Noticia general

La buena cosecha del mejillón en el Delta del Ebro no recibe premio en la venta

La buena calidad de la cosecha del mejillón del Delta del Ebro ha recibido una respuesta incierta por sus precios ante la crisis sanitaria. La Federación de Productores de Moluscos del Delta del Ebro (Fepromodel), expectante ante la situación de bares y restaurantes por la Covid-19, en una temporada marcada por una calidad excelente del mejillón, ha visto con preocupación los precios obtenidos pese a la reducción del 40% de la producción a causa del temporal Gloria.


La situación actual del sector de la hostelería, afectada por las prohibiciones y medidas de seguridad a causa de la Covid-19 y la incertidumbre ante la previsible reducción del turismo, lleva a los productores de moluscos del Delta del Ebro a estar muy preocupados. Tal y como iban avanzando las fases de desconfinamiento, los productores fueron recibiendo pedidos de sus clientes, a pesar de que estas no llegan al ritmo habitual. Aforos reducidos, medidas de prevención y la perspectiva que la llegada de turistas extranjeros ante la caída histórica, hicieron que las previsiones del sector no fuesen nada halagadoras. Aun así, desde la Federación de Productores de Moluscos del Delta del Ebro (Fepromodel) son optimistas ante una campaña marcada por las dificultades.


Pérdidas por el temporal Gloria


La afectación del temporal Gloria de finales del mes de enero sobre el Delta del Ebro y las réplicas de las semanas posteriores, produjeron importantes pérdidas económicas a los productores de las bahías del Fangar y los Alfacs con la destrucción de 35 mejilloneras. Esto ha provocado de entrada, la pérdida de 200.000 kilos y una reducción previsible del 40% en la producción de mejillón, y de un 20% en la ostra.


El Departamento de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación de la Generalitat de Catalunya convocó a primeros de mayo las ayudas para recuperar la capacidad productiva del sector acuícola fuertemente afectado por el temporal Gloria. El presupuesto destinado a estas ayudas subía a 2.100.000 euros. La convocatoria habilitaba alsector acuícola (tecnología aplicada a la cría, reproducción y cultivo de las especies que viven en el agua salada o dulce), ayudas a fondo perdido para la restitución del potencial productivo por las tipologías de los siguientes gastos: Hasta
un máximo del 100% de gastos por el suministro de las infraestructuras,
equipamientos y las instalaciones productivas, y hasta el 20% de los gastos efectuados en concepto de costes de personal para la realización de las inversiones.

Aun así, tal como apunta Gerardo Bonet, gerente de Fepromodel, «el sector esperaba cobrar las ayudas mucho antes. Además, los productores tienen la dificultad añadida que antes del 15 de octubre tienen que estar las mejoras hechas y pagadas a los proveedores para poder presentar las facturas, y tal como está la situación económica, muchos quizás no podrán aportar su parte de la inversión».



Aun así, la nota positiva la aporta la calidad excelente que este año tendrán los productos del Delta del Ebro, que verán incrementada la carnalidad de sus mariscos.Las abundantes lluvias de este invierno han hecho que las aportaciones de nutrientes a las bahías a través de los desagües del río Ebro, hayan sido mucho más copiosas de lo que es normal. Además, hay que añadir que el temporal Gloria provocó la rotura de la barra de arena del trabucador en la bahía de los Alfacs, provocando la entrada de agua
i la regeneración de la bahía. De hecho, los productores este año han empezado la cosecha en abril, un mes antes de lo habitual.
Uno de los ejemplos de la afectación de las grandes aportaciones de agua dulce del río Ebro, es el resultado de algunos análisis del agua de la bahía del Fangar, “que situaban la salinidad alrededor del 14% cuando normalmente se encuentra al 36%. Este aprovechamiento también se ha dado en otros productos del Delta del Ebro, como por ejemplo la ostra que también se ha visto favorecida”, según Bonet.


Incertidumbre por la comercialización


La comercialización de la ostra es la que más preocupa, puesto que la mayor parte iba destinada a restaurantes y actualmente, es uno de los sectores más afectados por la crisis del Coronavirus. Según Bonet, «la comercialización de la ostra al principio de esta temporada se ha reducido en un 80%, a pesar de que esperamos que se recupere un poco, y con el mejillón también hemos notado reducción».


Bonet insiste que, «bares, restaurantes y hoteles han estado cerrados dos meses y esto lo hemos notado. Ahora parece que ya empiezan a abrir, pero mayo, junio, julio y agosto son los meses fuertes de venta y no sabemos el impacto que tendrá turísticamente esta crisis. En los sesenta años que hace que operan las mejilloneras en el Delta del Ebro nunca nos habíamos encontrado con esta incertidumbre. Por mucho que abran los restaurantes, si no hay clientes, no hay consumo». De momento, los productores del Delta están trabajando a través de las pescaderías y mercados centrales e intensificando su presencia en supermercados, a pesar de que la
preocupación llega por el precio, «dado que tanto en la ostra como en el mejillón llevamos muchos años de trabajo para que se valoren en el mercado y los márgenes ya estaban muy ajustados. Nuestro sector no se puede permitir una bajada importante del precio”, pese a las prisas para sacarlo antes de que llegue la época del calor y las altas temperaturas en las bahías i que en los últimos años han producido una importante mortalidad de mejillón.

3501   Post in our HUB Storage

¡SUSCRÍBETE!

Contáctanos

Search

SUSCRIPCIÓN A EUROPA AZUL

¿No estas suscrito a Europa Azul?

La información más profesional del sector pesquero Mándonos tu email y nos ponemos en contacto. Te regalamos nuestro último número

¿Quieres recibir noticias gratis de Europa Azul?

Revistas

Revistas

Directorios

Directorios