miércoles, junio 23, 2021
Inicio noticias de pesca Tres millones de euros de multa por importar 25 de contenedores de...

Tres millones de euros de multa por importar 25 de contenedores de residuos no declarados

Tres millones de euros es la multa que tuvo que pagar Hapag-Lloyd por intentar importar 25 contenedores de residuos no declarados a Senegal. Un caso que nos recuerda que la exportación ilegal de residuos plásticos sigue siendo una práctica habitual.

El 17 de mayo, el buque portacontenedores Hansa Neuburg, de bandera liberiana, intentó introducir en Senegal 25 contenedores con un total de 581 toneladas de residuos plásticos, pero fue detenido por la aduana de Dakar. Este suceso se produce en un momento en que el país acaba de aprobar una ley que prohíbe la producción de determinados plásticos de un solo uso dentro de sus fronteras.

Al cabo de seis días, el propietario del buque, la alemana Hapag-Lloyd, prefirió pagar la multa de unos 3 millones de euros (2.000 millones de francos CFA) a cambio de una renuncia a la inmovilización del buque y de asumir a su cargo la reexportación de los residuos plásticos. Contactada por el marino, Hapag-Llyod no ha querido comentar esta decisión. Según RFI, los contenedores, procedentes de España, volvieron a zarpar hacia Mauritania.

8 millones de toneladas
La cantidad de plástico que se vierte en los océanos cada año (de los 300 millones de toneladas que se producen cada año, según WWF). Los residuos no tratados se amontonan en vertederos salvajes que a menudo acaban en los mares por vía fluvial.

Contenedor
En abril, las aduanas francesas impidieron la exportación ilegal de más de 400 toneladas de residuos desde Le Havre, Marsella, Burdeos y Reunión. Los contenedores son el principal medio de transporte de mercancías ilegales.

Según un informe de Interpol, el tráfico ilegal de residuos ha aumentado considerablemente en los últimos años, pasando de 10 millones de toneladas anuales antes de 2010 a casi 360 millones de toneladas en 2018. Para contrabandear los residuos de forma ilegal, las organizaciones criminales utilizan varios subterfugios, como el uso de documentos falsos que declaran los residuos de plástico como materias primas. Otros simplemente se esconden entre los contenedores permitidos para la exportación. Obviamente, es imposible que los funcionarios de aduanas controlen cada contenedor individualmente.

Desde el 1 de enero, China ha cerrado oficialmente sus puertas a los barcos que importan residuos de plástico. Una decisión iniciada en 2017 ante la considerable producción de plástico del país, deseoso de no convertirse en el basurero de los países occidentales.

Nuevas rutas a África

Los países de Europa y América del Norte se dirigieron entonces al este de Asia, que a su vez intenta luchar contra las derivas. En noviembre de 2019, Malasia devolvió a sus cargadores 450 toneladas de residuos plásticos contaminados, en su mayoría procedentes de países desarrollados. Entre ellos, 43 contenedores de residuos ilegales franceses devueltos al puerto de Le Havre, acompañados de una multa administrativa de 192 000 euros.

Frente a una Asia reticente, África es el nuevo objetivo de los países occidentales, que prefieren subcontratar en lugar de reciclar en su propio país, a pesar de que el continente no siempre cuenta con la infraestructura necesaria para reciclar sus propios residuos plásticos. Es el caso de Kenia, que está negociando un “acuerdo de plástico” con Estados Unidos.

Aunque el tráfico de residuos peligrosos está regulado por el Convenio de Basilea desde 1989, no se ha puesto en marcha ninguna solución viable para los residuos de plástico, que son contaminantes y tóxicos para el mundo marítimo. El informe de Interpol destaca especialmente la falta de trazabilidad y normalización de las licencias de gestión de residuos plásticos a escala mundial. La única solución es, por tanto, reducir drásticamente la producción de plástico.

Según Greenpeace, varios ministros de protección del medio ambiente de la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO) han acordado prohibir la exportación, importación y comercialización de envases de plástico para 2025.

Artículos relacionados

Lo más popular