Noticia general

El Océano Indico, una estrategia marítima por resolver

 

El Océano Índico es un conducto vital para el comercio, y también es un dominio donde prosperan las amenazas a la seguridad, incluida la piratería, el tráfico y la pesca ilegal. El ex profesor del Centro de África Assis Malaquias reflexiona sobre su relevancia para la seguridad nacional en África. Igualmente es un centro geopolítico vital que conecta rutas comerciales en África, la región de Asia-Pacífico, Medio Oriente y Australia. Su abundancia de recursos económicos marítimos nacionales, regionales y compartidos está acompañado de una proliferación de amenazas a la seguridad, incluido el tráfico de personas, armas, narcóticos y otras sustancias ilícitas, la pesca ilegal y la piratería. Malaquias, ex profesor y presidente académico de economía de la defensa y gestión de recursos en el Centro de África, comparte sus ideas sobre la relevancia del Océano Índico Occidental en la agenda más amplia de seguridad y protección marítima en el continente africano.

PREGUNTA: ¿Cuál es la importancia estratégica de la región marítima del Océano Índico para la agenda de seguridad regional e internacional más amplia?

ASSIS MALAQUIAS: El valor estratégico del Océano Índico no puede ser exagerado. Toca cuatro continentes, que se extiende desde el extremo sur de África, al norte hasta el Canal de Suez, al este hasta el archipiélago de Indonesia y Australia, y al sur hasta la Antártida. Aproximadamente el 50 por ciento del petróleo y el 40 por ciento de los envíos de gas atraviesan el Océano Índico. Los puertos en las costas oceánicas manejan aproximadamente el 30 por ciento del comercio mundial y aproximadamente la mitad del tráfico mundial de contenedores. Además, los recursos minerales cruciales como el uranio, el cobalto, el níquel, el aluminio y las poblaciones de peces son abundantes en la región, tanto en los estados costeros como en los interiores. Asegurar los puntos de estrangulamiento en el Océano Índico, como el Estrecho de Hormuz y Malacca, y Bab el Mandeb, que conecta el Mar Rojo con el Golfo de Adén, es estratégicamente vital para el flujo comercial global, razón por la cual incluso algunos estados fuera del área marítima del Océano Índico mantienen una presencia naval en él.

El Océano Índico también limita las zonas de conflicto, incluidas Somalia y Sudán, y los países que sufren de estructuras gubernamentales débiles y capacidad limitada para vigilar las actividades en alta mar. Como resultado, el comercio ilícito y otras actividades han florecido en muchas partes del Océano Índico. El colapso de la autoridad central en Somalia, por ejemplo, es en parte responsable del surgimiento de la piratería, que comenzó a lo largo de la costa somalí y eventualmente se extendió hasta el subcontinente indio. Varios países con intereses comerciales globales, incluidos los Estados Unidos, la India y China, tuvieron que iniciar operaciones de lucha contra la piratería como resultado.

 

Estrategia marítima africana

P: ¿Qué esfuerzos están en marcha para reunir más esfuerzos y recursos en este importante dominio marítimo?

AM: las estrategias de seguridad nacionales y regionales africanas se han centrado, en su mayor parte, en las amenazas de tipo terrestre. Esto no es sostenible, dado que 38 países africanos son estados costeros o insulares y solo 16 no tienen salida al mar. Una gran cantidad de africanos que viven a lo largo de las 16,000 millas de costa del continente tienen una cultura basada en el mar que se remonta a milenios atrás. Además, 500 millones de africanos dependen del pescado para su ingesta de proteínas. Algunas de las rutas comerciales más vitales del mundo rodean África, sin embargo, la participación del continente en el comercio mundial es solo del 2 por ciento.

Sin embargo, los países africanos están empezando a invertir en las instituciones y procesos necesarios para aprovechar el vasto potencial del dominio marítimo. En 2012, la Unión Africana adoptó la Estrategia marítima integrada africana 2050, que describe una estrategia general y un plan de acción para abordar los desafíos marítimos de África y explotar las oportunidades para el desarrollo sostenible y la competitividad. Este esfuerzo representa un cambio de política emergente de «ceguera marina» a una mayor conciencia del dominio marítimo y respuestas coordinadas a la inseguridad.

