pesca de arrastre era intensiva, mientras que otra publicación científica mostró que en más de dos tercios de las AMP del norte de Europa, la pesca de arrastre era 1,4 veces más intensiva dentro de la llamada zona «protegida» que fuera de ella.»

Ante esta situación, los científicos destacan en su declaración colectiva que «la transición a la pesca de bajo impacto y la protección del 30% de la Zona Económica Exclusiva (ZEE) de la UE en AMP para 2030 ayudaría a restaurar la biodiversidad marina europea, reconstruir las pesquerías europeas, resucitar las pesquerías costeras de pequeña escala, y se financiaría fácilmente reorientando las perjudiciales subvenciones pesqueras de la UE».

En 2021, el IPCC y el IPBES advirtieron en un informe copatrocinado sobre biodiversidad y cambio climático que «se estima que la alteración del carbono de los sedimentos marinos mediante la pesca de arrastre libera el equivalente al 15-20% del CO2 atmosférico absorbido anualmente por el océano». «Una vez más, la ciencia es clara. Lo que necesitamos ahora son acciones fuertes, claras y concretas para salvar el clima y la biodiversidad».

Artículos relacionados

Lo más popular