Noticia general

El turismo marinero se convierte una fuente de recursos para Galicia

El GALP Ría de Pontevedra promueve el proyecto de cooperación Mar das Illas en colaboración con los GALP Ría de Arousa y Ría de Vigo – A Guarda, el Parque Nacional Marítimo Terrestre de las Islas Atlánticas de Galicia, la Federación Provincial de Cofradías de Pontevedra y la Asociación Mar Seguro de Galicia. La iniciativa, que está financiada por la Consellería do Mar y el Fondo Europeo Marítimo y de la Pesca (FEMP), tiene como objetivo
fomentar la pesca turismo y el turismo marinero desde el sector pesquero de las Rías Baixas, especialmente en el ámbito de influencia del Parque Nacional Marítimo-Terrestre de las Islas Atlánticas de Galicia y, actualmente, se encuentra en su tercera fase.
Desde el GALP Ría de Pontevedra conversaron con los promotores de los seis proyectos, tres de turismo marinero y tres de pesca turismo, que resultaron seleccionados: Sauro Martínez Durán de Sanxenxo, José Manuel Aguja Piñeiro y Reveca Gago de Bueu, Francisco Javier Costa García de Cangas, Severino Casal Diz de Redondela, Eduardo Martínez Romero de Vilanova de Arousa y Rosa María Millán Romero de A Pobra do Caramiñal. Todos ellos ya lanzaron la muestra piloto de sus propuestas con muy buena acogida. De hecho, las iniciativas de Severino Casal y Rosa María Millán, ambas de turismo marinero de marisqueo a pie, están abiertas al público y funcionando a pleno rendimiento. Las experiencias de pesca turismo a bordo de una embarcación pesquera serán las primeras que se comercialicen en Galicia convirtiéndose en un producto innovador y pionero en la comunidad, amparado por la normativa vigente. Las rías de Pontevedra, Arousa y VigoA Guarda acogen estas propuestas que buscan poner en valor la labor de los trabajadores y trabajadoras del mar, promover el cuidado de los recursos, valorizar los productos de la
pesca y del marisqueo y situar al sector como una salida laboral de futuro para la gente joven.


Origen: los cursos de formación


En las pasadas ediciones de Mar das Illas se formaron cerca de 120 profesionales del mar como Guías Acreditados de Turismo Marinero en el ámbito del PNMTIAG (Parque Nacional Marítimo Terrestre de las Islas Atlánticas de Galicia) gracias a los cursos de Iniciación al Turismo Marinero y de Pesca y Turismo Sostenible en el ámbito del PNMTIAG. Para participar en la fase de tutoría fue requisito indispensable que por lo menos uno de los integrantes del proyecto estuviera en posesión del diploma acreditativo.
Fue en estos talleres donde las seis iniciativas encontraron el ánimo necesario para salir adelante. Por ejemplo, Severino Casal conoció a las compañeras con las que darle vida a Amarturmar, asociación que actualmente componen 12 personas, en su mayoría mujeres:
“Decidimos hacer una asociación de turismo marinero para promocionar la cultura marinera”, una idea que le andaba por la cabeza a Casal desde hacía tiempo. “Tenía ganas de enseñar mi profesión porque parece que no le damos valor. Cuando viví en Madrid me enteré de que la gente valora Galicia, su comida, su pescado; yo antes de ir para Madrid ya era marinero y lo volví a ser aquí”, explica. Ahora las demás promotoras de este proyecto
nacido en los primeros meses del 2019 completarán estos talleres que les sirven, según Casal, para llevar a la “práctica en el trabajo y en mi ría de Vigo”. Con la misma inquietud de darle un “empujón” al proyecto que tenían en mente sobre la divulgación del trabajo que realizan los mariscadores y mariscadoras, Rosa María Millán y otras seis personas se anotaron a los cursos. Todas ellas pertenecen a la Cofradía de
Pescadores de A Pobra do Caramiñal y constituyeron la asociación Mar da Pobra hace poco más de un año. De hecho, desde hace tres años desarrollaban actividades de este tipo de la mano del Ayuntamiento de A Pobra do Caramiñal. Sauro Martínez, patrón mayor de la Cofradía de Pescadores de Sanxenxo, comenta que todo comenzó gracias a los cursos. En esta formación encontró herramientas y pautas que le permitieron, junto a su tripulación, enfocar adecuadamente un proyecto con el que
pretende visibilizar la pesca artesanal. “Una vez que el GALP lo puso andar, todo fue más fácil”, explica.
Esa misma aportación de asesoramiento fue lo que animó a Eduardo Martínez a madurar la idea de una iniciativa de divulgación sobre el proceso de cultivo del mejillón y “ver si la podía hacer realidad”, también arropado por la tripulación. “Los cursos me ayudaron a explicarle a la gente las cosas un poquito mejor, sin dar por hecho cosas que para nosotros, los marineros, son esenciales. Uno cuenta con su intención pero no está preparado para esto”, añade.
Los talleres también permitieron a José Manuel Agulla y su compañera, Reveca Gago, certificar el potencial que tiene Bueu y poner en marcha Bueu, unha vila con alma mariñeira, onte, hoxe e oxalá que sempre: “Coincidió que la parte práctica del curso la hicimos aquí y se vio que tenía potencial”, cuenta Agulla. Por su parte, Francisco Javier Costa conoció los cursos por la Cofradía de Pescadores San Xosé de Cangas de la cual es patrón mayor: “Hicimos varios cursos de ese tema, con varios niveles, hasta sacar el título”. Su objetivo era darle forma a un proyecto de pesca turismo de pesca sostenible con palangre que diseñó junto a su mujer y su hijo.


