europa-azul.es
lunes, marzo 4, 2024
Inicio Sector Pesquero Irlanda y el Reino Unido siguen a la greña con la disputa...

Irlanda y el Reino Unido siguen a la greña con la disputa de Lough Foyle

Un territorio disputado entre Irlanda y el Reino Unido es uno de los muchos problemas pesqueros causados por el Brexit Tanto Irlanda como el Reino Unido reclaman Lough Foyle como propio: ¿qué normas de pesca se aplicarán tras el Brexit?

Sus aguas albergan una gran variedad de vida marina, incluidos mejillones, lo que atrae la atención de pescadores del Norte y de la República. Pero desde el Brexit, la atención se ha centrado en él por diferentes razones, ya que los políticos debaten qué debe hacerse con las cuotas de pesca y quién debe tener derecho a utilizar Lough Foyle.

No es un problema exclusivo de Lough Foyle, pero sí uno de los más claros. Ello se debe a que la masa de agua ha sido objeto de una disputa territorial entre el Reino Unido e Irlanda desde que se trazó la frontera, disputa que continúa silenciosamente hasta nuestros días.

Aunque es un problema en sí mismo, crea uno nuevo cuando se une al Brexit: cuando el Reino Unido abandone finalmente la Unión Europea, ¿qué normas de pesca se establecerán en Lough Foyle y qué buques podrán utilizar sus aguas?

Pádraig Mac Lochlainn, del Sinn Féin, miembro de la comisión de Agricultura, Alimentación y Asuntos Marítimos del Oireachtas y representante de los electores de la frontera de Donegal, explica en parte por qué la disputa se ha prolongado tanto tiempo.

«Lo normal sería dividir el lago o mar en cuestión por la mitad: Carlingford Lough está dividido por la mitad a efectos prácticos», explica a TheJournal.ie.

Pero la dificultad [con Lough Foyle] es que si hay barcos que van al puerto de Derry, tienen que pasar por Lough Foyle, y si se divide por la mitad los barcos y embarcaciones tendrían que ir por el lado del gobierno irlandés de esa línea para tomar el canal de navegación más seguro».
«Esto no sería un problema para los buques comerciales, pero sí para los de la marina, por ejemplo».

Cree que esa es la razón no oficial por la que sigue existiendo una disputa territorial en Lough Foyle, pero que aún es posible encontrar una solución.

El Brexit

A principios de este año, el Gobierno británico anunció que las aguas del Reino Unido sólo estarían disponibles para los buques y arrastreros británicos cuando salieran de la Unión Europea.

Aunque aún no se ha alcanzado un acuerdo comercial entre el Reino Unido y la UE, es probable que los dos equipos negociadores no encuentren mucho que ceder en el tema de la pesca, ya que «recuperar el control» de las aguas británicas fue una de las principales razones por las que el Reino Unido votó a favor de la salida (aunque quedó algo eclipsada por el debate en torno a la inmigración).

En julio, el Secretario de Medio Ambiente británico, Michael Gove, anunció que el Reino Unido se retiraría del Convenio de Pesca de Londres de 1964, un acuerdo que se incorporó a la Política Pesquera Común de la UE.

El acuerdo permite a los países vecinos faenar hasta las costas del otro, de acuerdo con las prácticas pesqueras históricas. A menos que el Reino Unido llegue a un nuevo acuerdo con la UE, su retirada del Convenio significa que los buques irlandeses no podrán faenar en las costas británicas y viceversa.

Esto será especialmente problemático en Lough Foyle, donde hasta ahora no había que decidir dónde podían faenar los buques británicos e irlandeses, ya que ambos cumplían las normas de la UE.

Mac Loughlin afirma que muchos pescadores con los que ha hablado están «profundamente preocupados por el Brexit».

Sólo el 5% de todo el pescado capturado en aguas irlandesas se produce o procesa en Irlanda, dice, citando una cifra del Parlamento Europeo.

«Alrededor del 40% de las capturas de la flota irlandesa se realizan en aguas del Reino Unido. La pérdida de este tipo de capturas sería devastadora».

Las aguas irlandesas están muy presionadas en cuanto a la cantidad de pescado que se destina a cuotas extranjeras. Muchos pescadores van a aguas del Reino Unido y también tienen su propio pescado exprimido».
.
«Las empresas mejilloneras irlandesas, en su mayoría multinacionales, están entrando por este resquicio legal para esquilmar los criaderos de mejillones, que es un recurso nacional.

«El Gobierno irlandés no ha legislado para cerrar esta zona contra las multinacionales y seguir permitiendo pescar a los pequeños barcos de Irlanda del Norte».

En relación con Lough Foyle y los pesqueros norirlandeses, el Departamento de Agricultura, Alimentación y Asuntos Marítimos señaló que hasta ahora «la pesquería ha funcionado sobre una base de gestión de todas las islas» entre la República e Irlanda del Norte.

A raíz de una sentencia del Tribunal Supremo, el Ministerio ha estado estudiando la forma de aplicarla al sector pesquero.

La sentencia recomendaba que sólo se expidieran permisos a los barcos de pesca marítima irlandeses sujetos a la legislación nacional.

Se ha emprendido un examen en profundidad de la situación particular de Lough Foyle, dado que la legislación nacional no ofrece actualmente a los productores de mejillones la oportunidad de obtener una autorización adecuada para sus instalaciones de acuicultura.
Aguas abiertas

Si el Reino Unido cierra sus aguas a los buques extranjeros, como es probable que haga, otros buques extranjeros que antes faenaban allí probablemente se dirijan a Irlanda como próximo lugar de pesca.

Las flotas europeas ya son conscientes de ello: nueve países de la UE, entre ellos Francia, Alemania y España, se han unido en una Alianza Pesquera Europea de reciente creación y han advertido de las cuantiosas pérdidas que sufrirán los lances pesqueros si el proceso de divorcio se torna amargo.

Las flotas europeas obtienen un tercio de sus capturas en la zona económica exclusiva en torno a las Islas Británicas, y la pérdida de acceso a esas aguas podría reducir sus beneficios a la mitad a corto plazo, afirma la alianza pesquera.

Artículos relacionados

Lo más popular