viernes, mayo 20, 2022
Inicio Internacional FAO solicia un nuevo efoque en las pescaderías del mediterraneo

FAO solicia un nuevo efoque en las pescaderías del mediterraneo

Romeo Mikičić lleva más de 40 años pescando en las aguas azules del mar Adriático. Padre de dos hijos, tiene una verdadera pasión por el mar. Es el último de una serie de generaciones de pescadores que siempre han vivido en la isla de Cres, una de las más de mil islas de la República de Croacia que dependen de la pesca para subsistir.

Sin embargo, en los últimos años, Romeo y otros pescadores del Mediterráneo han empezado a preocuparse por su futuro. Las poblaciones locales de peces y mariscos, su fuente de subsistencia, se han visto muy afectadas por la sobrepesca y el cambio climático.

«La pesca es muy importante en Croacia. En la década de los 90, hasta los primeros años del nuevo milenio, podíamos pescar bien, pero luego el pescado fue escaseando cada vez más», dice Romeo, que dirige la asociación nacional croata de 200 arrastreros. «Nos vimos obligados a importar pescado para complementar el suministro en la zona, especialmente en los meses de verano, durante la temporada turística».

Durante años, la FAO ha recomendado un nuevo enfoque para la gestión de los preciosos recursos marinos del Mediterráneo con el fin de preservar las poblaciones de peces y otros recursos que garantizan la supervivencia de cientos de miles de personas.

A través de la Comisión General de Pesca del Mediterráneo (CGPM) y de una red de proyectos sobre el terreno, como AdriaMed y MedSudMed, la FAO ha encabezado una serie de iniciativas y ha prestado asistencia para el fomento de la pesca y la acuicultura sostenibles tanto en el Mediterráneo como en el Mar Negro. Hay mucho en juego. Según el informe «Estado de las pesquerías en el Mediterráneo y el Mar Negro 2020» de la CGPM, el 75% de las poblaciones de peces han sufrido sobrepesca.

«Queremos estar seguros de que los peces se reproducen antes de ser capturados, porque esto es crucial para la sostenibilidad de la pesca a largo plazo», explica Elisabetta Betulla Morello, Oficial de Pesca de la FAO en la CGPM.

La gestión de la pesca es una tarea compleja, ya que muchas especies acuáticas se desplazan a través de las fronteras internacionales, especialmente en respuesta al cambio climático. Dos proyectos innovadores de la FAO se están convirtiendo en modelos de cooperación para el uso sostenible de los recursos y la conservación: AdriaMed, en el Mar Adriático, y MedSudMed, en el Mediterráneo central.

El principal resultado de la colaboración entre Croacia e Italia, tras 15 años de estudios científicos y consultas en las que participaron varios gobiernos, la Unión Europea, científicos, pescadores y organizaciones no gubernamentales, fue la firma de un acuerdo bilateral para proteger las poblaciones de peces y sus hábitats en el norte del mar Adriático. Al final del proceso, promovido por la FAO y los países participantes en el proyecto AdriaMed, los países miembros de la CGPM establecieron una zona de pesca regulada (RFA) en 2017. Esta zona, que ahora se ha convertido en permanente, es reconocida en toda la región como un modelo de cooperación y gestión eficiente de la tierra.

La zona, que abarca las aguas que rodean el islote volcánico de Pomo (Jabuka en croata), es una zona de prohibición de la pesca de 1.400 kilómetros cuadrados, conocida como la fosa de Jabuka/Pomo, que se ha convertido en un lugar de desove de la merluza común y la cigala. La pesca de arrastre está permanentemente prohibida y las demás actividades pesqueras están restringidas a determinados periodos del año. Los buques encargados de las inspecciones en el mar y las unidades de guardacostas patrullan la zona y hacen cumplir las restricciones, con el fin de contrarrestar el declive de la biodiversidad única del Mediterráneo.

Es una situación en la que todos ganan para el medio ambiente, pero también para los pescadores, que se benefician de unas capturas cada vez más abundantes y valiosas a medida que se recupera la biodiversidad.

Según Romeo, los pescadores ya han notado la diferencia. «La situación está mejorando», dice. «Sin este acuerdo, creo que habríamos dañado irreversiblemente nuestro hábitat y no me atrevo a pensar en las consecuencias».

La creación de esta zona permanente de restricción de la pesca es el resultado de las negociaciones entre gobiernos, responsables políticos, pescadores y otros, así como de la creciente aceptación del enfoque ecosistémico de la gestión pesquera, promovido por la FAO a través de la CGPM y el proyecto AdriaMed.

Ante Mišura, Director de Pes

Artículos relacionados

Lo más popular