martes, julio 5, 2022
Inicio Investigación La Cumbre de Brest adoptará importantes decisiones para preservar los océanos

La Cumbre de Brest adoptará importantes decisiones para preservar los océanos

.
Científicos, agentes económicos y las Naciones Unidas se reunirán en Brest a partir del 10 de febrero para debatir sobre la preservación de los océanos. La gobernanza de los océanos, los conocimientos científicos, la pesca, el transporte marítimo… serán los temas a tratar. Estos son algunos de los temas que se abordarán en la Cumbre «Un Océano» que se celebrará en febrero en Brest. La gobernanza de los océanos, los conocimientos científicos, la pesca, el transporte marítimo… Estos son algunos de los temas que se abordarán en la Cumbre One Ocean de febrero en Brest. Las negociaciones internacionales sobre la protección de la alta mar comenzaron en 2012 y aún no se ha decidido nada entre los Estados… Esta negociación en curso en la ONU, que se llama BBNJ («Biodiversidad más allá de las jurisdicciones nacionales»), afecta al 60% de las superficies marítimas, es decir, ¡al 45% de la superficie del globo! Lo que está en juego es enorme. También es una caja vacía que hay que rellenar, ya que estas vastas zonas sólo se rigen por el principio de libertad de navegación. La otra razón del retraso es que el tema no se ha abordado políticamente: hasta ahora, los debates se han celebrado entre expertos. El Presidente francés, Macron, ha querido que esta cuarta ronda, que se negociará en marzo en las Naciones Unidas en Nueva York, sea una oportunidad para que los Estados expresen sus opciones políticas. ¿Quieren más protección, más libertad para operar?. La Cumbre va a pedir a los jefes de Estado del mundo que protejan esta reserva de biodiversidad, que es también el principal sumidero de CO2 y, por tanto, un elemento esencial de la regulación del clima. Francia, segunda potencia marítima del mundo, lleva a cabo una labor diplomática para que esta resolución sea respaldada por el mayor número de Estados.

En medio siglo, la región de Bretaña se ha convertido en uno de los principales centros mundiales de conocimiento e investigación marítima. Paul Tréguer, oceanógrafo de Brest, echa la vista atrás a este ascenso de poder, del que fue pionero. Especialista en el Océano Austral y en biogeoquímica marina, Paul Tréguer es profesor emérito de la Universidad de Bretaña Occidental y del Instituto Universitario Europeo del Mar de Plouzané, cerca de París, participará en esta cumbre oceánica.


¿Qué lugar ocupa Bretaña en el panorama de la investigación oceanográfica mundial?


Podemos compararnos con los centros de Southampton (Gran Bretaña), Kiel y Bremerhaven (Alemania), Bergen (Noruega), Yokosuka (Japón), Woods Hole y San Diego (Estados Unidos), así como con los institutos emergentes de Qingdao (China).

¿Cómo se explica este aumento de las ciencias marinas en Bretaña?


No ocurrió de la noche a la mañana. Se necesitó medio siglo para alcanzar este nivel de competencia y multidisciplinariedad. Podemos remontarnos al Cnexo, en Brest, en los años 60, al precursor de Ifremer para rastrear este desarrollo científico marítimo.

Se olvida de los Shom y de la Marina francesa en su conocimiento y práctica de los océanos…


No, la sucursal de Shom en Finistère también estaba implicada, antes de la llegada de su sede a Brest. En realidad, fueron los primeros laboratorios universitarios los que suscitaron el deseo de trabajar juntos. Al desarrollar una visión planetaria de alcance internacional, las estructuras adquirieron importantes equipos y buques. Entrenaron y luego reclutaron.

Las anteriores CoP, hasta la última, la 26ª, han prestado muy poca atención a los océanos. Se necesitan acciones concretas


Entre los acontecimientos fundadores, ¿qué papel desempeñaron los vertidos de petróleo que afectaron a la punta de Bretaña?


Sí, por supuesto, contribuyeron a la dinámica, pero no fueron suficientes para crear la dimensión internacional que existe hoy.

¿Cómo se produjo este reconocimiento mundial?


Con la ayuda del IUEM (UBO, CNRS), la SBR (Universidad de la Sorbona CNRS), la estación del MNHN de Concarneau y las escuelas de ingeniería cuyas actividades están parcialmente relacionadas con el sector marítimo (principalmente IMT Atlantique, ENSTA Bretagne, École navale, etc.), en colaboración con el centro Ifremer de Brest y la Shom. El Instituto Polar Francés Paul-Émile Victor también se encuentra en Brest; aunque no es un instituto de investigación, sino una agencia de recursos, su ubicación en Brest también es una ventaja para la metrópoli de Brest. El IUEM es un instituto de investigación y enseñanza superior, único en el mundo por su carácter multidisciplinar: derecho, economía, geografía y ciencias del universo y de la vida. En la actualidad, trabajan allí 420 personas, además de 450 estudiantes de máster y tesis.

Usted atribuye la aceleración de la investigación oceánica en Brest a la creación del Instituto Europeo y Universitario del Mar en 1991, que usted inició con algunos otros pioneros de la multidisciplinariedad.


En la década de los 70, había puntos fuertes potenciales. Pero fue el deseo de trabajar juntos y de asociar disciplinas lo que hizo la fuerza innegable del punto bretón. La creación del IUEM es el mejor ejemplo. Hemos aprendido a trabajar juntos y a acercarnos a las esferas económicas con la creación del Pôle Mer Bretagne Atlantique en 2004 y del World Sea Campus en 2018.

¿Por qué esta cumbre no aborda deliberadamente la cuestión de los recursos minerales y la explotación de los océanos?


Se trata de una voluntad política del presidente Macron. Sin embargo, el océano mundial está en el centro de tres grandes problemas. Los recursos biológicos marinos, que deben ser renovables, la preservación de la capacidad de los océanos para regular el clima y la cuestión de la explotación de los recursos de los fondos marinos, que preocupa a las grandes potencias marítimas.


¿Como China, por ejemplo?


Evidentemente, la riqueza de los fondos marinos es importante. Todos los países están interesados. Debemos conseguir elevar el nivel de exigencia y abordar estas cuestiones de forma respetuosa con el recurso y el desarrollo sostenible.

La investigación es un campo ultracompetitivo. China ha comprendido muy bien la importancia de reforzar su conocimiento de los océanos. Además de la cooperación, la ciencia es también una competición a todos los niveles. Tenemos el deseo y la ambición de seguir en la punta de Bretaña. Seguimos teniendo esta visión global. El reto de preservar estos extraordinarios recursos y explotarlos en un desarrollo sostenible. La noción clave para la preservación de los océanos.


¿Por qué tenemos que seguir cooperando a nivel internacional?
Es esencial seguir avanzando y beneficiarse de los recursos de investigación de los demás. Para asegurar una posición en la cima de la escena de la investigación mundial, es vital continuar el esfuerzo de cooperación interinstitucional.

¿Puede desarrollarse más la investigación marítima francesa?
Los avances tecnológicos son extraordinarios, gracias a las herramientas satelitales, las sondas y los sistemas de información que nos permiten comprender la variabilidad del océano a pequeña o muy gran escala. La investigación se renueva constantemente. Bretaña cuenta con los activos necesarios para seguir a la vanguardia de la investigación marítima.

Artículos relacionados

Lo más popular