miércoles, junio 23, 2021
Inicio Investigación La Universidad de Washington certifica el buen estado de la merluza, gallo...

La Universidad de Washington certifica el buen estado de la merluza, gallo y lenguado

Un estudio de la Universidad de Washington y rubricado por un equipo de 11 científicos de Estados Unidos, Sudáfrica, Japón, Namibia, Argentina y Chile evidencia el aumento y la buena salud de la población mundial de los denominados peces de fondo o demersales , tales como el gallo, la merluza o el lenguado. La investigación la ha hecho pública en nuestro país la Confederación Española de Pesca (CEPESCA) coincidiendo con la celebración del Día Mundial de los Océanos.


El estudio ha analizado 349 stocks de estas especies en todo el mundo, que en su
conjunto representan el 90% del total de su biomasa, y concluye que la reglamentación y el creciente respeto por la conservación medioambiental por parte de la actividad pesquera ha propiciado el crecimiento estos stocks. De hecho, el
estudio revela que, actualmente, podría incrementarse la pesca de estas especies
desde el 61% actual hasta un 75% sin alterar el buen estado de los stocks, y
asegurando un número de ejemplares en el mar, sobre todo de juveniles y
reproductores, para garantizarlo.


Según este grupo de científicos, este margen de maniobra es de especial relevancia
debido a la calidad de las proteínas de este tipo de pescados y ante el reto al que se
enfrenta el planeta de alimentar a entre 2.500 y 3.000 millones de personas más en los próximos 25 años. De hecho, según han evidenciado ya distintos estudios científicos, como el desarrollado por el Instituto de Recursos Mundiales (WRI, por sus siglas en ingles), sólo mediante el incremento de la ingesta de proteínas provenientes de productos pesqueros será posible mantener el nivel objetivo de calentamiento global del planeta por debajo de los 2°C.


A este respecto cabe señalar que la Universidad de Washington analizó el impacto
medioambiental de la producción de distintos alimentos, demostrando que el
consumo de la proteína de pescado tiene una huella de carbono inferior a las de otras
proteínas animales. Concretamente, y según este estudio, 40 gramos de pescado
blanco y pelágicos (especies que viven cerca de la superficie) tienen una huella de
carbono inferior a 1 kg frente a los 20 kg de huella de la misma cantidad de otros tipos de proteína animal.

El análisis de los 349 stocks de peces demersales analizados en el estudio está basado en información de la FAO y en los datos de las últimas series temporales de ellos.

Los denominados peces de fondo o demersales incluyen a: gadiformes, como la merluza y el bacalao; pleuronectiformes, como el gallo y el lenguado; y scorpaeniformes o de roca, como el cabracho y el mero.


Señalar, por último, que el estudio ha dividido el mapamundi por las distintas zonas de pesca en las que se capturan estas especies, determinando la salud generalizada de los stocks, destacando entre ellas el noreste y centro del Pacífico, y el noreste, sureste y suroeste del Atlántico. Con respecto a las familias de peces, se detecta un aumento del stock en los últimos años, sobre todo en los pescados scorpaeniformes o de roca, y los pleuronectiformes, tales como el gallo y el lenguado.

Artículos relacionados

Lo más popular