lunes, noviembre 29, 2021
Inicio Internacional La cuota de atún de aleta amarilla está agotada en un 88...

La cuota de atún de aleta amarilla está agotada en un 88 por ciento

La cuota de rabil en el Indico se ha agotado en un 88 por ciento, establecida en 45.682 toneladas para el caso de España. No obstante, algunos buques han podido agotar sus posibilidades de pesca de rabil respectivos, pero no se trata de la totalidad de la flota.

El precio del listado en Seychelles puede verse repercutido en cuanto se agote la cuota de aleta amarilla. Para el resto de este año, tanto la oferta como el comercio serán menores, aunque el precio no se está viendo influenciado. El listado, como el resto de túnidos tropicales, cotizan a diferentes precios en diferentes “plazas” (Vigo, Abidjan, Seychelles, Bangkok, etc.) En lo que respecta el listado del Océano Índico, el precio ha podido subir algo pero en una fluctuación normal y no muy significativa.

Economía Azul en Seychelles

Un proyecto de la Iniciativa Internacional sobre el Clima para la Economía Azul se puso en marcha esta semana en Seychelles con el objetivo de desarrollar planes de gestión sostenible para las pesquerías costeras del país. La iniciativa lleva el nombre de: «Fortalecimiento de la economía azul del océano Índico occidental mediante la integración de los servicios de los ecosistemas y la conservación eficaz de la biodiversidad», el proyecto se desarrollará entre 2021 y 2026.

Las dos primeras pesquerías a las que se dirigirá el componente FishPath son la de langosta y la de cangrejo. El coordinador del proyecto, Ameer Ebrahim, dijo a los periodistas que las pesquerías de langosta y de cangrejo fueron identificadas como necesitadas de un poco más de atención en un proceso consultivo en 2019.

«En el mercado local, los cangrejos son cada vez más populares y vemos que se capturan muchas más especies de pequeño tamaño, por lo que es necesario prestar más atención a esta pesquería desde el punto de vista de la gestión. En cuanto a la pesca de langostas, sí, es pequeña, pero es un componente importante de las pesquerías de las Seychelles», dijo Ebrahim.

FishPath crea un vínculo entre la investigación, la recopilación de datos y la gestión. Los datos recogidos se introducen en un programa que, a su vez, proporciona la mejor manera de gestionar la pesquería en cuestión.

Ebrahim explicó que Seychelles, archipiélago situado en el océano Índico occidental, ya ha completado los dos primeros pasos del proyecto: la identificación de las especies que deben gestionarse y la celebración de talleres.

«Hemos organizado una serie de talleres con la SFA (Autoridad Pesquera de las Seychelles), principalmente en los departamentos de investigación, ejecución y gestión de la pesca. Nos hemos comprometido con el personal que se ocupa directamente de estas pesquerías y hemos tenido que enseñarles qué hacer con los datos como siguiente paso», dijo Ebrahim.

Añadió que la herramienta FishPath ayuda a identificar los procesos que deben llevarse a cabo para las futuras estrategias de gestión y que «hay que destacar que el siguiente paso es tener un compromiso total con las partes interesadas, y nadie conoce el mar mejor que los pescadores».

«No podemos introducir medidas de gestión sin entender lo que viven los propios pescadores. Ese será el siguiente paso, ya que tenemos previsto comprometernos mucho más con el sector pesquero para identificar los problemas y la forma de resolverlos». Ya se ha iniciado el proceso de entrevistas con los pescadores de cangrejo de las nieves para conocer mejor a los pescadores: dónde, cuándo y cómo pescan, y eso en sí mismo forma parte del proceso consultivo para avanzar en el proyecto», continuó.

Otro componente del proyecto IKI, que se inició el año pasado, es el de la pesca industrial del atún. El coordinador de IKI responsable de este componente, Vincent Lucas, dijo que The Nature Conservancy (TNC) está proporcionando asistencia para el desarrollo de capacidades en lo que respecta a la introducción de un sistema de control electrónico a bordo de los buques de pesca de atún.

«También estamos pasando a la presentación de informes electrónicos. Actualmente se rellenan los cuadernos de bitácora en papel y queremos dejar de hacerlo y hacerlo electrónicamente a través de los satélites. Esto nos ayudará a la hora de controlar la cuota en el sentido de que obtendremos información en tiempo real. Dispondremos de CCTV para ver lo que ocurre a bordo de los buques, la interacción con las capturas accidentales y el despliegue de los DCP. Incluso las mediciones podrán realizarse mediante cámaras calibradas», dijo Lucas.

Explicó que la digitalización facilitará el sistema de procesamiento de datos y enlazará los distintos componentes -los sistemas de información y de vigilancia-.

«Otro componente del proyecto es la gestión de los FAD. Han trabajado en diferentes zonas, incluido el Pacífico, y ya se han planteado estas cuestiones, y tienen diferentes conocimientos cuando se trata de estos temas. Seychelles todavía es nueva para ellos», dijo Lucas.

El proyecto forma parte de la Iniciativa Internacional sobre el Clima del Ministerio Federal de Medio Ambiente, Conservación de la Naturaleza y Seguridad Nuclear de Alemania, a través de una subvención concedida a The Nature Conservancy (TNC) y a su socio de consorcio, la Organización de Investigación Científica e Industrial de la Commonwealth y la agencia científica nacional de Australia.

Artículos relacionados

Lo más popular