domingo, junio 13, 2021
Inicio noticias de pesca Los astilleros del Norte siguen consiguiendo pedidos pese a la pandemia

Los astilleros del Norte siguen consiguiendo pedidos pese a la pandemia

Los astilleros del Norte siguen consiguiendo pedidos a pesar de la pandemia. Armón construirá en Puerto de Vega otras dos embarcaciones rápidas de Salvamento.Auxiliar Naval del Principado ha fabricado en los ultimos quince años casi una treintena de barcos de rescate y control para Sasemar.

Cabe recordar que uno de los gigantes pesqueros de Vigo, Iberconsa, grupo internacional de captura y procesado de productos del mar, ha botado dos buques en astilleros Armón, en la sede de Navia (Asturias), en los que ha invertido más de 26 millones de euros. El API VIII y el API X son los primeros barcos construidos completamente nuevos por parte de la armadora. Tienen más de 40 metros de eslora y capacidad para 36 tripulantes. Ambos han requerido más de trece meses de trabajo y un equipo de más de 30 personas.

Remolques Gijoneses recibirá el próximo mes de marzo un nuevo remolcador para operar en El Musel, contratado al astillero turco Med Marine. Se tratará del séptimo remolcador posicionado por la compañía.

Balenciaga, el de mayor contratos

El astillero guipuzcoano Balenciaga fue el que más contratos logró el año pasado, un total de tres, con lo que tiene seis en cartera. En julio consiguió un buque para el transporte y procesado de salmón para el armador noruego Samlaks y previamente, en abril, se apuntó otros dos con un sistema muy poco habitual: una alianza con otro astillero español, el asturiano Gondán. Se trata de dos barcos para el sector eólico marino contratados por el armador noruego Østensjo Rederi

Zamakona anunció que se había adjudicado un segundo barco de transporte de pescado vivo para el armador noruego Intership. El primero lo firmó en agosto y ya suma cinco en cartera. Las otras dos compañías del sector –Murueta y Balenciaga– también están en racha. En total, el trío que quedó en la construcción naval tras la desaparición de La Naval ha logrado siete nuevos barcos en el año de la pandemia –dos más que el ejercicio anterior–, con lo que eleva a 16 los encargos acumulados. «Eso supone carga de trabajo hasta bien entrado 2023, además de un reconocimiento a su alta competitividad en un mercado muy exigente», señala Javier López de Lacalle, director gerente del Foro Marítimo Vasco.

Especialización en alta tecnología

La clave de este buen comportamiento está en la especialización en buques de muy alta tecnología, adaptados a las necesidades de sus clientes, entre los que predominan los armadores nórdicos. Por ejemplo, barcos preparados para transportar pescado vivo en condiciones óptimas y también para realizar todo su procesamiento: descabezarlo, quitarle las vísceras y la espina y dejarlo empaquetado en lomos, todo listo para desembarcar.

El nuevo barco que se ha adjudicado Zamakona refleja muy bien el mercado en el que se han hecho un hueco los astilleros vascos. Con 76,6 metros de eslora y 17 metros de manga, el buque transportará pescado vivo con sistemas innovadores para su manipulación y tratamiento biológico. La propulsión será híbrida y contará con mecanismos para generar agua dulce a bordo. El contrato se negoció en diciembre y por eso se puede incluir en el balance de 2020, pero se ha cerrado ahora, tras obtener financiación y avales de Bankinter y garantías de Pymar.

La asociación que aglutina a los pequeños y medianos astilleros cuenta con un instrumento para este fin, el Fondo de Garantías Navales, en el que participan el Ministerio de Industria, el Gobierno vasco y la Xunta de Galicia. «Reiteramos nuetras voluntad de permanecer en este modelo de cogobernanza y participación en el Fondo», señaló ayer el viceconsejero de Industria, Javier Zarraonandia, que destacó la alta competitividad del sector.

Zamakona, con sede en Santurtzi, ha conseguido estos dos contratos con Intership y tiene cinco en cartera, pero además está muy cerca de cerrar otros dos. Por su parte, Murueta se adjudicó en noviembre un cuarto barco congelador con el armador groenlandés Qaleralik. Acumula cinco encargos.

No se puede olvidar que el naval, comandado por la empresa pública Navantia y Pymar (Pequeños y Medianos Astilleros Sociedad de Reconversión), lanza un plan de modernización para los próximos seis años. Con el gigante Siemens como “socio tecnológico de referencia”, esta alianza inédita del sector ha presentado ante el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo un programa con el que prevé generar un impacto en la economía de más de 3.000 millones de euros y la creación de 1.700 nuevos empleos.

.

Artículos relacionados

Lo más popular