viernes, julio 30, 2021
Inicio Internacional La cooperación entre Estados Unidos y China, fundamental para protger los océanos

La cooperación entre Estados Unidos y China, fundamental para protger los océanos

¿Puede Joe Biden romper el estancamiento en la conservación de los océanos?
El presidente de EE.UU. ha anunciado una serie de medidas positivas, pero necesita trabajar con China para hacerlas realidad

En los primeros meses de la administración del Presidente Joe Biden, se ha producido un cambio trascendental en la política de los océanos, ya que Estados Unidos se ha comprometido de nuevo con la comunidad internacional para hacer frente al cambio climático.

Este compromiso podría tener importantes consecuencias para una serie de cuestiones relacionadas con los océanos, desde las subvenciones a la pesca, pasando por un tratado sobre la biodiversidad, hasta los esfuerzos por crear áreas marinas protegidas (AMP) en la Antártida. Sin embargo, para lograr avances, los expertos afirman que la administración Biden debe trabajar con China, dada la influencia del país en la política oceánica.

“China está trabajando en el cambio climático, asistió a la cumbre de Biden sobre este tema, por lo que parece que está realmente interesada en participar en estos acuerdos multilaterales sobre cuestiones oceánicas”, dijo Andrea Kavanagh, directora del proyecto Protecting Antarctica’s Southern Ocean de Pew Charitable Trusts.

Todavía no se han anunciado los detalles de muchas de las políticas de Biden. Pero la administración ha señalado su fuerte apoyo a las cuestiones oceánicas nombrando a respetados científicos y ecologistas para puestos clave en agencias como la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA), que había sido desfinanciada y politizada bajo el anterior presidente, Donald Trump.

Los cambios en la NOAA

Biden, por ejemplo, propuso un presupuesto récord de 6.900 millones de dólares para la NOAA (un aumento del 26% respecto al año anterior) y nombró a un antiguo científico de la NOAA, el oceanógrafo Rick Spinrad, para dirigir la agencia. John Kerry, delegado de la administración para el clima, fundó la conferencia Our Ocean cuando era secretario de Estado en la administración de Barack Obama. La ecologista marina Jane Lubchenco, que se ha convertido en subdirectora de clima y medio ambiente de la Oficina de Política Científica y Tecnológica de la Casa Blanca, fue directora de la NOAA con Obama.

El gobierno de Biden se ha comprometido a proteger el 30% de las tierras y aguas de Estados Unidos para 2030. En mayo, trató de globalizar ese compromiso “30×30” cuando se sumó a un comunicado emitido por las naciones del G7 en el que se pedía la protección del 30% de los océanos del mundo para la fecha límite de 2030.

El comunicado compromete a las naciones a trabajar para concluir las negociaciones sobre un tratado de biodiversidad en alta mar para finales de 2021 y apoya los esfuerzos para ampliar una red de áreas marinas protegidas en la Antártida.

Aunque la pandemia de Covid-19 ha ralentizado considerablemente las negociaciones internacionales, 2021 podría ser un año crucial para finalizar las antiguas conversaciones sobre las subvenciones a la pesca, el tratado sobre la biodiversidad y la creación de nuevas y vastas zonas marinas protegidas en la Antártida.

Subvenciones a la pesca


Durante dos décadas, la Organización Mundial del Comercio (OMC) ha intentado alcanzar un acuerdo entre sus 164 Estados miembros para prohibir las subvenciones a la pesca que fomentan la sobrepesca y la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada (INDNR).

Durante ese tiempo, la flota pesquera china de ultramar se expandió y se convirtió en la mayor del mundo, con casi 3.000 buques. Los investigadores determinaron en 2016 que 20.000 millones de dólares de los 35.000 millones anuales de subvenciones a la pesca a nivel mundial financiaban actividades perjudiciales. El resultado: un tercio de las especies de peces se pescan a niveles biológicamente insostenibles, según las Naciones Unidas.

Rashid Sumaila, experto en pesca de la Universidad de la Columbia Británica y estrecho observador de la OMC, se muestra optimista ante la posibilidad de que finalmente se alcance un acuerdo, por dos razones. Uno de ellos es que la nueva directora general, Ngozi Okonjo-Iweala, ha convertido las subvenciones a la pesca en una prioridad. Convocará una conferencia ministerial en julio con el objetivo de concluir las negociaciones. La otra razón es la nueva administración estadounidense, respetuosa con el medio ambiente.

