Noticia general

El plan EVALRENAT trata de conseguir la protección de áreas marinas sensibles

Detener el deterioro de la biodiversidad y proteger la riqueza de los ecosistemas es imperativo para garantizar la sostenibilidad del medio natural. Para conseguirlo es imprescindible llevar a cabo un seguimiento constante
de los entornos naturales que permita conocer su evolución. En este contexto, el centro tecnológico AZTI, especializado en la cadena de valor del mar y la alimentación, desarrolla el proyecto EVALRENAT, una iniciativa centrada en evaluar la adecuación de la red Natura 2000 para conservar las poblaciones de aves marinas y cetáceos en la Demarcación Noratlántica, un conjunto de áreas especiales de conservación definidas por la Unión Europea.

El proyecto, que cuenta con el apoyo del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, a través de la Fundación Biodiversidad, busca asimismo sensibilizar y concienciar sobre la importancia de la existencia de redes de áreas protegidas como la red Natura 2000, el principal instrumento de la Unión Europea para la conservación de la naturaleza.

“Dada la acelerada pérdida de biodiversidad global, urge implementar redes de áreas protegidas ecológicamente coherentes dentro de marcos internacionales. El principal objetivo de EVALRENAT es el de sensibilizar sobre la Red Natura 2000 y realizar una evaluación espacial en relación a la conservación de especies de megafauna marina de interés comunitario”, en palabras de Maite Louzao, experta en funcionamiento de ecosistemas marinos de AZTI.

En concreto, el proyecto integrará la información procedente de diferentes componentes del ecosistema marino (predadores, presas y oceanografía) y realizará predicciones espaciales de abundancia relativa de las especies de interés. Así mismo, también se valorará la coherencia global y conectividad ecológica de la Red Natura 2000, que se divide en Zonas Especiales de Conservación (ZEC), establecidas de acuerdo con la Directiva Hábitats, y Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPA), designadas en base a la Directiva Aves. “Cabe destacar que la compilación de datos de diferentes componentes del ecosistema marino, pueden ayudar a desarrollar descriptores que permitan realizar evaluaciones espaciales en la Demarcación Noratlántica”, precisa la experta.
Especies amenazadas
El estudio se centrará en especies como la pardela balear, pardela pichoneta, pardela cenicienta, delfín mular y rorcual común, incluidas en las Directivas Hábitats y Aves de la Unión Europea y en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial y Catálogo Español de Especies Amenazadas. El análisis se limitará a aves y mamíferos marinos de interés comunitario en dos Zonas de Especial Conservación y en seis Zonas de Especial Protección para las Aves situadas en la Demarcación Noratlántica, dentro de una de las regiones definidas en las Estrategias Marinas.
“Uno de los elementos más innovadores de la iniciativa reside en el uso de plataformas de monitoreo anuales, la integración de múltiples componentes del ecosistema pelágico y el desarrollo de metodologías de evaluación”, añade Louzao.
Con el proyecto EVALRENAT, el centro tecnológico AZTI sigue ahondando en su labor de seguimiento y evaluación del ecosistema marino. Desde 2013, en el marco de las campañas ecosistémicas como JUVENA o BIOMAN se comenzó a recopilar información valiosa sobre predadores apicales, presas pelágicas, comunidades de plancton y
caracterización oceanográfica. “La recogida de datos nos permite desarrollar descriptores para poder evaluar la situación de estas especies y hábitats” concluye la experta.

3172   Post in our HUB Storage

¡SUSCRÍBETE!

Contáctanos

Search

SUSCRIPCIÓN A EUROPA AZUL

¿No estas suscrito a Europa Azul?

La información más profesional del sector pesquero Mándonos tu email y nos ponemos en contacto. Te regalamos nuestro último número

¿Quieres recibir noticias gratis de Europa Azul?

Revistas

Revistas

Directorios

Directorios