jueves, abril 22, 2021
Inicio noticias de pesca Comercialización Las ventas ‘online’ de pescado crecen un 200% en los puertos del...

Las ventas ‘online’ de pescado crecen un 200% en los puertos del Sur

La venta on line de pescado ha venido para quedarse con un balance relativamente positivo en materia de capturas, precios, ventas y facturación, del año que acaba de terminar.

Los responsables de las principales lonjas, cofradías y asociaciones de armadores de la costa occidental onubense muestra los resultados prometedores de la venta on line

Los tres puertos pesqueros más importantes del litoral onubense -Punta Umbría, Isla Cristina y Ayamonte-, este tipo de venta se ha incrementado hasta un 200 por ciento desde el inicio del confinamiento del pasado mes de marzo. Así lo ha indicado a Huelva Información, Manuel Fernández, patrón mayor de la Cofradía de Pescadores Santo Cristo del Mar de Punta Umbría y recién reelegido presidente de la Federación Andaluza de Cofradías de Pescadores (Facope), quien ha subrayado que, como en otros muchos sectores, “las ventas de productos pesqueros por Internet han subido con motivo de la pandemia”. Una realidad que atribuye a “las nuevas necesidades derivadas del confinamiento”, ya que a su juicio “los consumidores han tenido que experimentar desde sus casas las compras online con una gran cantidad de productos, incluido el pescado y marisco frescos”.

En muy parecidos términos se han pronunciado tanto el patrón mayor de la Cofradía de Pescadores Nuestra Señora del Carmen de Isla Cristina, Mariano García, como el presidente de la Asociación de Armadores de Punta del Moral y uno de los responsables de la lonja de Ayamonte, Alonso Abreu, quienes han subrayado que, “al igual que ha sucedido en otros muchos sectores, hemos tratado de implementar distintas formas de venta, como por ejemplo por Internet”, a lo que añaden que “han subido muchísimo, aproximadamente un 200 por cien”.

Por otra parte todos coinciden igualmente en destacar que, tan positivo ha sido para el sector el incremento de ventas de pescado fresco por esta vía, como que esta nueva forma de venta creemos que he llegado para quedarse definitivamente, incluso una vez que concluya la pandemia”, según el patrón mayor isleño, a lo que su homólogo puntaumbrieño añade que “todo esto va a marcar una nueva etapa” para el sector pesquero ya que “evidentemente nuestras vidas no van a ser iguales a partir de ahora y se están produciendo cambios como el de las ventas online, los cuales estamos convencidos de que han llegado para quedarse”.   

Sobre el año que le ha tocado vivir al sector pesquero onubense, prácticamente todos sus representantes han coincidido en señalar que no ha sido del todo malo en materia de capturas, ventas, precios y facturación. Es más, algunos se consideran hasta “afortunados” en comparación con otros sectores económicos importantes para la provincia onubense como es el caso de los servicios, el turismo o la hostelería.

Así lo ha subrayado a este rotativo el máximo representante de los armadores de Punta del Moral -un puerto integrado por una flota de 35 buques de arrastre, una quincena de embarcaciones de artes menores y pulperos y una embarcación de palangre de superficie-, quien ha hecho un balance “positivo” del año que acaba de concluir ya que “las capturas han sido buenas, especialmente de gamba, ya que la cigala ha bajado porque hay menos que otros años, sobre todo en los tres últimos meses.

Muchas limitaciones

No obstante para Alonso Abreu, desde el punto de vista económico el 2020 “no ha sido como otros años anteriores, sobre todo por las limitaciones a las que está sometida la restauración, lo cual ha mermado las ventas de los productos de mayor calidad”.

A pesar de ello, la facturación de la lonja ayamontina fue de 15 millones de euros en 2020, lo cual a su juicio “no está bien, pero tampoco del todo mal”, ya que por ejemplo, en el caso de la gamba, se ha vendido más la pequeña, pero a buen precio en mercados y pescaderías, ya que la grande es la que se destina normalmente a la restauración. Pero en definitiva las ventas de una han compensado en cierto modo el descenso de ventas de la gamba grande. El resto de especies de arrastre más habituales en este puerto onubense, como es el caso de la bacaladilla y el rape “se han mantenido tanto en precio como en el nivel de capturas”, concluye Abreu.

Para Mariano García el año, a pesar de lo complicado de la pandemia, “ha sido positivo” teniendo en cuenta que “somos un sector esencial, y como tal hemos seguido trabajando y no hemos perdido la actividad”.

Igualmente señala que “no ha habido mermas” en cuanto al nivel de capturas, así como “no ha habido bajada de precios, salvo en el caso de las especies de mayor valor, especialmente en el ámbito de la restauración”. “No obstante -añade- en conjunto, para lo que hemos pasado, el sector pesquero onubense ha resistido a los efectos adversos de la pandemia”.

En relación con el año anterior, el patrón mayor de la cofradía isleña indica que “tanto las capturas, como los precios y la facturación, han sido muy similares a los del año anterior, y en los casos en que alguno de estos parámetros han bajado, se han visto compensados por subidas en otros”.

Francisco Faneca, presidente de la Asociación de Armadores de Isla Cristina ha realizado un balance muy similar al anterior, al que añade que, aunque los precios han sido ligeramente más bajos que en años anteriores, la situación “ha permitido mantenerse a las empresas y que los trabajadores hayan podido cobrar, en contraste con lo mal que lo están pasando otros sectores”. 

Finalmente el patrón mayor de la Cofradía de Pescadores de Punta Umbría y presidente de la Federación Andaluza de Cofradías de Pescadores (Facope), ha hecho un balance menos positivo que los anteriores, ya que a las complicaciones y dificultades derivadas directamente de la pandemia, se suman “reducciones de cuota y bajadas de precios de hasta el 50 por ciento en determinados productos pesqueros”.

No obstante subraya que los pescadores “hemos puesto nuestro granito de arena sin miedo a la pandemia y hemos estado ahí dando el cayo”, motivo por el que quiere aprovechar para “poner en valor la pesca como actividad económica”.

Finalmente también ha destacado que el año ha tenido para la pesca “una parte buena” ya que en cierto modo “hemos sido un sector privilegiado porque hemos podido trabajar y faenar, cuando otros sectores como el comercio textil o similares, la hostelería o los hoteles, no han podido”. Y es que, “a diferencia con éstos, nosotros hemos podido cubrir gastos, comer y tirar para adelante”.

Por último todos han subrayado el esfuerzo y las medidas adoptadas por el sector para evitar contagios por coronavirus, lo que a su juicio se ha traducido en la escasa incidencia que el virus ha tenido entre los profesionales onubenses de la pesca.

En este sentido destacan los “escasísimos y puntuales” casos registrados entre las tripulaciones y el personal de tierra, y por tanto los pocos buques que se han visto obligados a parar por la pandemia.

En total, concluye Mariano García, “exceptuando el par de casos puntuales y aislados que hemos tenido en toda la provincia onubense, no hemos sufrido los efectos del virus. Y ello a pesar de la enorme actividad que normalmente se registra en las lonjas en cuanto a flujo de personas”.

Artículos relacionados

Lo más popular