Las negociaciones en la OMC

“Esperamos que estos dos acontecimientos recientes ayuden a la OMC y al mundo a conseguirlo tras 20 años de intentos”, dijo. “Sería una gran victoria para la biodiversidad marina, los peces y los pescadores que quieren pescar de forma sostenible”.

Queda por ver la posición concreta de la administración Biden en las negociaciones. “Hasta ahora, la administración se ha centrado en el cambio climático y no ha dicho mucho sobre las negociaciones de la OMC sobre las subvenciones a la pesca”.

Según Sumaila, la cooperación entre China y Estados Unidos, dos de los mayores donantes, es la clave para romper el estancamiento existente en la OMC. Durante años, las negociaciones se han visto obstaculizadas por desacuerdos sobre si los países en desarrollo deben tener más tiempo para eliminar las subvenciones.

“Una acción que ayudaría es que Estados Unidos trabaje con China y desarrolle una declaración de intenciones conjunta que establezca que las naciones apoyarán el logro de un acuerdo en la próxima conferencia ministerial de la OMC”, dijo. “Creo que un acuerdo de este tipo entre Estados Unidos y China animaría a otros países a firmarlo”.

Protección marina de la Antártida
La Antártida es una de las regiones más afectadas por el cambio climático y la pesca. También es el lugar donde la comunidad internacional, incluso en su forma más dividida, se ha unido para proteger la biodiversidad única del continente. En plena Guerra Fría, en 1959, Estados Unidos, la Unión Soviética y otros 10 países firmaron el Tratado Antártico, por el que las partes se comprometían a la exploración pacífica.

Un convenio internacional creó en 1982 la Comisión para la Conservación de los Recursos Vivos Marinos Antárticos (CCAMLR). La CCAMLR cuenta actualmente con 26 Estados miembros, entre ellos China y Estados Unidos. La aprobación del Área Marina Protegida del Mar de Ross, de 1,57 millones de km2, que entró en vigor en 2017 también prohibió la pesca comercial durante 35 años, creó la mayor AMP del mundo.

Iba a formar parte de una red de zonas protegidas para limitar los efectos del cambio climático y de una próspera industria pesquera de krill. El krill, un pequeño crustáceo, se considera una especie “clave” porque convierte la energía del sol -al comer plantas unicelulares llamadas fitoplancton- en alimento para especies marinas más grandes, como los pingüinos y las ballenas. Las pesquerías comerciales transforman cientos de miles de toneladas de krill en harina de pescado para alimentar a los peces y a los animales de granja, así como en aceite de krill para suplementos de salud humana.

Las poblaciones de krill también se ven afectadas por el cambio climático, ya que las temperaturas en la Antártida aumentan tres veces más rápido que la media mundial, según un estudio de 2020.

Sin embargo, los esfuerzos para hacer frente a estas dos amenazas mediante la creación de otras tres AMP -en la Antártida Oriental, el Mar de Weddell y alrededor de la Península Antártica- han fracasado en los últimos años, en gran parte debido a las objeciones de China y Rusia. China despliega una flota pesquera de krill en el océano Antártico y Rusia ha tomado medidas para establecer su propia pesquería de krill. Otras naciones que han pescado krill en la última década son Noruega, Corea del Sur, Japón, Chile, Polonia y Ucrania. Una propuesta de AMP requiere la aprobación unánime de los Estados miembros.

Los esfuerzos para romper el estancamiento recibieron un impulso en abril, cuando Kerry anunció que Estados Unidos se uniría a otros estados de la CCRVMA para impulsar la aprobación de las AMP en la Antártida Oriental y el Mar de Weddell. La propuesta de AMP de la Península Antártica sigue siendo evaluada por el Comité Científico de la CCRVMA.

“La llegada de Estados Unidos como copatrocinador oficial es una gran noticia”, dijo Kavanagh, del Pew Charitable Trusts. “Está demostrando que existe este impulso global y una conciencia global de que necesitamos estas protecciones”.

