lunes, noviembre 29, 2021
Inicio Curso de Oceanografía La dieta de pescado marcó la evolución de los hominídos

La dieta de pescado marcó la evolución de los hominídos

Un estudio publicado en el British Journal of Nutrition y realizado por tres universidades (Beltsville-Toronto-Londres) por Broadhurst, Cunnane y Crawford respectivamente, ha demostrado que la introducción de alimentos ricos en OMEGA-3 de origen marino en la dieta de los homínidos permitió evitar la deficiencia de DHA, el ácido graso omega-3 docosahexaenoico, asociada a la pérdida de volumen cerebral que, en cambio, fue limitante para el desarrollo de los grandes simios y los grandes mamíferos que se limitaron a una dieta terrestre. La razón principal por la que estos ácidos grasos OMEGA-3 Lcp representan una nutrición específica para el cerebro es que el tejido nervioso de los mamíferos está formado predominantemente por lípidos (60% del peso seco del cerebro) y los ácidos grasos esenciales de la serie Omega-6 Lcp y OMEGA-3 Lcp deben introducirse con la alimentación, ya que no pueden ser sintetizados por el sistema nervioso central.

A lo largo de los milenios, la pesca ha desempeñado un papel fundamental en la vida humana y, junto con la caza, fue la principal fuente de alimentación de los homínidos y los seres humanos durante el Paleolítico. Los ríos y los mares ofrecían muchos recursos para el sustento de poblaciones enteras; todo tipo de peces se pescaban fácilmente gracias a la gran disponibilidad.


La pesca, en su sentido más profundo, es una lucha entre el hombre y los peces, entre la inteligencia y el instinto de conservación. Siempre ha sido un ejercicio de observación, estudio, paciencia, iniciativa y técnica, pues es bien sabido que los peces son por naturaleza muy cautelosos y prudentes en sus movimientos. En esta eterna lucha por la existencia, el hombre ha tenido que perfeccionar y crear constantemente nuevos métodos para asegurar su sustento; desde el principio, la técnica más común y practicable fue explotar la posibilidad de capturar peces que, debido al retroceso de la marea o a la reducción del caudal de los cursos de agua, se habían encontrado naturalmente aprisionados en piscinas naturales. La gente aprendió entonces a construir presas de madera en las que pescar con lanzas o incluso con sus propias manos. A medida que la población aumentaba y se hacía evidente la necesidad de más alimentos, se construyeron trampas para capturar los peces que se atraían con un cebo adecuado, y se inventaron y mejoraron anzuelos, lanzas y arpones para utilizarlos como herramientas de pesca. Las pruebas arqueológicas indican que los egipcios explotaban los recursos pesqueros del Nilo desde la prehistoria: se han encontrado grabados que registran los tipos de peces capturados, las técnicas de pesca, los métodos de preparación y el comercio de las capturas. Los egipcios utilizaban lanzas, anzuelos, presas y redes para capturar peces en la naturaleza, a diferencia de los habitantes de Mesopotamia, que incluso construyeron estanques en la fértil media luna de los ríos Tigris y Éufrates para asegurarse un suministro regular y accesible de pescado.

A partir del siglo I d.C. Roma, convertida en metrópoli, necesitaba la entrada de enormes cantidades de productos para mantener a su población urbana; en este contexto, la pesca por sí sola ya no podía satisfacer la demanda de pescado fresco, por lo que había que encontrar una solución económica que fuera también productiva, y fue en este periodo cuando se empezaron a experimentar y desarrollar las técnicas de acuicultura.

Los peces y el hombre


Durante la Edad Media, a partir del siglo XII, la pesca del arenque, sobre todo en el Mar Báltico, aportó prosperidad a la Liga Hanseática. Es interesante señalar que, incluso en esta época, la amplia explotación de estas zonas dio lugar a disputas por los derechos de pesca y los consiguientes beneficios, que dieron lugar a verdaderos conflictos, que a veces desembocaron en guerras, entre las naciones europeas. En el siglo XIV, los europeos adentraron sus barcos en territorios casi inexplorados para pescar bacalao en las costas de Islandia, utilizando una técnica especial para conservar el pescado que llegaba a los mercados europeos seco o salado.

Las técnicas de pesca


Las técnicas de pesca se adaptan al estilo de vida de los organismos: las especies bentónicas viven en el fondo y, por tanto, están vinculadas a la naturaleza del sustrato (lenguado, solla, rodaballo, rape, crustáceos, moluscos), las especies demersales viven cerca del fondo pero no dependen de él (bacalao) y, por último, las especies pelágicas viven en aguas abiertas (sardinas, boquerones, caballas, atún).
Las principales técnicas de pesca se pueden clasificar en dos categorías: técnicas de inactividad y técnicas de arrastre.

Las técnicas latentes toman su nombre del hecho de que el equipo de captura permanece estático. Son respetuosos con el medio ambiente y selectivos, por lo que permiten pescar animales de un determinado tamaño sin perjudicar al resto de la fauna marina, lo que da lugar a un pescado de gran calidad.
En cambio, las técnicas de arrastre, que reciben el nombre del arte de pesca que se remolca o arrastra detrás de una embarcación, suelen ser poco selectivas y dañan el lecho marino y el hábitat marino.
Este último tipo de pesca tiene efectos directos como el deterioro del hábitat, la sobrepesca de las especies objetivo y el daño a las especies no objetivo que no tienen interés comercial debido a su tipo o tamaño, que son descartadas en el mar sin vida. Además, estas artes de pesca varadas en el fondo del mar están contaminando nuestros mares.

¿Qué esperamos en el futuro?


El aumento exponencial de la población en los países en desarrollo en las próximas décadas plantea el problema de la disponibilidad de proteínas nobles. Mientras los científicos buscan soluciones a los problemas del cambio climático, la sequía y la escasez de agua, también deben centrar sus estudios en el desarrollo sostenible del uso productivo de los océanos y su enorme potencial nutricional.
La cantidad de peces capturados está disminuyendo, pero también hay límites a lo que la pesca sostenible puede proporcionar; por lo tanto, si queremos preservar los ecosistemas y las especies marinas, debemos aplicar soluciones alternativas. El mundo científico considera que la acuicultura tiene el potencial de satisfacer la creciente demanda de proteínas por parte de los consumidores, cada vez más conscientes de sus opciones de compra, al tiempo que reduce la pesca salvaje a corto plazo, permitiendo que la biomasa de peces recupere su equilibrio y manteniendo un control global compartido por todas las políticas.

Artículos relacionados

Lo más popular