europa-azul.es
sábado, enero 28, 2023
Inicio Sector Pesquero Pérdida de empleos por los menores márgenes que obtiene la flota pesquera

Pérdida de empleos por los menores márgenes que obtiene la flota pesquera

Si en España son los armadores de la flota de palangre de fondo los que han dado la voz de alarma por las menores posibilidades de captura que tienen tras el veto en las 87 zonas de pesca, en otros puertos europeos las condiciones impuestas por el Brexit están llevando a plantearse llevar a cabo la paralización de los barcos. Así, dos semanas después de la publicación de las condiciones de compensación por el Brexit, las empresas armadoras francesas e irlandesas se lo están pensando. En principio, en puertos de Bretaña podrían desaparecer un centenar de puestos de trabajo en la pesca.


Desde la primavera, la cuestión está en boca de todos, en los muelles de los puertos pesqueros franceses . ¿Cuántos barcos se desguazarán como parte del paquete de ayudas del Brexit? A falta de un mes para que finalice el plazo de presentación de solicitudes para el Plan Individual de Apoyo (PIA), «todavía no se ha presentado formalmente ni una sola solicitud», según la información del comité regional de pesca de Bretaña. Pero de Saint-Malo a Lorient, el resultado no está en duda. Y no solo por el impacto del Brexit en la flota bretona de barcos de pesca de bajura de las Islas del Canal y de barcos de altura acostumbrados a las aguas británicas. «El plan de apoyo individual es una oportunidad para los barcos afectados por el Brexit y perjudicados por el aumento del precio del gasóleo», afirma Jacques Pichon, presidente de la asociación nacional de organizaciones de productores marítimos pesqueros y director de la flota de La Houle, que incluye diez arrastreros de altura con base en el puerto de Saint-Guénolé, en Penmarc’h

«Los márgenes se reducen»

Y por una buena razón, a pesar de que el 16 de marzo Jean Castex anunció el compromiso del Estado de pagar 35 céntimos de ayuda por litro de gasóleo a todos los pescadores franceses, no todas las empresas de pesca de altura la reciben en su totalidad.

Aunque la subida del precio del pescado ha permitido mitigar el aumento de los costes de explotación relacionados con el gasóleo y el encarecimiento de la mayoría de los equipos, «los márgenes se reducen», se preocupa Christophe Collin, director de la empresa Bigouden, once arrastreros de altura con sede en Guilvinec.

En este contexto, el gestor no descarta una reducción de la flota, lo que supondría la prohibición de construir un nuevo barco durante cinco años. «Nuestra decisión no está tomada», dice el director de la empresa armadora.

Llamada a la solidaridad sin respuesta

Según la profesión, el resultado de este nuevo plan de ruptura podría suponer la pérdida de un centenar de puestos de trabajo directos en la región de Bigouden, debido a la falta de solución a la crisis energética y en un momento en que las compañías navieras han adelantado el importe de las subvenciones al gasóleo prometidas en la remuneración de sus tripulaciones.

Tanto más cuanto que el llamamiento a la solidaridad del sector de la gran distribución, lanzado por la Secretaría de Estado del Mar, no parece encontrar una respuesta favorable, en un contexto de disminución del consumo de pescado. Una segunda reunión prevista para esta semana sobre el tema ha sido aplazada indefinidamente.

En estas condiciones, la compañía naviera de La Houle, tras la puesta en servicio de un nuevo barco hace casi un año, al que pronto se unirá un buque gemelo, está considerando seriamente un plan de desguace. Dos barcos… o incluso cuatro, mientras que la factura de gasóleo de la empresa se ha duplicado en un año. «Vemos el PAI como una forma de limitar los daños. Una medida de supervivencia», advierte Jacques Pichon.

Artículos relacionados

Lo más popular