Marina Mercante

La OMI ha comenzado las medidas de emisiones de carbono de la flota mercante

La Organización Marítima Internacional (OMI) ha comenzado la discusión decisiva para acordar medición de emisiones de carbono de la flota mercante global, con propuestas surgidas esta semana que deberían ser votadas en noviembre por los países miembros

Cerca de 200 países se acercan a un acuerdo jurídicamente vinculante para reducir la contaminación de los buques mercantes del mundo, un paso adelante después de dos años de conversaciones sobre cómo la industria debe limpiar sus emisiones. Es así como el lunes 19 de octubre comenzará una serie de reuniones virtuales auspiciadas por la Organización Marítima Internacional (OMI), sobre un nuevo sistema de clasificación que medirá la intensidad de carbono de 60.000 buques que transportan desde contenedores hasta petróleo crudo, Reporta Bloomberg.

Después de un acuerdo histórico en 2018, los países integrantes de la OMI están negociando formas de llegar a su objetivo de reducir las emisiones de la industria a la mitad para mediados de siglo. Todos ellos están de acuerdo en que se necesita un sistema de clasificación de la intensidad de carbono de los buques, pero siguen divididos sobre cómo debe calcularse y cómo debe aplicarse.

La Cámara Marítima Internacional (ICS), que patrocinó una propuesta de compromiso junto con otros 14 países, incluyendo Japón, China, Alemania e India, dijo que el acuerdo representaría un gran salto adelante para la industria. En tanto, los grupos ecologistas dicen que los armadores no se están moviendo lo suficientemente rápido y que el esfuerzo de la OMI hará poco para contener la amenaza del calentamiento global.

“Sabemos que se puede hacer más y que lo que hacemos debe funcionar tanto en la práctica como por escrito”, dijo Simon Bennett, secretario general adjunto de la Cámara Marítima Internacional. “Si queremos lograr una solución verdaderamente global para la descarbonización total del transporte marítimo mundial, entonces hay que encontrar soluciones tecnológicas radicales e innovadoras”, añadió.

Diferentes posturas

A partir de esta jornada, las partes en las conversaciones de la OMI discutirán una propuesta de compromiso que traza la forma en que actuará la industria.

Los países europeos argumentan que los buques más contaminantes deben ser enviados a desguace si aún no cumplen con la normativa para 2029. Otros, como China y Japón, que presiden el órgano de medio ambiente de la OMI, junto con la ICS, dicen que las medidas de aplicación propuestas por Europa son demasiado estrictas, ya que los buques ya se enfrentan a auditorías energéticas que podrían dar lugar a sanciones y multas si no cumplen.

Los grupos ecologistas y los países vulnerables a los peores efectos del cambio climático, como las Islas Marshall, dicen que ninguna de las medidas es lo suficientemente estricta e incluso el plan de Europa permitirá que las emisiones del transporte marítimo sigan aumentando durante otro decenio.

“Políticamente hablando, si están de acuerdo con las propuestas, entonces han hecho progresos”, dijo Faig Abbasov, director de transporte marítimo del grupo de campaña Transporte y Medio Ambiente. “Pero este texto de compromiso significa que esencialmente están de acuerdo en no hacer nada, puntualiza.

Emisiones de la industria marítima

Si fuera un país, el transporte marítimo se clasificaría junto con Alemania como el sexto mayor emisor de CO2 del mundo, según el Banco Mundial. La industria trajo este año nuevos y estrictos requerimientos sobre la calidad del combustible, ayudando a reducir las emisiones de azufre. Sigue siendo una importante fuente de óxidos de nitrógeno, otro poderoso gas de efecto invernadero.

El progreso en la limpieza de la industria ha sido lento. Las conversaciones comenzaron en 1995, y se necesitó hasta 2018 para que la OMI acordara un objetivo. El objetivo es que el transporte marítimo reduzca su intensidad de dióxido de carbono al menos un 40% para 2030 en comparación con los niveles de 2008.

También acordaron que sus planes deberían estar en línea con el Acuerdo de París de 2015 para limitar el calentamiento global a 1,5 grados centígrados. La medición de las emisiones de la navegación en medio del océano, donde no hay sensores de contaminación atmosférica, dificulta la tarea de rastrear el progreso.

Cualquier medida propuesta por los delegados al final de las conversaciones de esta semana será entonces discutida y potencialmente acordada en una segunda ronda de negociaciones fijada para el 16 al 20 de noviembre antes de ser adoptada seis meses después, dijo Natasha Brown, una portavoz de la OMI.

Esta semana, los países discutirán los detalles del marco legal para hacer cumplir el sistema de calificación, mientras que las conversaciones sobre cómo calcular realmente la calificación no se llevarán a cabo hasta abril de 2021.

¡SUSCRÍBETE!

Contáctanos

    Search

    SUSCRIPCIÓN A EUROPA AZUL

    ¿No estas suscrito a Europa Azul?

    La información más profesional del sector pesquero Mándonos tu email y nos ponemos en contacto. Te regalamos nuestro último número

    ¿Quieres recibir noticias gratis de Europa Azul?

    Revistas

    Revistas

    DIRECTORIOS

    DIRECTORIOS