El valor de la pesca artesanal

“Más que lo económico, lo que me interesa es dar a conocer el trabajo y el esfuerzo que representa el cultivo del mejillón, no es que vayamos todos los días a la batea y cojamos mejillones y los traíamos a tierra, hay mucho más detrás”, explica Eduardo Martínez. Un objetivo en el que coinciden cada uno de los promotores con los que conversó el GALP de Ría de Pontevedra. Y es que, aunque en algunos casos estas nuevas propuestas representen
un complemento económico, lo primordial es visibilizar las profesiones del mar y lo que representan para la sociedad desde el punto de vista alimentario, medioambiental y económico.
“La idea es potenciar lo que es nuestro trabajo. Los llevo al muelle donde está atracado mi barco, les explico a lo que me dedico, cómo cojo las navajas y cómo las cogen, por ejemplo, en Holanda, donde dos empresas explotan toda la navaja. Aquí es mucho más artesanal, las cogemos una a una”, apunta José Manuel Agulla sobre la pretensión de transmitirle a los
visitantes su relación con la bajura que se remonta a sus abuelos.
Asimismo, Sauro Martínez busca mostrar las características de la pesca artesanal y “el valor añadido” que proporciona; al igual que Francisco Javier Costa, que quiere diferenciarla “de la industrial, sin discriminar a ninguna, dejando que cada una ocupe su lugar”. Para el patrón mayor de Cangas es necesario informar sobre este tipo de pesca de “supervivencia”, y
lamenta la falta de relevo generacional y que “la gente viva de espaldas al mar”. “Tenemos que empezar a mirar al mar, dio la vida a muchas villas de Galicia y nos la seguirá dando si no faltan los recursos que tenemos ahí”, agrega. “Nos sentimos muy orgullosos del trabajo que tenemos, reconocemos que es muy duro pero yo no lo cambio por nada”, dice convencida Rosa María Millán, que lanzó su proyecto para “mostrarle a la gente nuestra profesión, el mundo del mar”. Además quiere aportar su
grano de arena en la concienciación de la juventud sobre la importancia de “cuidar de lo que tenemos” manteniendo limpio el océano. Con la misma voluntad de divulgación del marisqueo nace el proyecto de Severino Casal: “El que queremos en nuestras rutas es dar la mayor información posible”.

El marisqueo a pie


En un primer momento, José Manuel Agulla, responsable de Bueu, unha vila con alma mariñeira, onte, hoxe e oxalá que sempre había pensado en realizar una ruta llevando pasajeros en su barco y descubriéndoles su labor en la Ría de Pontevedra, pero finalmente se decantó por diseñar una visita en la que difundir la cultura marinera de la villa. “Les enseñaré Bueu y como era antiguamente mediante unas imágenes históricas que tenemos preparadas, también las embarcaciones tradicionales, las artes que se utilizaban antes, y de ahí pasaremos al muelle para ver mis barcos y hablarles de mi experiencia”, explica. El recorrido, que también incluirá el paso por la lonja y la plaza de abastos, dura unas dos horas y en el podrán participar hasta 15 personas.
Los otros dos proyectos de turismo marinero se ocupan del marisqueo a pie y ya llevan un tiempo funcionando. Estas iniciativas disfrutan de buena aceptación entre la comunidad educativa y conectan con la juventud acercándoles las oportunidades de futuro y bienestar que ofrece el sector.
“Primero se les pasa un vídeo promocional del Ayuntamiento y después vienen a la playa, donde les explicamos algo de teoría sobre ecología, sostenibilidad, lo que son los moluscos, cómo es nuestra ría e incidimos en la importancia de mantener las aguas limpias. Y en la última parte, la gente baja al agua y se le hace una demostración práctica de los aparatos y
se les permite tocarlos y, incluso, andar con ellos. Todo lo que se recoge en esa demostración vuelve luego al mar” cuenta Rosa María Millán. De esta propuesta con sello de A Pobra do Caramiñal, en la que es posible conocer mejor a la almeja japónica, fina y babosa, el berberecho y la navaja pueden disfrutar un máximo de 15 personas por turno. Además disponen de sillas anfibias. “La gente que se apunta a las visitas está muy interesada. En la primera visita que hice, era gente de Madrid, casi les tuve que quitar el
rastro de las manos porque no me lo devolvían, estaban encantados”, rememora Millán. La información sobre las rutas que realizan se encuentra en la página web del Ayuntamiento de A Pobra do Caramiñal.
En lo que respecta a Amarturmar, Severino Casal invita a explorar la Ensenada de San Simón caracterizada por sus aguas tranquilas, tanto que “a veces parece un lago”. “La ruta del marisqueo a pie es con las mariscadoras en la ensenada, en las playas de Cesantes. Les enseñamos las especies, a diferenciar los mariscos y los invitamos a coger un sacho o un
rastro”, apunta. La visita, de noventa minutos de duración, permite ver desde cómo se extrae el carallote (longueirón viejo) o los poliquetos hasta observar las huevas de los chocos y, con la marea baja, la seba (zostera marina), “el prado marino”. El número de participantes mínimo para realizar la actividad es diez. Se puede consultar su página web y su perfil
Facebook para saber de las visitas.