La estrategia 2050 se basó en esfuerzos anteriores, comenzando con la adopción en 2008 de una estrategia regional de seguridad marítima por la Comunidad Económica de los Estados de África Central (ECCAS), seguida de la estrategia marítima de la Comunidad del África Meridional para el Desarrollo (SADC) en 2011 y 2014 Estrategia de la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental (CEDEAO). Estas estrategias se han puesto aún más en práctica a través de códigos de conducta marítimos regionales, como el Código de Conducta de Djibouti (firmado en 2009) y el Código de Conducta de Yaoundé (firmado en 2013).

El Código de Djibouti

El código de Djibouti fue el primer gran intento de los Estados africanos de establecer un mecanismo de cooperación para contrarrestar la piratería y el robo a mano armada contra los buques en el Océano Índico occidental. Esto se logró mediante el establecimiento de tres Centros de intercambio de información en Sana’a (Yemen), Mombasa (Kenia) y Dar es Salaam (Tanzania). El código también estableció el Centro Regional de Capacitación de Djibouti con el único propósito de capacitar y desarrollar la capacidad en la actividad policial en el mar.

 

Los estados participantes están creando una arquitectura de contra piratería para mejorar las capacidades de comunicación y guardacostas y mejorar la disuasión, el arresto y el enjuiciamiento de piratas. El establecimiento de dicha infraestructura se benefició de otros similares en la CEEAC, que estableció un centro para coordinar la seguridad marítima y actividades de seguridad en las zonas A, B y D, que se extienden desde Angola hasta Camerún e incluyen las armadas de Camerún, Guinea Ecuatorial, Gabón y Santo Tomé y Príncipe.

 

P: ¿Cuáles son los principales obstáculos y cuáles son algunas lecciones clave?

 

El desafío clave sigue siendo cambiar la mentalidad de los funcionarios del gobierno para reconocer la importancia vital del dominio marítimo como parte de una estrategia integral de seguridad nacional. En segundo lugar, si bien la UA ha desarrollado una arquitectura general para la seguridad marítima regional, queda mucho por hacer para crear, utilizar y fortalecer las instituciones requeridas en la Estrategia Marítima Integrada de África y sus diversos protocolos. También se necesita una mejor priorización , movilización y alineación de recursos, particularmente en términos de tecnología y comunicaciones, establecimiento y coordinación de guardacostas, capacitación del personal y el intercambio de información y vigilancia marítima. Además, se necesita hacer más para poner en pleno funcionamiento los centros de conciencia del dominio marítimo compartidos, como los previstos en la estrategia marítima de la SADC. Se han aprendido varias lecciones clave. En primer lugar, ningún país en particular, sin importar qué tan bien dotados de recursos y equipo tenga, puede combatir las amenazas a la seguridad marítima o explotar las oportunidades por sí mismo. Esta es la razón por la cual los movimientos para operacionalizar las zonas marítimas regionales son tan cruciales. En segundo lugar, como sugieren los arreglos del Código de Conducta de Djibouti, es fundamental contar con un marco común para los activos marítimos nacionales. Tendría poco sentido para un país invertir en capacidades de proyección de poder naval mientras sus vecinos invierten en capacidades de guardacostas. Los guardacostas suelen ser más apropiados para combatir las amenazas marítimas de África, por lo que tiene más sentido invertir en ellos de forma conjunta como parte de un marco estratégico regional coordinado. En tercer lugar, para ser eficaz en la aplicación de la ley, los protocolos marítimos regionales deben ser incorporados en el marco jurídico nacional. Durante demasiado tiempo, el dominio marítimo ha sido tratado como una idea de último momento. Eso está cambiando ahora, gracias a la creciente voluntad política para abordar las amenazas y oportunidades marítimas. Esto finalmente mejorará la seguridad marítima y la seguridad en el Océano Índico occidental estratégicamente vital

3501   Post in our HUB Storage

¡SUSCRÍBETE!

Contáctanos

Search

SUSCRIPCIÓN A EUROPA AZUL

¿No estas suscrito a Europa Azul?

La información más profesional del sector pesquero Mándonos tu email y nos ponemos en contacto. Te regalamos nuestro último número

¿Quieres recibir noticias gratis de Europa Azul?

Revistas

Revistas

Directorios

Directorios