Señaló que las negociaciones sobre la AMP del Mar de Ross se prolongaron durante años hasta que un grupo de naciones coordinó una campaña para que China y Rusia firmaran. “El propio Obama estuvo involucrado, especialmente cuando habló con China”, dijo Kavanagh.

Dijo que se necesita un enfoque similar para llegar a un consenso sobre las AMP de la Antártida Oriental y el Mar de Weddell. La participación de Kerry es una señal alentadora, dado su anterior cargo de secretario de Estado y su experiencia en las negociaciones con China.

“John Kerry, en su papel de defensor del clima, sabe lo importante que son las zonas marinas protegidas para proporcionar resistencia al cambio climático”, dijo Kavanagh.

Sin embargo, las perspectivas de negociaciones cara a cara parecen escasas. La CCMALR tiene su sede en Tasmania (Australia), donde celebra su reunión anual. Pero en mayo, el gobierno australiano anunció que mantendría sus fronteras cerradas a los visitantes internacionales hasta mediados de 2022.

“Es difícil porque en las reuniones virtuales no tienes mucho tiempo para negociar debido a las diferencias horarias”, dijo Kavanagh. “Y no se habla en los pasillos o en las cenas donde se hace la mayor parte del trabajo”.

Tratado de biodiversidad en alta mar
A principios de marzo de 2020, Kerry ayudó a facilitar un “Diálogo sobre el Tratado Offshore” con líderes gubernamentales en Mónaco. El acto puso de relieve las cuestiones que se abordarán tres semanas después en las Naciones Unidas, cuando los delegados se reúnan en lo que será una sesión final para completar un tratado clave para proteger la biodiversidad marina.

Entre otras disposiciones, el tratado permitiría la creación de zonas marinas protegidas en el 58% del océano que se encuentra fuera de la jurisdicción nacional, establecería el reparto de los recursos genéticos marinos entre las naciones y exigiría evaluaciones de impacto ambiental para algunas actividades en alta mar.

Sin embargo, hubo poco consenso sobre los términos específicos de esas disposiciones o sobre cómo se aplicarían. Entonces, apenas unos días antes de que comenzaran las negociaciones, las Naciones Unidas y el resto de la ciudad de Nueva York entraron en bloqueo por la propagación de la pandemia.

Es demasiado pronto para saber cómo afectarán las políticas medioambientales de la administración Biden a las negociaciones del tratado, pero los expertos consideran prometedor el interés de Kerry por el tratado de biodiversidad.

Se espera que las negociaciones en persona se reanuden en agosto, aunque se vislumbra un nuevo aplazamiento dado que recientemente se han pospuesto otras negociaciones de la ONU. En ese caso, es probable que los debates virtuales continúen.

Tratado de biodiversidad en alta mar


A principios de marzo de 2020, Kerry ayudó a facilitar un “Diálogo sobre el Tratado en al mar” con líderes gubernamentales en Mónaco. El acto puso de relieve las cuestiones que se abordarán tres semanas después en las Naciones Unidas, cuando los delegados se reúnan en lo que será una sesión final para completar un tratado clave para proteger la biodiversidad marina.

Entre otras disposiciones, el tratado permitiría la creación de zonas marinas protegidas en el 58% del océano que se encuentra fuera de la jurisdicción nacional, establecería el reparto de los recursos genéticos marinos entre las naciones y exigiría evaluaciones de impacto ambiental para algunas actividades en alta mar.

Sin embargo, hubo poco consenso sobre los términos específicos de esas disposiciones o sobre cómo se aplicarían. Entonces, apenas unos días antes de que comenzaran las negociaciones, las Naciones Unidas y el resto de la ciudad de Nueva York entraron en bloqueo por la propagación de la pandemia.

Es demasiado pronto para saber cómo afectarán las políticas medioambientales de la administración Biden a las negociaciones del tratado, pero los expertos consideran prometedor el interés de Kerry por el tratado de biodiversidad.

Se espera que las negociaciones en persona se reanuden en agosto, aunque se vislumbra un nuevo aplazamiento dado que recientemente se han pospuesto otras negociaciones de la ONU. En ese caso, es probable que los debates virtuales continúen.

Artículos relacionados

Lo más popular