jueves, septiembre 29, 2022
Inicio Investigación Un estudio demuestra la alta estabilidad de los peces que sirven de...

Un estudio demuestra la alta estabilidad de los peces que sirven de alimento a otros


Los peces forrajeros son el eslabón de la cadena alimentaria que va desde los productores primarios planctónicos hasta las criaturas más conocidas de la parte superior. Son pequeños peces pelágicos que se encuentran en grandes bancos o bolas de cebo. El arenque, el eperlano, , el espadín, la sardina, la caballa, la anchoa, y el lanzón son algunos de ellos . Todo lo que puede llevar un pez forrajero a la boca se alimenta de ellos (de ahí su nombre: forraje para otros). Todo tipo de aves y mamíferos marinos viven de los peces forrajeros, al igual que varios peces de importancia comercial como el atún, el salmón y el bacalao. Los propios peces forrajeros son importantes desde el punto de vista comercial: algunas poblaciones se pescan para alimentarse, mientras que otras sustentan una gran industria en la que los peces se reducen a harina y aceite de pescado para alimentar al ganado, a los peces de piscifactoría y a otras especies que los humanos encuentran más sabrosas (y por las que pagan más).

Debido a su importancia en la cadena alimentaria, conocer y controlar las poblaciones de estas poblaciones es vital para la conservación y la sostenibilidad de los océanos, Un artículo reciente en Fish and Fisheries, informó sobre el estado de la población de peces forrajeros en los últimos 50 años y encontró estabilidad: la cantidad de peces se ha mantenido constante durante las cinco décadas anteriores. Aunque las poblaciones individuales oscilan naturalmente entre períodos de alta y baja abundancia, la mayoría de los peces forrajeros no están amenazados por la sobrepesca; sólo una gran población (el lanzón europeo) está muy por encima de los objetivos de sobrepesca.

Un equipo mundial de investigadores reunió datos sobre las poblaciones de peces forrajeros a partir de la base de datos RAM Legacy, la más completa de evaluaciones de poblaciones a nivel mundial, que representa el 60% de las capturas de peces forrajeros del mundo. El autor principal, Ray Hilborn dijo: «Nuestro trabajo pinta un panorama esperanzador para el futuro de los peces forrajeros». Su análisis refuerza las nuevas teorías sobre la ecología de los peces forrajeros: que los factores ambientales determinan el estado de las poblaciones mucho más que la presión pesquera».

Ecología de las poblaciones


Los peces forrajeros se reúnen en zonas muy productivas con mucho plancton. Gracias a los satélites modernos, podemos ver dónde están esas zonas. El siguiente mapa muestra las concentraciones de clorofila en el océano, una medida de la cantidad de plancton que hay en el agua. Al pasar el ratón por encima, se puede ver cómo las áreas de alta productividad se correlacionan con mayores capturas de peces y las áreas de baja productividad se correlacionan con menores capturas de peces.

El plancton, y por tanto los peces forrajeros, dependen de la cantidad de nutrientes en el agua. La densidad de nutrientes viene determinada por diversos factores ambientales y geológicos como las corrientes, la temperatura, la salinidad y la estructura submarina.

Las poblaciones de peces forrajeros sufren altibajos en función de los cambios de esos factores ambientales (y de muchos otros que no comprendemos del todo), pero sus depredadores no. Los depredadores de los peces forrajeros evolucionaron junto con los ciclos de auge y caída para alimentarse de una amplia variedad de especies, normalmente las más abundantes. Dos investigaciones recientes han descubierto que no hay relación entre las poblaciones de peces forrajeros y sus depredadores.

Impactos de la pesca de peces forrajeros en los peces que se alimentan de ellos

El documento publicado a principios de este mes muestra cómo las poblaciones mundiales de peces forrajeros han fluctuado en los últimos 50 años, o no. Los investigadores descubrieron que la abundancia mundial de peces forrajeros se ha mantenido estable, mientras que las poblaciones individuales sufren altibajos. Los investigadores reconocen la existencia de un efecto de cartera en las poblaciones controladas, una estabilidad colectiva como la que se produce cuando una cartera de acciones se mantiene estable mientras las poblaciones individuales suben y bajan. Esto crea extraños desafíos de regulación y conservación. ¿Cuánta presión pesquera debe aplicarse a una población en auge o en declive? Si la presión pesquera influye menos en una población de peces de lo que se pensaba, ¿pueden los pescadores extraer más alimentos y beneficios?