Pesca turismo


Sauro Martínez desde Sanxenxo se congratula del apoyo de los GALP para que proyectos innovadores como estos vean la luz en la comunidad gallega. En su barco, Playa de Sanxenxo, pueden subir hasta cuatro personas para acompañarlo a él y su tripulación durante parte de su jornada de pesca artesanal. “Embarcamos en el puerto de Sanxenxo para descubrir la pesca artesanal vinculada al respeto por el medio marino, una pesca sostenible con la que se obtienen pescados y mariscos de una extraordinaria calidad y frescura. Conocerán la pesca con el arte de las nasas mientras disfrutan de los paisajes del archipiélago de Ons (perteneciente al PNMTIAG), Punta de Cabicastro o la playa de Montalvo y conociendo los diferentes tipos de fondos marinos y las especies que en ellos habitan”. Su propuesta es única en la zona. Ya en Vilanova de Arousa, el mejillón es el protagonista de la iniciativa de Eduardo Martínez. Su embarcación artesanal, el Mar- Pra, con la que realiza una pesca sostenible, puede transportar hasta cuatro visitantes que, durante unas tres horas, aprenderán sobre el cultivo de este molusco. “Mi intención es explicarles el proceso desde que se recoge en las
rocas a cría, la mexilla, hasta la comercialización, los destinos que hay y el etiquetado”, explica. Se trata de una aproximación al proceso del mejillón de mano de las personas que lo trabajan, lo cual promueve la puesta en valor de la profesión y del molusco, el primer producto del mar de la Unión Europea en lograr el sello de Denominación de Origen Protegida. Con Eduardo también descubrirán que en la batea no solo viven mejillones, sino
que estos jardines colgantes submarinos atraen a muchos seres vivos como aves, algas o invertebrado marinos.
Como tercero proyecto de pesca turismo está la experiencia de Francico Javier Costa, patrón mayor de la Cofradía San Xosé de Cangas y guía acreditado en Turismo Marinero en el ámbito del PNMTIAG, en la que dará a conocer su apuesta por la pesca artesanal selectiva y sostenible con palangrillo, arte con la que obtiene pescado del día de gran talla y de una
máxima calidad. En una travesía de cuatro horas de duración ofrecerá a los cuatro visitantes una experiencia única navegando al pie de los acantilados de la cara oculta de las islas Cíes, descubriendo las grutas y los rincones menos conocidos como el islote de Boeiro o Agüeiro y observando las aves marinas del archipiélago. Habrá tiempo también para relajarse mientras
se admira la cara más amable de las islas, con las magníficas dunas de Muxieiro o la playa de Rodas. Todo un viaje que combina aventura, emoción y pasión por el mar y por las Islas Cíes. Estos seis proyectos permiten que la ciudadanía se aproxime a la realidad de los trabajadores y trabajadoras del Atlántico a través de rutas diseñadas y explicadas por los
propios profesionales con el objetivo de poner en valor su labor y el de las rías como recurso natural, alimentario y fuente económica

Leave a Reply

3520   Post in our HUB Storage

¡SUSCRÍBETE!

Contáctanos

Search

SUSCRIPCIÓN A EUROPA AZUL

¿No estas suscrito a Europa Azul?

La información más profesional del sector pesquero Mándonos tu email y nos ponemos en contacto. Te regalamos nuestro último número

¿Quieres recibir noticias gratis de Europa Azul?

Revistas

Revistas

Directorios

Directorios