europa-azul.es
sábado, abril 13, 2024
Inicio Eólica Marina y Energías Marinas El espacio ocupado por las infraestructuras en el mar podría quintuplicarse de...

El espacio ocupado por las infraestructuras en el mar podría quintuplicarse de aquí a 2050

El espacio ocupado por las infraestructuras en el mar podría quintuplicarse de aquí a 2050.La energía eólica marina ocupará cada vez más espacio en el mar. Tanto es así que el espacio ocupado en el mar por las infraestructuras debería quintuplicarse de aquí a 2050, según la DNV en un informe publicado. igualmente, el 60 % de los profesionales de la industria eólica cree que la energía eólica marina flotante alcanzará la comercialización plena sin subvenciones en 2035

:

  

Ditlev Engel, CEO of Energy Systems at DNV
Ditlev Engel, CEO de Energy Systems de DNV

DNV, asesor independiente en energía y proveedor de seguros, ha publicado nuevos estudios sobre la percepción del sector respecto al mercado creciente de la energía eólica marina flotante y sus posibilidades de comercialización masiva. Según la investigación, que encuestó a 244 desarrolladores, inversores, fabricantes, asesores y operadores de todo el mundo, el 60 % de los encuestados piensa que la energía eólica marina flotante alcanzará la comercialización plena en 2035 y el 25 % cree que lo logrará incluso antes, en 2030. Lograr estos objetivos es ambicioso, pero los primeros indicios son prometedores: el 60 % de las organizaciones con negocios generadores de ingresos en el sector eólico espera aumentar la inversión en la eólica marina flotante en 2023.

«La opinión del sector es clara. Hay una confianza aplastante en que la eólica flotante puede lograr el éxito comercial en algo más de 10 años. DNV estima que, para 2050, el 15 % de toda la capacidad instalada de energía eólica marina procederá de turbinas flotantes. Sin embargo, hay que superar barreras. Los gobiernos pueden desempeñar un papel líder a la hora de hacer el mercado atractivo para la inversión, a través de políticas y marcos normativos estables a largo plazo, además de adaptar la infraestructura esencial, como la red eléctrica y los puertos. La propia industria tendrá que fijarse en la reducción de costes a través de una mayor estandarización y ampliación. DNV tiene el compromiso de apoyar al sector. Se trata de un momento apasionante para el sector; a medida que avanzamos hacia la comercialización, la energía eólica marina flotante está abriendo nuevas posibilidades de ubicación de la energía eólica y desempeñará un papel crítico en la transición hacia un suministro de energía más limpio», explica Ditlev Engel, CEO de Energy Systems de DNV.

Lograr la comercialización plena dependerá, en parte, del potencial de inversión de los principales mercados. El tamaño del mercado ha sido citado por el 21 % de los encuestados como el primer criterio para elegir un mercado para invertir, seguido de la estabilidad normativa y política (16 %) y la idoneidad de la red eléctrica (12 %).

Para que la eólica marina flotante pueda ampliarse, es fundamental que el coste nivelado de la energía (LCOE) caiga lo máximo y lo más rápidamente posible. El informe «Energy Transition Outlook» de DNV estima que los costes nivelados de la eólica marina flotante caerán casi un 80 % para 2050. El 21 % de los encuestados cree que la estandarización, ya sea a través de una reducción en el número de conceptos o del surgimiento de un concepto preferible, será el factor más importante para la reducción del LCOE. Lo siguiente son mayores turbinas e industrialización, seguidos de cerca por parques eólicos más grandes (que permitan economías de escala y mayor capacidad instalada). La estandarización también fue citada por el sector como un factor crucial para mitigar el riesgo.

Los retos de la cadena de suministro también entran en juego, ya que el sector eólico marino está luchando contra los altos precios de los productos básicos y las limitaciones de capacidad. El principal riesgo citado por los profesionales de la energía eólica flotante fue una falta de infraestructura portuaria.

El segundo riesgo más importante mencionado fue la disponibilidad de buques de instalación, unido a la capacidad.  Si bien la eólica flotante no depende generalmente de los buques avanzados y específicos usados en la eólica marina fija a la base, el gran número de buques con instalaciones en atraques y anclajes y las capacidades necesarias podrían ser un reto para el sector, ya que en los próximos 10 años se instalarán más atraques y anclajes que nunca antes en la industria del gas y del petróleo.

«El atractivo comercial dependerá de la reducción de costes y la captura de precios en diversos mercados. La reducción de costes no se produce esperando, por lo que es crucial que la primera generación de parques eólicos flotantes más grandes esté instalada para 2030, para cumplir la prometedora perspectiva de la energía eólica flotante», explica Magnus Ebbesen, responsable del segmento de energía eólica marina flotante en DNV.

«La eólica flotante esta lista para ser desplegada en España. Tenemos un sector industrial preparado, una tecnología lista, unas zonas con recurso prácticamente identificadas, y tan solo estamos esperando que se definan las reglas del mercado para desarrollar no solo el mercado nacional, sino dar servicio a los países circundantes» Carlos Albero – Market Area Manager para Iberia.

En los próximos 30 años se instalarán mundialmente 300 GW de energía eólica marina flotante, que requieren unas 20.000 turbinas montadas, cada una de ellas, sobre estructuras flotantes de más de 5.000 toneladas y aseguradas con tantas líneas de amarre que, si estuvieran atadas de extremo a extremo, darían la vuelta al mundo dos veces.

Artículos relacionados

Lo más popular