Datos históricos sobre las poblaciones de peces forrajeros

La pesca comercial de peces pelágicos se desarrolló rápidamente en la década de 1950, pero el seguimiento fiable de las poblaciones o del esfuerzo pesquero no comenzó hasta las décadas de 1960 y 1970. Sin control ni regulación, muchas poblaciones de peces forrajeros fueron sobreexplotadas y varias se colapsaron, especialmente las poblaciones de arenque en el Atlántico Norte. La base de datos RAM Legacy no recoge con detalle el estado de esas poblaciones antes de 1970, por lo que los autores de Hilborn et al. 2022 optaron por empezar su análisis en esa época.

Conglomeraron datos sobre 82 poblaciones de peces forrajeros y, a continuación, presentaron las dos métricas más importantes en la gestión pesquera: la biomasa relativa y la presión pesquera relativa. La biomasa relativa es la relación entre la biomasa medida (B) y la biomasa objetivo (Btarget), a menudo denominada rendimiento máximo sostenible (Bmsy). La presión pesquera relativa es la relación entre la presión pesquera (indicada como U o F) y la cantidad de presión pesquera objetivo (Utarget o Umsy).

La presión pesquera es baja en comparación con la mortalidad natural (los peces forrajeros son presas deliciosas)
El reclutamiento, o el número de larvas de peces que llegan a la edad adulta, es variable y no está relacionado con la biomasa de adultos.
Las poblaciones están sujetas a fuertes interacciones en la cadena alimentaria de abajo hacia arriba y de arriba hacia abajo.
La hipótesis 1 tiene mucho mérito. Las especies de nivel trófico inferior son más abundantes y los humanos extraen un porcentaje mucho menor que las especies de nivel trófico superior. Los autores afirman que «la mortalidad por pesca de los peces pelágicos pequeños es menor en relación con la depredación que la de las especies de nivel trófico superior». En otras palabras, las especies de mayor nivel trófico mueren más a menudo a manos de los humanos que las especies de menor nivel trófico, que suelen ser devoradas por otras especies o mueren de forma natural. Además, las hipótesis 2 y 3 reafirmarían los recientes descubrimientos de la ecología de los peces forrajeros, es decir, que están muy influenciados por los factores ambientales y que, de forma natural, sufren altibajos.

Estas fluctuaciones naturales, combinadas con el efecto cartera y el hecho de que la pesca represente una parte relativamente pequeña de la mortalidad total de los peces pelágicos pequeños, parecen explicar la falta de relación entre la presión pesquera y la abundancia… Nada de esto argumenta que la presión pesquera no necesite ser regulada, pero los impactos de la regulación serán menos evidentes en los peces pelágicos pequeños que en otros grupos funcionales.

El futuro de la gestión de los peces forrajeros
Si los peces forrajeros responden menos a las intervenciones de gestión pesquera, ¿cómo debemos gobernarlos? Es una pregunta difícil con muchas perspectivas. Los grupos conservacionistas ven las oscilaciones poblacionales, la incertidumbre y la importancia de los peces forrajeros y abogan por un enfoque más cautelar de la pesca, mientras que los grupos industriales ven la estabilidad de la cartera y la falta de correlación con la presión pesquera como un imperativo para producir más alimentos y beneficios.

Los científicos de Hilborn et al. 2022 sugieren un esquema de gestión pesquera dinámico que satisfaga a ambas partes en el medio. Unas regulaciones fuertes, pero flexibles, permitirían probablemente aumentar las capturas y la producción de alimentos, al tiempo que se salvaguardarían las poblaciones en declive y se preservaría la cartera de peces forrajeros en todo el mundo.

No hay que olvidar las zonas no evaluadas
El principal problema de las pesquerías de peces forrajeros no es necesariamente entre los grupos de conservación y la industria (o al menos la industria regulada), sino en la cantidad de poblaciones que no se supervisan. Los datos presentados en Hilborn et al. 2022 recogen la mayor parte de los océanos del mundo, pero dejan fuera el 40% de las capturas mundiales de peces forrajeros, la mayoría de los cuales se capturan en zonas en desarrollo de Asia. El problema es que muchos de esos países aún no pueden controlar sus pesquerías y probablemente estén sobreexplotando.

En cualquier caso, Hilborn et al. 2022 pinta un panorama optimista para el futuro de los peces forrajeros

Artículos relacionados

Lo más popular