europa-azul.es
sábado, enero 28, 2023
Inicio Sector Pesquero La Xunta y el cerco solicitan medidas para garantizar la viabilidad del...

La Xunta y el cerco solicitan medidas para garantizar la viabilidad del sector ante el recorte del jurel en el Cantábrico

La Xunta y el cerco gallego pedirán al Gobierno que adopte medidas para garantizar la viabilidad del sector ante el recorte del jurel en el Cantábrico, cuyas capturas estarán limitadas en 2023 a 3.200 toneladas. La conselleira de Mar, Rosa Quintana, asistió a la Comisión sectorial del cerco del Consello Galego de Pesca para analizar el resultado de las negociaciones de los totales admisibles de capturas (TAC) y cuotas para 2023 que concluyeron el pasado martes en Bruselas. En esa reunión, en la que también participó el director xeral de Pesca, Acuicultura e Innovación Tecnolóxica, Antonio Basanta, la Xunta y los distintos representantes de la flota de cerco de Galicia constataron la necesidad de que España adopte medidas para garantizar la viabilidad del sector ante el recorte de las posibilidades de pesca de jurel en el Cantábrico y aguas de Gran Sol.

El acuerdo conseguidO la semana pasada en el Consejo de Ministros de Pesca de la Unión Europea establece para lo próximo año una cuota de esta especie en los caladeros del norte de 15.000 toneladas, de las que apenas 3.200 corresponden a España y condicionadas a la pesca accesoria o accidental. Desde el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, sin embargo, consideran esta cifra un resultado positivo, subrayó el ministro Luis Planas al cierre del Consejo, ya que inicialmente se planteab el cierre.

Desde la Xunta, por contra, destacan que el hecho de no poder hacer pesca dirigida entre Fisterra y el golfo de Vizcaya complica en gran medida la actividad de los cerca de 150 cerqueros con los que cuenta Galicia pues no se aprobaron flexibilidades interanuales en las posibilidades de captura ni aumento en los intercambios entre las zonas IXa (de Fisterra hacia el sur) y VIIIc (de Fisterra hacia el norte).

Ante esta situación, las partes coincidieron en la necesidad de que el Gobierno central estudie medidas como una posible parada biológica para las flotas del Cantábrico (Galicia, Asturias, Cantabria y País Vasco) y la habilitación de las correspondientes ayudas con el objetivo de que su actividad pueda ser rentable.

A mayores, tanto la Xunta como el sector apostaron porque España negocie con Portugal una gestión de la sardina en aguas ibéricas que permita incrementar en buena medida las capturas, puesto que los últimos informes científicos sobre el estado biológico de esta especie constataron que se encuentra totalmente recuperada.

BALANCE NEGATIVO DE LAS NEGOCIACIONES PESQUERAS

La conselleira de Mar consideró que el resultado de las negociaciones de los TAC y cuotas para 2023 fue negativo para Galicia toda vez que el acuerdo conseguido apenas supuso cambios en relación con la propuesta inicial de Bruselas. 

Rosa Quintana destacó que los incrementos registrados en especies como la merluza, el gallo o el rape se corresponden con la propuesta de la Comisión Europea en base a los informes de los científicos y fruto del esfuerzo realizado por el sector para recuperar los caladeros. Mientras, en las cuestiones más negativas -como el jurel del norte o la anguila– los avances fueron mínimos e insuficientes a pesar de los sacrificios que está haciendo la flota y la buena gestión que se está desarrollando en Galicia.

TAC Y CUOTAS PARA 2023

No coincide en esta valoración del resultado de las negociaciones sobre los TAC para el próximo año el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, que consideró que España lograba «un buen resultado» para la flota, un resultado «muy bueno» para algunas especies, incluso «histórico» para la merluza sur en el Atlántico. Para esta especie unos 1.200 barcos del Cantábrico (las flotas de Galicia, Asturias, Cantabria y País Vasco) podrán pescar 9.953 toneladas, casi el doble de la cuota asignada en 2022. 

En lo que se refiere a la caballa, la cuota aumenta un 20 % hasta 29.439 toneladas. Para la anguila, especie para la que se planteaba una veda fija de 6 meses, que, de facto, suponía el cierre de la pesquería, se ha conseguido mantener la actividad de la flota. También se mantienen, destacan desde el Ministerio, las cuotas de lenguado y abadejo, otra de las prioridades de España.

El ministro también valoró los avances en el acuerdo entre la Unión Europa y Reino Unido, todavía no formalizado, y mostró su «preocupación y decepción» en cuanto al acuerdo con Noruega, cuya negociación está bloqueada. Planas avanzó que en los próximos días se fijarán cuotas trimestrales provisionales para evitar que la flota que faena en aguas de Svalbard tenga que detener su actividad, por ello España contará con 2.000 toneladas de bacalao.

Artículos relacionados

Lo más popular